Blog de opinión y creación literaria de Paco Labarga

21 de noviembre de 2007

Dos mil gracias

Estuve más de cuatro años escribiendo una columna semanal en mi periódico y en todo ese tiempo no coseché más que sinsabores: "Como aré y sembré, cogí / aré un alterado mar, / sembré una estéril arena, / cogí vergüenza y afán" ( lo escribió Góngora, el gato de Góngora, pero se puede aplicar a mi caso).
En esos más de cuatro años también tengo que decir que hubo gente que apreció mi esfuerzo, unos me ensalzaron y otros me vilipendiaron, a estos últimos les debo más que a los otros, porque esta sociedad puede perdonar cualquier cosa, menos el talento y que hablen bien de uno.
En fin, llevo unos pocos meses construyendo este blog (utilizo de propósito la terminología 'ladrillera', porque, a la postre, va a ser la única que nos quede). Sin un gran entusiasmo, el pasado 4 de octubre introduje en el blog un contador de visitas. Hoy 21 de noviembre se han superado las 2.000 entradas y estoy completamente asombrado de que haya tenido tan buena acogida y en los comentarios de los lectores se hayan suscitado debates tan curiosos como intensos.
Por otro lado, tengo que decir que entre los que escriben comentarios hay quien lo hace cojonudamente y leer esos comentarios me hace replantearme la posibilidad de dejar de escribir: recuerdo que al maestro Verrochio le mostraron un fresco de un joven pintor alumno suyo y cuando lo vio juró que ya no volvería a pintar y se dedicaría únicamente a la escultura (era bastante mejor en este campo que Eduardo Arroyo, por lo menos nunca escupió, digo esculpió, moscas). Para los curiosos, diré que el alumno aventajado y genial de Il Verrochio era Leonardo da Vinci, al que luego le hicieron un código y no sé cuantas perrerías más, hasta que casi se ha olvidado el talento que atesoró y por el que es grande.
Así pues, en estos pocos meses me habéis dado más alegrías que todas las columnas de cuatro años juntas. Sois la Rehostia, como el difunto Caudillo pero en bueno.
Un abrazo y gracias.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Gracias a ti,"tío", aunque tenía medios para leer tu columna cuando la escribías en el periódico (a pesar de no ser de León), me gusta más leerla con ese careto que te has puesto al lado (cosecha de Gaztelu), ya que, siempre que lo miro me arrancas una sonrisa.

Es un aliciente el venir a trabajar para poder conectarse a internet y poder leer tu columna, como dice tu gatita ¡¡todos somos paco!! o intentamos no serlo.

Eres genial. Un beso.

Anónimo dijo...

Sí, todo muy bien Paco, felicidades. Sólo una observación: hace unas semanas pareció irritarse por haber recibido algunos comentarios anónimos. Después no ha vuelto a mostrarse tal pese a haber recibido muchos más. Usted verá: si se "rebota" (como se dice ahora) de esa forma, da la impresión de que está derrotado, de que no tiene argumentos en cuanto al fondo de las cosas (entonces el cambio climático, pero lo mismo ocurriría con cualquier otro tema) y por eso se apoya tanto en la crítica al anónimo.

Descalificar a los participantes anónimos en este tipo de blogs, desmotivando así su participación, además, los empobrecería sobremanera.

Lo dicho, usted verá.

Saludos cordiales.

Hipatia dijo...

No, Paco, no dejes de escribir. Eres un faro alejandrino en este mediocre océano que nos rodea.

Anónimo dijo...

Bajo ningún concepto debes dejar de escribir!!!! el que se quiera picar, que coma ajos y que beba agua y el que no pues que difrute con alguien que da su opinión sin tapujos. Esto es un medio libre.

Así que ánimo con más columnas.

Anónimo dijo...

bueno paco que esperabas.
Quien siembra tormentas, recoge rempestades.