Blog de opinión y creación literaria de Paco Labarga

6 de octubre de 2007

Regüeldos monolingües

Digo yo que, puestos a buscarle letra al himno nacional, podían aprovechar y ponerle también música, porque la que tiene ahora es una marcha militar y, lo que decía Paco Ibáñez versionando a Brasens: “la música militar nunca me supo levantar”.
Y es verdad, a mí la música militar nunca me levantó nada. Como diría Arvizu (citado por el maestro Fulgencio), “item más”, la música militar es a la música lo que la inteligencia militar a la inteligencia, ‘contradictio in terminis’, puro contrasentido, puro habano. El término ‘música militar’ es un oxímoron, como los son ‘agua seca’, ‘urbanismo nómada’ o ‘instante eterno’... Es como el arte del Musac, como la música de los Quijano y como el toreo de salón: “hacerse una paja con condón”.
Ya lo he dicho más de una vez, los himnos tienen fatales consecuencias. Mira si no el que le hizo Quijano padre a la Cultural y el de la peña eMeA a Amilivia, que acabaron hundiendo a los ‘panegirizados’.
La SGAE le quiere poner letra al ‘chunda chunda’ del himno de España. Vano intento. El himno de España por derecho propio no es la Marcha Real, ni siquiera el himno de Riego (¿cómo va a ser el himno de Riego o de regadío en un país que se desertiza, o desertifica, como gusta decir ahora?). No y mil veces no: el himno de España debe ser ‘Paquito el Chocolatero’, un pasodoble que muestra bien a las claras que no hace falta letra cuando la música emociona. En el caso de ‘Paquito...’, magníficamente interpretado por ese adalid cultural que es King Africa, vale con los gestos copulativos (copulatorios más bien) del “¡eh, eh, he...!”. Eso es un himno, ¡recojones!, y no el engendro de la Marcha Real, que sólo tiene acertado el nombre, pues es oírla y te dan ganas de marchar a tomar por el culo, ‘enqui’ sea.
Ahora, si lo que quieren es un himno con buena letra, ¡joder!, ¿para qué quieren el ‘Que viva España’, de Manolo Escobar? Aunque si me preguntan a mí, yo prefiero ese otro de ‘No me gusta que a los toros te pongas la minifalda’, del mismo insigne intérprete o, incluso, ‘Mecagüen to’, de Georgie Dann.
Mientras ando en estos desvaríos me llega un correo de mi dilecto Carmelo Gómez, que me envía un poema que yo desconocía y que me asegura que es de Celso Emilio Ferreiro. Al que sólo le guste el fútbol puede prescindir perfectamente de su lectura:

Aquí descansa la democracia representativa,
candonga del furor hipotecario,
comadre vaginal de la burguesía,
musa de la libertad de comercio,
cubil de la mesocracia,
tarántula de los pobres,
paño higiénico de los pillos,
alcahueta de los crímenes jurispertos,
celestina de los rábulas,
encubridora de la mentira,
desolladora de los trabajadores,
dama hedionda de la beneficencia.

Señora democracia, puta fina,
que por primera vez en su vida
está acostada con las piernas juntas.

Es bueno hasta en castellano (Ferreiro solía escribir en gallego). De ahí que lo de verdad importante no sea el llionés, el gallego, el catalán, el euskera o el castellano. Lo importante es tener algo que decir. En caso contrario hay que cerrar el puto pico, porque en vez de hablar lo que se hace es eructar y, créanme, hay poetas, escritores y periodistas capaces de eructar en varios idiomas, auque lo normal es que los regüeldos sean monolingües.

PD. A la vista de los patrocinadores de los equipos, el próximo choque entre la Ponferradina y la Cultural, más que un partido de fútbol va a parecer una partida de Monopoly.
PD. El amigo Carlos Cuesta deja la dirección de Televisión Ponferrada y se pira a Burgos. Ya le he dicho que se abrigue bien, que allí hace mucho más frío que en el Bierzo. En todo caso les deseo a su mujer y a él mucha suerte para el futuro.

1 comentario:

Fat´ma dijo...

Una buena fuente -que no Buenafuente- me ha informado que un señor de la trayectoria política de D. Ramón Tamames pretende ponerle letra al himno.. letra pomposa y cuartelera donde las haya, catolicona y monárquica; ver para creer.