Blog de opinión y creación literaria de Paco Labarga

6 de mayo de 2007

'Yo camino' o reviento

Leo este titular: «Un constructor de Huelva denuncia a un alcalde y un concejal por cobrar comisiones a cambio de licencias». ¡Qué cosas pasan en Huelva! Me alegro de vivir aquí, donde esas corruptelas son desconocidas.
Y ¿qué me dicen de lo bonita que está quedando la pasarela que une La Encina y San Andrés para Las Edades? Es preciosa. Cualquier día la veremos expuesta en el Musac y optando al premio ‘Mies Van de Culo’ de arquitectura. Pues, ¿no van los del PB y dicen que la pasarela es un horror? Lo que pasa es que hay gente que tiene la mente podrida y no sabe apreciar el verdadero arte. Además, ¿qué quieren, que los borregos, perdón, los visitantes, se pierdan al salir de La Encina y no encuentren la otra iglesia? Esa estructura metálica y verdosa como un moco está muy bien pensada, no vaya a ser que algunos fieles se despisten y acaben pasando de la pasarela y de los objetos sacros y se desvíen hacia los bares de la zona para tomar unos espirituosos u otras sustancias igualmente nocivas para el espíritu. Sin ir más lejos, frente a La Encina hay un bar llamado La Escandalera que, con sólo entrar allí uno ya se condena para los restos. El dueño es un tipo llamado Abraham, que lee literatura e historia. Lo que se dice un verdadero blasfemo. Si lo sabré yo, que he pasado horas y horas en ese bar y he salido un montón de veces de allí a cuatro patas (vamos, una pura perdición. Eso sí, las tías, buenísimas, mejores que en La Encina).
Los bercianistas deben ser conscientes de que esa pasarela, además de su efecto pastoral, digo pastoril, de conducción del rebaño ‘pa’ que no se extravíe, constituye también un capítulo de la exposición, un capítulo negro, tal vez, pero capítulo al fin y, todo hay que decirlo, muy justificado, pues hace bueno el título de la exposición: ‘Yo camino’. Joder si van a caminar los que la visiten (Yo camino o reviento). Y ¡menudas rampas que tiene la jodida pasarela! Lo justo para los que vayan en silla de ruedas y cuesta abajo.
Lo más paradójico de todo es que enfrente de Las Edades está el castillo templario. La exposición sacra y piadosa, que se inaugura el martes si la Junta Electoral no lo impide, ha desperdiciado una magnífica ocasión de mostrarle al mundo la ignominiosa forma en que torturaron y asesinaron a los templarios y confiscaron sus bienes con la aquiescencia (beneplácito) del papa.
Mira tú, en los juzgados de Ceuta fue descubierto un pequeño alijo de ¡14 kilos! de hachís (Jesús, Santa Teresa de) que estaba atascando el baño. Deberían aprender en los juzgados de Ponferrada e introducir aquí esas innovaciones sustanciales.
PD: Con el daño que ha hecho la Pantoja con sus canciones, van y la detienen por blanqueo de dinero, un delito menor, habida cuenta de que todo el que puede lo perpetra. Si al menos fuera un delito como el cobro de comisiones a cambio de licencias, ya sería otra cosa. Pero, ya se sabe, eso sólo lo hacen los alcaldes y los concejales de Huelva. Vergüenza debiera darles.