Blog de opinión y creación literaria de Paco Labarga

25 de octubre de 2007

La letrina del himno

En una cosa sí coincido con los apóstoles del cambio climático: “lo peor está por llegar”, pero no será en forma de sequías y gotas frías, como vaticinan los ‘algoreros’. No, me refiero a que seis ‘personalidades’, seis lumbreras seis, serán quienes decidan la letra del himno nacional que el Comité Olímpico Español, COE, propondrá a la Sociedad General de Autores, SGAE, con la intención de aplicársela a la Marcha Real, en vez del tradicional ‘chunda, chunda, tachunda, chunda, chunda, chunda, chunda, chunda, chun...’
Pese a intervenir en el asunto el COE y la SGAE, y pese a que entre los prohombres que juzgarán la letra del himno está el inefable Jiménez de Parga, la cosa no parece ilegal, pero temo que el engendro sea de dimensiones catastróficas y acreciente sobremanera las tendencias separatistas y las ganas que tenemos algunos de que España se rompa de una vez por todas. Yo ya lo digo de antemano: me da igual la letra que le pongan, yo sentiré vergüenza propia y ajena en cualquier caso. No les concedo ni el beneficio de la duda. Creo sinceramente que estos perínclitos seres, tan catedráticos, tan triunfadores, tan avezados ellos, van a elegir una letra de mierda (una letrina) para el himno.
Estamos asistiendo últimamente al rocambolesco caso de la niña de 11 años embarazada. He llegado a leer en los periódicos algo sobre “la niña embarazada de 11 años”, lo cual es un periodo de gestación de la hostia. Lo más fuerte es el titular de un noticiero digital: “Un familiar es el padre de la niña embarazada”. Nos ha jodido, un familiar de lo más cercano, concretamente el padre. Por si alguien no se cree que imbecilidades de este tipo se publican a diario en todo tipo de soporte (internet, prensa, radio, televisión, el catecismo, el Corán y hasta por fascículos), aquí reproduzco esa joya literaria impagable, porque estas ‘obras maestras’ del castellano deben preservarse para la posteridad.
Así las cosas, no me extraña que haya quien quiera hablar leonés, gallego, vasco, catalán o pachuezo a toda costa y a costa de marfil, porque, de este modo, sus eructos los entendería mucha menos gente de cada vez.
Otra cosa que se ha puesto muy de moda en estos días aciagos (¿por qué iban a ser una excepción?) es una nueva modalidad periodística: Los 'neocols', autores de las columnas, críticas y confidenciales anónimos. Bueno, como tal vez mi opinión al respecto pueda parecer sesgada, pues yo jamás he hecho una crítica ni un ataque ni una columna de opinión que no haya firmado con mi nombre, reproduzco aquí algunas opiniones de un pensador mucho más profundo que yo y que no es nada sospechoso, porque murió en 1860, no como otros.
Se trata de Arthur Schopenhauer, de quien, por suficientemente conocido, no hay más que decir. "Hay que considerar de entrada al crítico anónimo como un bribón que, desde el principio, se propone engañarnos"; "cuando se trata de atacar, Don Anónimo personifica a Don Canalla". Luego, hay otra caterva de críticos y columnistas que, aunque firman con su nombre, mejor sería que no firmaran, habida cuenta de las faltas e incorrecciones lingüísticas que adornan sus escritos. Y hay aún otra categoría de columnistas que engloba a aquellos que no teniendo nada que decir van y lo dicen. Llevados por un incomprensible afán de notoriedad, en general éstos llamémosles escritores, suelen firmar sus deposiciones... y no comprendo el porqué.
PD. Me parece tan evidente que el PP hace catastrofismo con la política española, como que el PSOE hace catastrofismo con el cambio climático. ¿Por qué entonces no se miden con igual rasero el uno y el otro?. Ambos partidos luchan a brazo partido y a brazo de gitano por un puñado de votos, con el objetivo de poder llegar a colocar a unos cuantos puñados de cuñados. Ahora, a votarles si hay cojones.

23 de octubre de 2007

'Estultorum numerus infinitum est'




Estultorum numerus infinitus est”: el número de imbéciles es infinito..., pero mucho menor que el de ignorantes. Muerto Polanco la cebada al rabo. La nueva Biblia. La nueva Letanía. El nuevo Catecismo, (exceptuando la obra maestra de El Chivi, que algún día, si dios no quiere, transcribiré aquí). El País (con tilde): El nuevo periódico global en español; ese cántico al nuevo diseño periodístico se apresura a abrir su edición de provincias del MARTES 23 DE OCTUBRE DE 2007 con un demoledor titular: “Rajoy desprecia el cambio climático en un foro con Gore”. Todos hacen burla del pobre Rajoy por decir lo único original y sensato que ha dicho desde su designación digital por el Santo Padre Aznar. Incluso la ministra Narbona (a la que, como se sabe, profeso gran cariño) dice que Rajoy tiene mucha cara. Por lo menos él se la tapa con la barba, mientras que ella se tapa la barba con el maquillaje.
Manda cojones, hasta Miguel Delibes, que es un personaje del Sexto Sentido o de Cine de Barrio, porque está muerto, pero todavía no lo sabe, dijo en la Ser (uno de los dos púlpitos -a la gallega- radiofónicos. El otro es la Cope del reverendo Losantos) que es evidente que el clima está cambiando, porque “antes no había gotas frías”. ¡Qué pena!, lo que somos y en lo que nos convertimos. Delibes ha pasado de masacrar a tiros a las pobres perdices rojas (como un facha cualquiera, que les tiene inquina a los rojos), que no le habían hecho nada las pobres, a escribir sobre el Zamarro de Cipriano (Cipriano Salcedo, el del El hereje –‘er heje’ de mi carreta ‘pa’ qué lo quiero engrasar) y, por último, a asentir con bobalicona aquiescencia a lo que le dice su hijo, Delibes de Castro, que es no sé qué de Doñana, pero que, aunque no lo parezca, está mucho más mayor que su padre.
Bueno, a lo que iba: que El País (con tilde) se hace una paja infecta para desacreditar al pobre Rajoy, contra el que a partir de ahora van a disparar todos los ignorantes de España, que son muchos más que los del mundo, porque en este caso las partes son mayores que el todo.
El caso es que si se quiere desacreditar a alguien hay que hacerlo a conciencia: con rigor y sin mentiras, o sea, al contrario de como lo hacen los periódicos. Y aquí viene lo bueno, que en el colmo de la ignorancia, una presunta periodista llamada Alicia Rivera (como José Antonio Primo de... Rivera, no de Rajoy), dice en la página 37 del periódico (bajo el epígrafe gilipollas de ‘vida & artes’ – repárese en el &, que, supongo yo, que lo ponen por la cosa del periódico global): “Las sequías y las inundaciones se producirán aunque se frene el cambio climático, advierte el IPCC en su informe final de 2007”. Menos mal que lo dicen, porque nunca hasta ahora se habían producido sequías ni inundaciones y lo de la “pertinaz sequía de Franco” era una entelequia.
Lo mejor no es eso. Lo mejor es que esta lumbrera del periodismo (que es un huevo colgando y otro lo mismo) asegura que “el volumen de CO2 en el aire fue en 2006 de 231 partes por millón” y apuntilla “la más alta [nada menos] de los últimos 650.000 años y probablemente de los últimos 20 millones de años”.
No espero que el vulgo entienda nada de esto. Solo me remitiré a lo que dice el climatólogo Antón Uriarte en su magnífico blog (http://antonuriarte.blogspot.com/) “con tan poco CO2 estaríamos todavía saliendo de la glaciación, hace unos 11.000 años. Mucho citar al IPCC y ni eso” y aclara: “La concentración media anual en el 2006 en Mauna Loa, que está en Hawaii y se toma como estación referente global, fue de 382 partículas por millón. Terminada la desglaciación, durante el actual interglacial Holoceno y hasta los tiempos industriales, la concentración más probable fue de 280 ppm”.
Así que El País mejor haría dejando en paz a Rajoy y cuando lo ataque que lo haga a través de alguien que sepa lo que dice y no a través de un ignorante.
PD. Hay algo peor aún que la ignorancia y es la mezcla de ésta con la desidia: Véase, si no, el ‘glorioso’ titular con que no hace mucho nos sorprendía un conocido rotativo leonés. Lo reproduzco arriba para preservarlo de la Ley de Alzheimer Histórico.

Los cojones de Rajoy y las meninges de la Narbona

Es muy triste que, después de pasarse prácticamente toda la vida diciendo bobadas, ahora Pasquall Maragall se haya tenido que ganar el respeto de la sociedad por el simple hecho de padecer el mal de Alzheimer, el mal nuestro de cada día, el que tarde o temprano y de una forma u otra acabaremos padeciendo todos, aunque no hagamos ningún merito para ello.
En fin, Pasquall, hijo, siento lo tuyo, pero tal parece que antes que tú nadie sufría esta horrible enfermedad; como parece que antes que Josep Carreras nadie hubiera tenido leucemia y que antes de Supermán nadie hubiese sido tetrapléjico.
Aprovechando el impacto mediático de la enfermedad de Maragall, los detractores de la Ley de Memoria Histórica ya pueden pedir que se sustituya por una Ley de Alzheimer Galopante. Total, los huesos de los muertos de las cunetas ya no valen ni para dar caldo y los asesinos hace mucho tiempo que están sentados a la diestra de Dios Padre.
El peligro que representa la ministra de Medio Ambiente, Cristina Narbona, es una razón más para no votar al PSOE en las próximas elecciones. Ahora la menda esta pretende que, en 2010, a cada español se le garantice un mínimo de 60 litros diarios de agua y, a partir de ahí, hacerle pagar el exceso, hasta los 180 litros de consumo medio por cada español, a precio de pelo de coño.
Esta mujer tiene las meninges más deformadas que la cara. Entiendo que donde no tienen agua se evite derrocharla mediante el procedimiento de pagarla más cara, aunque hay que tener en cuenta que el consumo domiciliario supone una birria respecto al consumo total.
Ahora bien, aquí en Ponferrada tenemos, justo encima de nuestras fatigadas chepas, un pantano franquista, el de Bárcena, que es la hostia y es el segundo en capacidad de León, detrás del de Riaño (lo digo porque frecuentemente se olvida este dato). Bárcena nunca tiene problemas de sequía y su capacidad de almacenamiento se eleva a uno 340 mil millones de litros de agua (340 hectómetros cúbicos). El gasto de agua de todos los hogares bercianos probablemente no llegue a los 15 hectómetros cúbicos anuales, es decir, lo que desembalsa Bárcena en una semana para abastecer a los regadíos o para producción eléctrica.
Lo cierto es que si el agua almacenada no se consume hay que soltarla igualmente sin que nadie la aproveche, así que ahorrarla es estúpido, lo diga la ministra o María Santísima. Sin embargo, como la estupidez es contagiosa, como muy bien puede comprobar cualquiera hablando un par de minutos con su jefe, el alcalde de Ponferrada se ha apresurado a anunciar una subida del 6,78%...en el recibo del agua. No hay más que decir sobre el tema. Ya saldrá el fenómeno Reiner a justificar la tropelía.
No le profeso una gran simpatía a Rajoy. Aseguran que tiene un gran sentido del humor. Será en la intimidad, como el catalán de Aznar, porque lo que es en público me parece más bien agrio. Sin embargo, el otro día arremetió de veras contra la enorme estafa del cambio climático, esa nueva religión, tan falsa como las otras, que también tiene gurús y sacerdotes, tan falsarios como los otros. Resulta que dijo: “No podemos convertir el cambio climático en el gran problema mundial”. Fíjate, qué blasfemia, porque, a fin de cuentas, ¿qué son los millones de muertos por hambre, sida, malaria y guerras frente a la posibilidad de que se pueda extinguir el oso polar porque la temperatura de la Tierra suba dos grados en 2070?. Rajoy también se preguntó. “¿Cómo alguien puede decir lo que va a pasar en el mundo dentro de 300 años?”. Pero Rajoy, ¿cómo se te ocurre?, ¿no ves que vas contra la doctrina oficial?. ¡Olé tus cojones, Rajoy! Como sigas así lo mismo hasta no voto. Y como siga así la ‘nabrona’ de la Narbona, todo el puto día con el agua a vueltas, igual hasta te voto.
Bueno. El otro día se inauguró el centro comercial El Rosal. Dicen que tiene varios restaurantes, tales como Burger King, McDonalds y Tele Pizza (a cualquier cosa le llaman ahora restaurante) y uno llamado ‘Muerde la Pasta’, del que desconozco si tiene algo ver con algún concejal.
PD. El Rosal también tiene una librería llamada Bertrand a la que yo le tengo gran cariño, porque me encanta la que esta misma firma tiene abierta en el Chiado de Lisboa. En la sección de literatura de ficción estaban el último libro de Harry Potter y el de Jesús de Nazareth, de Benedicto XVI. Tengo que decir que ambos personajes son fantásticos.

18 de octubre de 2007

¿Cine Gore en 'llionés'?



Hay un punto donde la solidaridad y la hipocresía confluyen y ambas son igualmente abominables. Un ejemplo: el mistificador Al Gore se pasa el día alertando a la Humanidad de las nefastas consecuencias que dentro de medio siglo comportará el cambio climático. Sin embargo, el ‘Al-Gorero’ no mueve un puto dedo para paliar las nefandas consecuencias que para la raza humana se derivaron de manera condigna de la política que él mismo desarrolló cuando fue vicepresidente de los Estados Unidos.
En un mundo donde centenares de millones de personas no tienen garantizado el acceso a los alimentos ni al agua potable ni al saneamiento y donde mueren como chinches a causa de la peor de las enfermedades, la pobreza, es casi burlesco predicar que la peor amenaza a la que se enfrentan los seres humanos es la posibilidad, más o menos cierta, de que en 2070 la temperatura media de la Tierra llegue a subir un par de grados. En fin, la imbecilidad se comenta por sí sola, si bien, la principal desazón surge al comprobar cómo a semejante ‘atontonado’ no sólo no lo mandan a tomar por el culo de una vez o por fascículos, sino que, incluso, le dan el premio Nobel, igual que a otros asesinos cualesquiera (Henry Kissinger y Menahen Begin, por citar algunos de los agraciados), o peor aún, el Premio Príncipe de Asturias, como un Fernando Alonso de mierda (personaje asturiano bastante más nocivo que Kissinger o Begin).
En el colmo del despropósito, el Gobierno español ha adquirido miles de copias del bodrio de Gore ‘Una verdad incómoda’, premiado también como el mejor documental de ‘cine Gore’. Digo yo que para reforzar el pacto PP-UPL en el ayuntamiento de León, tal vez en las escuelas leonesas el documental podría aparece doblado al ‘llionés’.
Hablando del ‘llionés’, resulta que el adalid del leonesismo, Abel Pardo, es el máximo responsable de un engendro llamado Escuela de Formación Tradicional, que imparte cursos de disciplinas espectaculares, tales como pandereta, castañuelas, chifla y tamboril (¡vivan la chifla y el tamboril!) y gaita. Lo que siempre dije: es un soplagaitas. Eso sí, la ‘fueya’ de inscripción, como le dicen, viene en leonés y no la entiendo muy bien. ¡Qué mala ‘fueya’!
Y luego llega el otro, el alcalde de León, Francisco Fernández, y tiene que hacer constantemente el ridículo, tragando sapos para gobernar con el apoyo este lamelibranquio, y proclama: “no me preocupa el uso del leonés, me preocuparía si el documento de inscripción estuviera en finlandés”. Yo creo que le preocuparía lo mismo, porque visto cómo se expresa el alcalde en castellano, no es aventurado maliciar que tanto este idioma, como el leonés los entiende igual que la citada lengua escandinava (por cierto, ¿cómo se dirá en llionés Josep Lluis Carod Rovira?)
Después leo también que, respecto a la utilización del leonés en algunos documentos oficiales, la Junta de Castilla y León “no tiene competencias”. A la Junta le faltan competencias, en cambio, incompetencias le sobran.
Cambiando de tercio. Si la invasión de Irak se hizo en cumplimiento de una misión de la ONU, como decía el BBA (Bush, Blair y Aznar), entonces los soldados y mercenarios que asesinan sin medida son misioneros. Bueno, por mucho daño que hagan, seguro que no hacen tanto como los otros misioneros que pululan por el mundo adelante esgrimiendo a partes iguales el crucifijo y las pastillas contra la malaria, porque, bien mirado, no hay nada más egoísta que un acto de pura caridad.
PD. Otro titular 'escojonante': "Caja España y el Obispado crean un pionero centro de conservación con discapacitados", como si no hubiera ya suficientes discapacitados en el Obispado y en la cúpula de Caja España. Aviados estamos.

10 de octubre de 2007

La gracia de Dios y el 'cyberchucho'


El otro día los de Caixa Galicia, con el interés tan desinteresado que caracteriza a toda entidad bancaria, inauguraron en Ponferrada una exposición tecnológica en la que, entre otras curiosidades, se exhibe un perro robot que es la ‘rehostia’. Ladra igual que un perro, se acerca a los niños y los olisquea. Incluso olisqueó al alcalde, aunque está más talludo que un tierno infante. Todavía no habla, así que no podemos saber a qué huele el regidor, aunque sí podemos imaginarlo, teniendo en cuenta que se pasa el día enfangado en el asunto de la depuradora de Villadepalos. Una vez que el jodido perro te huele ya te reconoce siempre. Sólo le falta cagar y mear para parecerse a cualquier jefe del curro. Bueno, no te digo más que el ‘cyberchucho’ está aprendiendo a hablar español. En eso sí que se diferencia de un jefe, porque es raro ver uno que maneje el castellano con un mínimo de competencia (me refiero a un jefe, no a un perro).
Me entero por la prensa de que “La ley que rompe España nació en León” (sic). ¡Ah!, mira tú por donde León no sólo es el culpable de querer romper Castilla y León, sino que también es el germen de la ruptura de España. Y todo porque un colega mío se puso hace unos años a buscar el cadáver del abuelo de un amigo y de otras personas que habían sido arrojadas a las cunetas después de haber sido alevosamente tiroteadas en nombre de Dios y de España. No sé si esta información opinativa tendrá algo que ver con el hecho de que hoy es el Día Mundial de la Salud Mental. En otro caso, no es sino una forma burda de culpar a Zapatero de una nueva catástrofe, como si no tuviera ya bastante para él. Ahora bien, ojalá no fuera cierta la mentira, y se rompiera España de una puta vez, porque una España así, que da por buenos y amortizados los crímenes cometidos en su nombre y en el del Altísimo (que no es Pau Gasol), seguro que no la quiere mucha gente, porque en caso contrario los españoles no se hubieran molestado tanto en desatar lo que había quedado atado y bien atado en el 75, año en que palmó el ‘Enanísimo’. Bueno, es probable que Dios sí quiera una España así, porque Dios es mala gente. Aún recuerdo que en las pesetas de la época ponía: “Francisco Franco Caudillo de España por la Gracia de Dios 1947” (imagen de arriba). Se mire como se mire, de ese Dios que concedió la gracia y el palio al tío de las pesetas nada pueden esperar los españoles que no sea iniquidad y oprobio. Ahora comprendo el enorme sentido de aquella frase de Octavio Paz en la que decía que de la herida más vieja aún mana sangre.
A otra cosa, mariposa. El arquitecto de la Sagrada Familia, Jordi Bonet (presunto catalán), asegura que una pequeña desviación de cuatro milímetros en las obras del AVE en Barcelona puede causar daños irreparables en el templo de la Sagrada Familia. A ver si con un poco de suerte se desvían un par de metros.
PD. He aquí un ejemplo de genialidad o de estupidez: “un juez de la provincia argentina de Chubut se ha impuesto a sí mismo como pena pagar las costas de una demanda por cometer un error procesal en una presentación contra el Estado”. ¡Ay, si cundiera el ejemplo!

6 de octubre de 2007

Regüeldos monolingües

Digo yo que, puestos a buscarle letra al himno nacional, podían aprovechar y ponerle también música, porque la que tiene ahora es una marcha militar y, lo que decía Paco Ibáñez versionando a Brasens: “la música militar nunca me supo levantar”.
Y es verdad, a mí la música militar nunca me levantó nada. Como diría Arvizu (citado por el maestro Fulgencio), “item más”, la música militar es a la música lo que la inteligencia militar a la inteligencia, ‘contradictio in terminis’, puro contrasentido, puro habano. El término ‘música militar’ es un oxímoron, como los son ‘agua seca’, ‘urbanismo nómada’ o ‘instante eterno’... Es como el arte del Musac, como la música de los Quijano y como el toreo de salón: “hacerse una paja con condón”.
Ya lo he dicho más de una vez, los himnos tienen fatales consecuencias. Mira si no el que le hizo Quijano padre a la Cultural y el de la peña eMeA a Amilivia, que acabaron hundiendo a los ‘panegirizados’.
La SGAE le quiere poner letra al ‘chunda chunda’ del himno de España. Vano intento. El himno de España por derecho propio no es la Marcha Real, ni siquiera el himno de Riego (¿cómo va a ser el himno de Riego o de regadío en un país que se desertiza, o desertifica, como gusta decir ahora?). No y mil veces no: el himno de España debe ser ‘Paquito el Chocolatero’, un pasodoble que muestra bien a las claras que no hace falta letra cuando la música emociona. En el caso de ‘Paquito...’, magníficamente interpretado por ese adalid cultural que es King Africa, vale con los gestos copulativos (copulatorios más bien) del “¡eh, eh, he...!”. Eso es un himno, ¡recojones!, y no el engendro de la Marcha Real, que sólo tiene acertado el nombre, pues es oírla y te dan ganas de marchar a tomar por el culo, ‘enqui’ sea.
Ahora, si lo que quieren es un himno con buena letra, ¡joder!, ¿para qué quieren el ‘Que viva España’, de Manolo Escobar? Aunque si me preguntan a mí, yo prefiero ese otro de ‘No me gusta que a los toros te pongas la minifalda’, del mismo insigne intérprete o, incluso, ‘Mecagüen to’, de Georgie Dann.
Mientras ando en estos desvaríos me llega un correo de mi dilecto Carmelo Gómez, que me envía un poema que yo desconocía y que me asegura que es de Celso Emilio Ferreiro. Al que sólo le guste el fútbol puede prescindir perfectamente de su lectura:

Aquí descansa la democracia representativa,
candonga del furor hipotecario,
comadre vaginal de la burguesía,
musa de la libertad de comercio,
cubil de la mesocracia,
tarántula de los pobres,
paño higiénico de los pillos,
alcahueta de los crímenes jurispertos,
celestina de los rábulas,
encubridora de la mentira,
desolladora de los trabajadores,
dama hedionda de la beneficencia.

Señora democracia, puta fina,
que por primera vez en su vida
está acostada con las piernas juntas.

Es bueno hasta en castellano (Ferreiro solía escribir en gallego). De ahí que lo de verdad importante no sea el llionés, el gallego, el catalán, el euskera o el castellano. Lo importante es tener algo que decir. En caso contrario hay que cerrar el puto pico, porque en vez de hablar lo que se hace es eructar y, créanme, hay poetas, escritores y periodistas capaces de eructar en varios idiomas, auque lo normal es que los regüeldos sean monolingües.

PD. A la vista de los patrocinadores de los equipos, el próximo choque entre la Ponferradina y la Cultural, más que un partido de fútbol va a parecer una partida de Monopoly.
PD. El amigo Carlos Cuesta deja la dirección de Televisión Ponferrada y se pira a Burgos. Ya le he dicho que se abrigue bien, que allí hace mucho más frío que en el Bierzo. En todo caso les deseo a su mujer y a él mucha suerte para el futuro.

3 de octubre de 2007

Quien hace incesto hace ciento (perlas)


Así sí. Ya me parecía a mí raro que una concentración de madres 'amamantísimas' dando el pecho a sus hijos pudiera tener interés alguno. La aclaración la leí en el primer párrafo de un periódico leonés, según el cual las mujeres lactantes “acudirán con sus hijos pequeños a recorrer la calle Ancha para terminar en la plaza de Regla y dar de mamar a sus progenitores” (Sic). Eso lo cambia todo, pues el hecho de que sean los progenitores de las madres quienes reciban la leche tiene más de perversión sexual que de acto íntimo. Ya veo yo a los provectos progenitores agarrarse al pecho de sus hijas con más fuerza que un catarro. Además de un acto de ‘gerontofilia’ la cosa tiene connotaciones incestuosas y, ya se sabe, “quien hace incesto hace ciento” (aunque no venga a cuento, conviene recordar aquí que el incesto practicado con un objeto esférico es el ‘balo-incesto’). En fin, hay que estar muy ‘mamado’ para escribir perlas como ésta. Pero no habían pasado ni tres días, cuando comprobé que siempre hay alguien que es capaz de superar cualquier récord, por absurdo que sea. Así, en otro periódico de León pude leer (también textualmente) el siguiente titular: “Las licencias para construir viviendas en Ponferrada han caído este año un 200%”. Espectacular caída, que obviamente supone no sólo que no se hubiera dado licencia alguna, sino que se hubiesen revocado algunas de las ya concedidas con anterioridad. O sea, un desatino.
Aunque parezca otro desatino, las licencias urbanísticas están muy relacionadas con el acto de mamar. Me lo decía un amigo: Si lo que quieren es promocionar el mamoneo, aunque en la Catedral hay mucho, todavía hay mucho más mamoneo en el Ayuntamiento. A lo mejor por eso las madres lecheras de Ponferrada eligieron sacar los pezones a paseo en la plaza del Ayuntamiento.
Como no me gusta banalizar las cosas, debo que decir que el acto de mamar es muy tierno. He consultado con todos mis coleguis y no hay ninguno que no se vuelva loco por una buena mamada. Como se ve cito con frecuencia a mis amigos, y es que los quiero mucho... Además, son tam-amables.