Blog de opinión y creación literaria de Paco Labarga

23 de octubre de 2007

'Estultorum numerus infinitum est'




Estultorum numerus infinitus est”: el número de imbéciles es infinito..., pero mucho menor que el de ignorantes. Muerto Polanco la cebada al rabo. La nueva Biblia. La nueva Letanía. El nuevo Catecismo, (exceptuando la obra maestra de El Chivi, que algún día, si dios no quiere, transcribiré aquí). El País (con tilde): El nuevo periódico global en español; ese cántico al nuevo diseño periodístico se apresura a abrir su edición de provincias del MARTES 23 DE OCTUBRE DE 2007 con un demoledor titular: “Rajoy desprecia el cambio climático en un foro con Gore”. Todos hacen burla del pobre Rajoy por decir lo único original y sensato que ha dicho desde su designación digital por el Santo Padre Aznar. Incluso la ministra Narbona (a la que, como se sabe, profeso gran cariño) dice que Rajoy tiene mucha cara. Por lo menos él se la tapa con la barba, mientras que ella se tapa la barba con el maquillaje.
Manda cojones, hasta Miguel Delibes, que es un personaje del Sexto Sentido o de Cine de Barrio, porque está muerto, pero todavía no lo sabe, dijo en la Ser (uno de los dos púlpitos -a la gallega- radiofónicos. El otro es la Cope del reverendo Losantos) que es evidente que el clima está cambiando, porque “antes no había gotas frías”. ¡Qué pena!, lo que somos y en lo que nos convertimos. Delibes ha pasado de masacrar a tiros a las pobres perdices rojas (como un facha cualquiera, que les tiene inquina a los rojos), que no le habían hecho nada las pobres, a escribir sobre el Zamarro de Cipriano (Cipriano Salcedo, el del El hereje –‘er heje’ de mi carreta ‘pa’ qué lo quiero engrasar) y, por último, a asentir con bobalicona aquiescencia a lo que le dice su hijo, Delibes de Castro, que es no sé qué de Doñana, pero que, aunque no lo parezca, está mucho más mayor que su padre.
Bueno, a lo que iba: que El País (con tilde) se hace una paja infecta para desacreditar al pobre Rajoy, contra el que a partir de ahora van a disparar todos los ignorantes de España, que son muchos más que los del mundo, porque en este caso las partes son mayores que el todo.
El caso es que si se quiere desacreditar a alguien hay que hacerlo a conciencia: con rigor y sin mentiras, o sea, al contrario de como lo hacen los periódicos. Y aquí viene lo bueno, que en el colmo de la ignorancia, una presunta periodista llamada Alicia Rivera (como José Antonio Primo de... Rivera, no de Rajoy), dice en la página 37 del periódico (bajo el epígrafe gilipollas de ‘vida & artes’ – repárese en el &, que, supongo yo, que lo ponen por la cosa del periódico global): “Las sequías y las inundaciones se producirán aunque se frene el cambio climático, advierte el IPCC en su informe final de 2007”. Menos mal que lo dicen, porque nunca hasta ahora se habían producido sequías ni inundaciones y lo de la “pertinaz sequía de Franco” era una entelequia.
Lo mejor no es eso. Lo mejor es que esta lumbrera del periodismo (que es un huevo colgando y otro lo mismo) asegura que “el volumen de CO2 en el aire fue en 2006 de 231 partes por millón” y apuntilla “la más alta [nada menos] de los últimos 650.000 años y probablemente de los últimos 20 millones de años”.
No espero que el vulgo entienda nada de esto. Solo me remitiré a lo que dice el climatólogo Antón Uriarte en su magnífico blog (http://antonuriarte.blogspot.com/) “con tan poco CO2 estaríamos todavía saliendo de la glaciación, hace unos 11.000 años. Mucho citar al IPCC y ni eso” y aclara: “La concentración media anual en el 2006 en Mauna Loa, que está en Hawaii y se toma como estación referente global, fue de 382 partículas por millón. Terminada la desglaciación, durante el actual interglacial Holoceno y hasta los tiempos industriales, la concentración más probable fue de 280 ppm”.
Así que El País mejor haría dejando en paz a Rajoy y cuando lo ataque que lo haga a través de alguien que sepa lo que dice y no a través de un ignorante.
PD. Hay algo peor aún que la ignorancia y es la mezcla de ésta con la desidia: Véase, si no, el ‘glorioso’ titular con que no hace mucho nos sorprendía un conocido rotativo leonés. Lo reproduzco arriba para preservarlo de la Ley de Alzheimer Histórico.

9 comentarios:

Anónimo dijo...

Efectivamente el rollo del cambio climático es el negocio de Al Gore por perder las elecciones en U.S.A; no puede con ello.Ahora le han dado hasta el Nobel de la Paz!!, lo cual dice mucho de los premios Nobel . Recomiendo ese su documental por el que le dieron el Oscar (Hollywood está igual de podrido que los Nobel)para echar una tarde de risa viendo a un nota contándonos su vida con pretensiones científicas. Un progre siempre cree que su vida interesa a los demás(¡qué pesaos!) y si encima le dan el Oscar!

Anónimo dijo...

Excelente artículo, siempre atento a dar caña con acerada ironía a tanta ignorancia y falso conocimiento. El asunto del cambio climático, seguro que hará crecer el número de fanáticos ignorantes, cual fundamentalistas, que darán para muchos mas artículos. Se que eres un estudioso del tema, y como yo, escéptico por informado, de las prédicas castrastofistas del listo de Al Gore.
¡Animo Paco!, escribes magníficamente. ¿Para cuando podemos leerte en un buen libro, novela, ensayo, o lo que sea?.Tienes madera de un buen escritor.
Cuidate, y prodígate mas. Ah, recuerdos a Anís y a tu "gatita".

Anónimo dijo...

Paco, es una pena su posición ante el problema del cambio climático. Su caso demuestra que escribir bien es una cosa, tener razón otra. Lo peor es dar alas a los verdaderos ignorantes, los que se mofan del conocimiento para disumular su ignorancia, como se ve en los dos comentarios precedentes. Descalificar el trabajo de Gore con epítetos, sin aportar ningún dato ni argumento en contrario... se califica por sí sólo.
Pero bueno, siempre ha ocurrido: el progreso de la humanidad ha debido superar las resistencias de los retrógados; ahora al menos ya no se quema a los pioneros...

Salud

Anónimo dijo...

Paco: ¿de verdad cree que un error en el número de partículas de CO2 es tan importante? Si no tiene un argumento mejor...

En fin, de nuevo, qué pena...

Otro Ignorante dijo...

El juez Michael Burton emite sentencia ante la denuncia de un padre y pone en entredicho lo que dice Al Gore; alguien supondrá que es un juez indocumentado y que es más lógico que un político no tienda a ser sesgado e interesado, máxime cuando no se ha sumado con los mismos argumentos al protocolo de Kyoto.

Hechos:

Al Gore (AG) dice:
Que el nivel de los mares podría aumentar seis metros "en el próximo futuro".
El juez (EJ) dice:
Que dicha aseveración es "claramente alarmista" y contraria al "consenso científico"

AG dice:
Que la Corriente del Golfo podría dejar de circular
EJ dice:
Que tal afirmación contradice las hipótesis manejadas por el Grupo Internacional experto en la materia.

AG atribuye:
Al cambio climático la desecación del lago Chad, la fundición de las nieves del Kilimanjaro y el huracán Katrina.
EJ dice:
Los científicos no han podido probar que haya una relación directa entre el calentamiento del planeta y esos fenómenos.

AG dice:
Que los osos polares estén ahogándose al fundirse los hielos que forman su hábitat habitual y mientras van a nado en busca de otros nuevos
EJ dice –con sorna-:
Que sólo hay constancia de que cuatro osos polares han sido encontrados ahogados, y que fue por una tormenta.

Otros no jueces, doctores en la materia, que no deben saber nada de esto dicen:
Que tener en la atmósfera 231 partes por millón de volumen de CO2 implicaría estar saliendo de una glaciación.
Que es falso que en la atmósfera de la Tierra nunca haya ha habido tanto CO2 como ahora. Que ocurre más bien lo contrario.

Opinión: un asunto de tanta trascendencia para el planeta debería quedar en manos de los científicos no de los “al-goreros”; las escuelas británicas, por si acaso, tendrán que publicar una advertencia o avisar a sus alumnos antes de proyectar el documental.

Pérfidos e ignorantes británicos!

Paco, tú a lo tuyo!

Anónimo dijo...

No creo que valga la pena hacer de esto una cuestión personal: no se trata de defender a Al Gore, si no de abordar con rigor la cuestión de fondo: el cambio climático, cuya importancia no puede medirse por la posición de un juez acerca de algunas afirmaciones concretas, casi insignificantes dada la magnitud del asunto.

Fíjense, al comentarista anterior: casi se le puede dar la razón a efectos diálecticos. Es decir, tiene usted razón y ahora hablemos de lo importante.

Y los británcos de pérfidos, nada. Pero un juez más o menos no los representa. Mejor la comunidad científica: echen una ojeada al último ejemplar del National Geographic.

Esta discusión promete ser interesante, pero denle altura. Es una pena que no tengo mucho tiempo para enzarzarme, pero algo escribiré.

Y claro que sí, Paco, tú a lo tuyo. Estaría bueno que sólo se aceptaran las opiniones concordantes! ¿O es que estamos, acaso, en un blog de pensamiento único?

Sería una decepción.

De nuevo salud.

Anónimo dijo...

De nuevo vuelvo a preguntar: Si Al Gore hubiera ganado las elecciones presidenciales, estaría dándonos la tabarra con el tiempo, ese del que se habla en los ascensores? Ergo es tan mentira conmo el fin del mundo de Nostradamus.

Bert Consigliori dijo...

En esto de ser libre, y la mano invisible... ¿Invisible?

Saludos

Anónimo dijo...

Una pequeña corrección: "infinitus" y "numerus" tienen que coincidir en género.

"Numerum" sería neutro, pero el caso es que, en latín, "infinitus" va en masculino porque "numerus" también lo es: "Stultorum infinitus numerus est".

Lo que San Jerónimo ignoró (no sé si deliberadamente o no) es que la elegancia es poner el verbo al final, o incluso no ponerlo en absoluto por ser presente del verbo "sum": "Stultorum infinitus numerus", y ya está.