Blog de opinión y creación literaria de Paco Labarga

4 de noviembre de 2007

La 'más-cara' de 'Tutankabrón'

... ni yo sé por qué me hice periodista, que es otra forma de prostituirse.

Visto como está el percal, al final va a ser cierto que los únicos y verdaderos intelectuales que quedan en España son los autores intelectuales del 11-M. Digo yo que si también estos autores intelectuales tendrán derecho a cobrar derechos de autor. Ahora que todo dios anda con la puta sentencia a vueltas, algo debería decir también la SGAE al respecto.
En fin leo en una entrevista a Victoriano Crémer que éste prohombre de las letras, que, todo hay que decirlo, tiene un pie en la tumba y el otro en una cáscara de plátano, dice textualmente: “No sabemos hablar el castellano y aparece un 'gilipollas' diciendo que está inventándose el llionés, que es lo que queda del idioma que los pasiegos, los pastores, pronunciaban en la montaña y lo que ha quedado es lo que podríamos llamar desvirtuación del castellano, que es el llionés. Pues eso es lo que nos están queriendo imponer”. Pues eso, ¡cojones!
Anda, que menos mal que lo dice don Centenario, porque a mí se me ocurrió decir algo parecido, eso sí, con más gracia, y me lo censuraron. En fin...
Voy a ponerme un poco ofensivo. Acabo de ver las fotos de la momia de ‘Tutankabrón’ (o como se escriba) y tengo que decir que tiene la cara mejor conservada que la ministra Narbona, y eso que de edad andarán parecidos. Lo que no sé es si la momia tendrá la cara tan dura como la ministra, que sigue empeñada en racionar el agua, incluso a las regiones donde sobra.
Como no tengo por qué ceñirme a un hilo argumental, ya que escribo lo que me sale de los huevos (¡por fin!), voy a hablar aquí de un claro ejemplo de estafa medioambiental enmascarada bajo el socorrido epígrafe del cambio climático: el caso es que a mediados de julio se presentó a bombo y platillo en Ponferrada una curiosa iniciativa, por virtud de la cual el Ayuntamiento ponía a disposición de los ciudadanos un centenar de bicicletas, susceptibles de ser alquiladas a bajo precio, con el fin disminuir las emisiones de CO2, según explicaban los periódicos.
Permítaseme un pequeño cálculo (de riñón): supongamos, aunque es mucho suponer, que cada una de esas bicicletas hace al día 50 kilómetros (que ni de coña). Supongamos asimismo que cada uno de esos kilómetros evita que se vierta a la atmósfera el equivalente de CO2 que emitiría la combustión de cualquier vehículo, tirando por lo alto 200 gramos de dióxido de carbono por cada kilómetro. Así, cada bicicleta evitaría cada día 10.000 gramos (10 kilos de CO2), lo que multiplicado por 100 bicicletas arroja, o más bien no arroja a la atmósfera 1.000 kilos (una tonelada) de CO2 al día. Como el experimento está calculado para medio año (180 días), entonces el ahorro total de emisiones es.... tachín.... de 180 toneladas. Alguien dirá, “menos es nada”. Pero hay más: teniendo en cuenta que la inversión en la jodienda de las bicicletas asciende a 144.000 euros, entonces cada tonelada de CO2 que evitamos emitir nos sale...tachín... por 800 euros, o sea 133.000 pelas, o sea, a precio de pelo de coño. Así que, si el Ayuntamiento quiere llevar a cabo algo positivo en cuanto a las emisiones de los cojones, lo que debe hacer es comprar derechos de emisión para esas 180 toneladas, porque, aunque pagara esos derechos a 100 dólares la tonelada, casi 8 veces más de lo que cuestan, que andarán por los 13 dólares, entonces la broma le saldría por 18.000 dólares. Al cambio actual no llega a 13.000 euros, es decir, 10 veces menos que la paja que se han cascado con las bicicletas que, por cierto, como las bicicletas son para el verano, a ver quién tiene los santos cojones de alquilarlas en pleno diciembre.
Por si fuera poco, para dejar bien patente que la estupidez no sólo es dominante, sino que además es contagiosa, debo decir que esta imbecilidad la están llevando también a cabo en ciudades como Madrid, Valencia y Sevilla. Poco más hay que decir.
PD. El malo, el perverso de ‘Z’, antes ‘ZP’, ha traído a León la cumbre de la ONU sobre la vejez. Hombre, no es la Escuela de Perritos Pilotos, pero algo es, no como la escuela aznaril. Basta ver que entre las actividades hay un concierto de Amancio Prada para constatar que, efectivamente el foro, trata sobre la vejez. Dado que se van a reunir muchas ONGs, también podrían haber aprovechado y hacer un foro de la infancia, invitando al ‘Arca de Zoé’ y a otras organizaciones relacionadas con el comercio de niños.
PD2: He sido excesivamente prudente en mis cálculos, debido sin duda a que ya no estoy tan al día como antes en todo lo relativo al cambio climático. Resulta que el precio de la tonelada de CO2 se ha desplomado y a fecha 8 de noviembre estaba en 0,07 euros (7 céntimos de euro), por lo que los derechos de 180 toneladas cuestan 12,60 euros. Es decir, el ayuntamiento de Ponferrada se va a gastar 144.000 euros para producir unos efectos medioambientales que lograría gastando simplemente menos de 13 euros, pudiendo destinar el resto a otras cosas más importantes. Estamos jodidos.

No hay comentarios: