Blog de opinión y creación literaria de Paco Labarga

27 de septiembre de 2007

Susana 'Travesti' y los Niños Mamones de Regla

Comprendo y hasta comparto la aversión de Borges y de Bioy Casares hacia los espejos y la cópula, porque “multiplican el número de los hombres”. Consecuentemente, tampoco me enternece mucho ver cómo una madre le da el pecho a su hijo. Según en qué casos, no sólo no me enternece sino que, incluso, me jode, porque siento una insana envidia del infante lactante.
Hay quien se pone sensible hasta el ridículo, asegurando que la lactancia es un acto íntimo en el que se refuerzan los lazos entre la madre y el hijo de su madre y bla, bla, bla. Esa es una de las razones por las que algunos critican la concentración de madres lecheras frente a la Catedral, que la concejala de Fiestas de León, Susana ‘Travesti’, (perdón, quise escribir Travesí) se ha sacado de la manga con idea de dar el bombazo ‘sanfroilanero’. Visto que la concentración es enfrente de la Catedral y lo poco que les gusta a la ‘secta sotánica’ leonesa los coros de niños, podrían montar uno en plan ‘los Niños Mamones de Regla’, aunque sólo fuera por joder.
No nos engañemos, los niños son unos mamones de tomo y lomo y da igual si la leche que les dan proviene del pecho de su madre o de las ubres de las vacas de Pascual. Al final, estos tiernos infantes, cuando dejen de estar tiernos, le robarán a su progenitora la pasta para comprar cocaína o se desharán de ella en cuanto puedan por alguno de los métodos usuales, legales o ilegales. Así que no sé a que cojones viene tanta jactancia con la lactancia, si los seres humanos son execrables por sí mismos, con independencia de donde procediese la leche que mamaron.
La inicuidad innata del hombre yo creo que proviene de que como Dios lo creó a su imagen y semajanza, pues ‘velay’. Un Dios nefando y asesino no podía hacer algo bueno y lo que le salió, en efecto, fue la maldad en su manifestación más pura: un niño mamón.
Abundando en los actos execrables del Ser Supremo, debo recordar que un senador demócrata de Estados Unidos ha presentado una demanda contra Dios ante un tribunal del estado de Nebraska, en la que le acusa de provocar “pavorosas inundaciones, terroríficos tornados y pestilentes plagas en diferentes partes del mundo que generan “sufrimientos humanos”.
Menos mal que aún queda alguien que se da cuenta de dónde está de verdad el problema. Así que, si Dios existe, que yo creo que sí, viendo esta mierda de vida, que sólo ha podido ser ideada por un cabrón; repito, si Dios existe, que se entregue de una 'reputa' vez.

No hay comentarios: