Blog de opinión y creación literaria de Paco Labarga

29 de diciembre de 2007

¡Manos arriba!, esto es un contrato


En general, las empresas no deberían contratar a personas discapacitadas, pues ya tienen jefes para cubrir esos puestos.
El obispo de Tenerife dijo sin sonrojarse que hay menores que buscan la provocación para que abusen de ellos: es el mandato de Cristo reelaborado: “dejad que los niños se acerquen al párroco”. Sólo le faltó decir que estos menores se visten como putos.
Así pues, con estos antecedentes no es de extrañar que haya gente que defienda el aborto a machamartillo y clame por la destrucción, de una puta vez, de la familia, más que nada para evitar como sea que nazcan personajes de este tipo u otros no menos inicuos.
Ahora andan a vueltas intentando resucitar a los Reyes Magos y en contra de la colonización a que nos someten los yankis con Papá Noel. Tan asquerosos son los unos como el otro. El verdadero Belén ya está montado y se dirime a hostias cada día en Irak, en Palestina, en Sudán, en Pakistán, en Afganistán... Entonces, a qué viene tanta mierda con “noche de paz, noche de amor”. La violencia es consustancial al hombre, porque es consustancial a quien hizo estos excrementos que son el mundo el país y la razón, por citar algunos. Por lo menos Papá Noel no promete un paraíso idílico, sino un lupanar (de rica miel) de coca-cola, de whisky y de electrodomésticos (incluida la silla eléctrica). Los Reyes Magos son tan hipócritas como el niño al que van a adorar, que siendo un dios todopoderoso eligió nacer en un pesebre y lleva dos milenios restregándonos ese alarde de humildad. Luego va uno a pedir trabajo y le dicen que no sea soberbio, que sea croata y que se conforme con la miseria de los 600 euros que le ofrecen y no le dan ni siquiera la capacidad de gritar: “¡Manos arriba!, esto es un contrato”, porque le han lavado la cabeza con lo de que en la pobreza está la virtud y que hay que poner la otra mejilla. Lo peor es que hay quienes se extrañan de que tanta humildad y tanta pobreza acaben desencadenando terrorismo y violencia. No te jode, ¿qué quieren, que lluevan flores y Chanel nº5?.
Ahora va Rajoy y dice que se compromete a no estar más de ocho años de presidente del Gobierno. Es más, a Rajoy le parecen ya demasiados los cuatro años que lleva Zapatero. Seguro que Zapatero va a hacer todo lo posible para que Rajoy cumpla su promesa y no esté en el Gobierno ni ocho años ni ninguno.
Para concluir, encontré otras dos perlas de la peor expresión castellana que uno pueda imaginar. La primera es la que reproduzco arriba y está referida al asesino de Benazir Bhutto. Parece que el terrorista se suicidó tras concluir su mitin. ¿A ver si era algún batasuno?, porque no se me ocurren muchos otros terroristas que anden por ahí dando mítines. El segundo tampoco tiene desperdicio: "El secuestro de la cooperante leonesa secuestrada en Somalia está en 'punto muerto'". Apareció en un diario digital y parece querer decirnos, por si no nos habíamos enterado después de varios días de bombardearnos con la milonga, que han secuestrado a una señora que es de Cuadros y que de cuadros se ha quedado. En fin, la secuestrada es una médica que se ve que no tiene muchas ganas de trabajar cobrando aquí en España y va a hacer el ridículo gratis a Somalia . ¡Ay, cuánto daño hacen tanto altruismo y tanta caridad!
PD. Aquí me despido y no os deseo un buen año porque sé que no va a ser una excepción y va a ser un año horrible. Alguno se autoengañará pensando que será bueno, pero las células se siguen muriendo, el tumor sigue avanzando, las carnes se descuelgan fláccidas, el corazón se desgasta y la artrosis se hace tan insoportable como la arterioescelerosis. Ahora, pensad en esto, corred al portal de Belén y si, por ventura, veis al niño dios le dais las gracias en mí nombre. Decidle también que me acuerdo mucho de él y de toda su familia.

18 de diciembre de 2007

Pedro Jota cayó en el Pozo

Han tenido que pasar 100 días infumables para que al final El Mundo decida que debe ser Raúl del Pozo, con cuchilladas de realidad, quien sustituya a Francisco Umbral en la columna de la última página del periódico.
Por decirlo de una manera suave, Pedro Jota ha dado un gran rodeo para llegar al punto donde estaba antes de partir. Desde un principio nunca cupo la menor duda de que el único columnista disponible, con un mínimo de solvencia, era Del Pozo. Entonces, no sé a qué vino lacerar a los sufridos lectores con deformes subproductos como los de Ramoncín o Ana Belén (pastores), por citar alguno en un proceloso mar de confusión y excremento columnísticos.
Muertos individuos como Larra, De Foxá, Ruano, incluso Capmany (aunque a mí no me gustaba), quedan pocos que puedan tomar el relevo de Umbral, máxime teniendo en cuenta que Manuel Alcántara no está libre y tampoco está ya el hombre para nuevas y riesgosas aventurillas literarias. Un tipo como Alvite es un genio incuestionable, pues escupe palabras que evocan mundos con la viveza de un film, pero cuando sale del Savoy su producción es mediocre.
La columna, en sí misma, es ya un género literario y tiene sus propios rigores y cánones, aunque sólo sea por la cantidad de genios que la han hollado y la cantidad de necios que la han desollado. Por ello, otros prohombres de la comunicación, tales como Jiménez Losantos o Carlos Herrera, pese a ser líderes en lo suyo, no le han llegado a coger del todo el hilo a la columna. De hecho, para Losantos (inocentes o culpables) y para algunos otros, columna y calumnia son términos casi sinónimos.
Así pues, Raúl del Pozo, se admita o no, es el sucesor natural de Umbral desde antes incluso que Umbral muriera. Lo tendrá difícil, pero menos, porque, todo hay que decirlo, entre el Umbral de ‘El Trienio’ o de ‘Un fantasma recorre Europa’ (todavía en el Norte de Castilla) y el Umbral de los últimos días media un abismo. Respeto al genio sí, pero condescendencia la justa, aunque no siempre lo justo sea lo correcto (por ejemplo: si te meten un dedo en el culo es probable que entre justo, pero no estoy tan seguro de que sea muy correcto). Y es que, antes de diñar, hacía tiempo que Umbral ya no escribía, vegetaba.
Juzgo pues que el Espíritu Santo que riega la testa del gran Pedro Jota. ha acertado esta vez (no como la paloma vaticana, que falla más que una escopeta de feria y elige, incluso, papas nazis). Hay fumata blanca: ¡Dios sea alabado! (menos mal, porque ya olía). El nuevo papa del columnismo, (otrora simpatizante del comunismo), es Raúl del Pozo y yo me alegro y proclamo que de este Pozo sí beberé.
PD. Cada vez que oigo la expresión “estas fechas entrañables” me suena como “estos fachas entrañables” (como refiriéndose a Acebes y a otros por el estilo).

16 de diciembre de 2007

Tele-Espe, el conejo y los belenes (teban)

Hay tipos que escriben mejor que dios y, por ello, acabarán en los infiernos. Otros, en vez de escribir, vomitan odio en forma de palabras informes y de escaso sentido, pero tienen una gran aceptación entre las clases encabronadas, las cuales llegan a aceptar, sin fundamento alguno, que el odio que sienten les nace en su interior, sin reparar en que se lo han transmitido a través de la radio, de la televisión y de los periódicos.
Lo peor de todo es que los apóstoles del miedo apocalíptico se han apoderado ya de los medios de comunicación. Después rezan unos ‘avemarías’ para pedir perdón por el daño infligido a sus víctimas y santas pascuas.
Cuando casi había perdido la esperanza de que algo me asombrara, leí este sorprendente titular que recoge una frase de George Bush: “Si no hubiese dejado de beber whisky, dudo que hubiera llegado hasta aquí”. Y yo me digo: ¡por qué cojones dejaría de beber whisky este fulano!.
Para que luego digan que de las drogas y del alcohol no se puede esperar nada bueno. Al menos en este caso su ingesta masiva podría habernos librado de un tipo como Bush.
Lo malo es que, a falta del tejano, la democracia petrolífera americana nos habría deparado con gran probabilidad un presidente como Al Gore, que es casi tan porro y aún más catastrofista, incluso. Creo que estamos jodidos en cualquier caso.
Tengo que decir sin reservas que, por más que se esconda bajo el tono apodíctico y mesiánico que emplea, Al Gore me parece medio tonto, si bien es cierto que sólo lo conozco a medias. Por otro lado, no creo que algún día llegue a parecerme tonto del todo, porque no tengo intención alguna de conocerlo más a fondo. Algún día, no obstante, me detendré a hablar de este siniestro personaje.
Otra cosa. O dios es un ser inservible o, en caso contrario, es de la misma catadura de aquellos individuos abyectos a quienes protege, permitiendo que gobiernen este mundo inmundo, mientras los desharrapados se afanan en dar las gracias anualmente a quien los ha condenado de por vida a la pobreza y al oprobio. Qué forma tan bonita de dar las gracias a dios: montando belenes (belenes-teban) con portalitos de corcho, con mulas y bueyes de plástico, con burras cargadas de chocolate, con nieve, con camellos y con reyes desproporcionados, con angelitos sin sexo colgados de chinchetas e hilos de tanza, con figuritas que cagan encima del musgo o del serrín y con niños ‘jesuses’ con pañalitos de mierda. Quiero precisar que, antes, a los belenes se los llamaba también nacimientos, pero es una denominación impropia, porque hoy día abundan los lugares donde, en vez de nacimientos, hay abortos (en Cataluña a los belenes se los llama pesebres: una metáfora de los ayuntamientos).
Así que, lo dicho, nieve, chocolate, camellos, mierda y peces que beben y beben y vuelven a beber, como verdaderos dipsómanos ¿a ver si va a resultar que la Navidad es una incitación subliminal al consumo de sustancias sustitutivas de las peladillas y el turrón?.
Hablando de sustancias sustitutivas, leo otro titular que no tiene desperdicio: “El Gobierno recomienda comer conejo en Navidad”. Evidente, la almeja de ‘la mer’ se ha puesto muy cara y hay que conformarse con productos de sustitución, como el susodicho conejo, la patata o la castaña.
Afortunadamente concluyó en Ponferrada el Ciclo de Literatura Templaria. Digo que afortunadamente, porque sólo a un concejal de cultura o a un personaje superfluo similar se le ocurre montar un sarao donde todos los que intervienen en él lo ponen a parir. Había que oír a Sánchez Dragó despotricar sobre el Código Da Vinci, llamándolo “auténtica bazofia” y diciendo que lo único bueno que se ha escrito en el género es su “Gárgoris y Habidis” (otro que ha venido sólo a hablar de sus libros). Por cierto, me aseguró que estaba “hasta el gorro” de la ‘Tele-Espe’ y que pronto la iba a dejar. Yo se lo aconsejo encarecidamente, porque a fuerza de mímesis el pobre Sánchez Dragó se parece cada día más a Esperanza Aguirre, incluso hay quien asegura que son la misma persona.
PD. Esta misma noche (del domingo 16 de diciembre de 2007) se prevé un frío de cojones. Otro titular: “Alerta naranja en La Rioja por mínimas de doce grados bajo cero”. Este era el titular, ahora viene el suplente: la foto de arriba la tomé hoy al mediodía. Es la fuente de la Plaza Lazúrtegui, en pleno centro de Ponferrada. Se registraron 6 grados bajo cero y en las afueras de la ciudad había dos grados menos. Luego dicen que el planeta se calienta. Sí, por los cojones. Ya me gustaría, ya.

12 de diciembre de 2007

Tesis y prótesis



















Una cosa es que sea muy escéptico respecto al problema del cambio climático y otra muy distinta es que acepte mentiras por mucho que éstas se orienten en pro de mis tesis ( mis prótesis).
Viene esto a cuento, porque acabo de leer en ‘El Periódico’ (por llamarlo de algún modo), un artículo firmado por un tal Antonio Madridejos, que ha sido reproducido (el artículo, por suerte no el autor) sin criterio alguno por ‘periodistadigital.com’ (a los mentirosos, a los manipuladores y a quienes les dan cobertura hay que distinguirlos por su nombre) y que es todo él una perla que esconde enormes dosis de ignorancia por parte de quien redactó la noticia, cuyo título ya sorprende: "La conferencia de Bali emite tanto CO2 como Perú en un año”. Dicho así podría parecer hasta verdad, pero cuando se lee un poco más la noticia aclara el dislate mintiendo más aún: “Si se calcula que al menos 10.000 personas se han desplazado a la isla desde todos los rincones del planeta y que todas lo han hecho en avión, ello ha supuesto la emisión de unas 25.000 toneladas de dióxido de carbono (CO2), prácticamente lo mismo que producen en un año países como Perú, Azerbaiyán o Ecuador”.
Hay que ser muy imbécil o muy indocumentado o ambas cosas para suponer que, por subdesarrollados que sean esos países que cita, sus emisiones anuales de CO2 son inferiores a 25.000 toneladas. Tengamos en cuenta que una central como Compostilla II, aquí en el Bierzo, emite en torno a 7 millones de toneladas de CO2 anuales (tiene asignadas 5,1 y tendrá que comprar derechos para dos millones más o reducir la producción, como el otro día dejó bien claro el director de la planta, Alfredo García).
Así, según el tal Madridejos (a quien no quiero ver ni de lejos), Perú emite 280 veces menos CO2 que una central del Bierzo. Recuerdo que la otra, la de Anllares, que es más pequeña, emite más de 1,5 millones de toneladas de CO2.
Es obvio que eso no puede ser otra cosa que una ‘cagada’ monumental del periodista (por decir algo de él). Pero para tapar la incoherencia y no permitir que la realidad le joda el titular tan cojonudo que había encontrado, entonces derivó hacia peores derroteros: “El aire acondicionado no es habitual en los taxis de Bali pese a las temperaturas y la humedad sofocantes, pero en las habitaciones de los lujosos hoteles y en algunas estancias del centro de convenciones hace incluso frío. Un cálculo de la propia UNFCC, incluyendo el consumo energético y los transportes internos, eleva la cantidad de dióxido de carbono generado a 47.000 toneladas, equivalente entonces a la producción anual de Suecia o Marruecos”.
Eh, regardez la gilipollez: resulta que Suecia y Marruecos emiten menos de 47.000 toneladas anuales de CO2, o sea 150 veces menos que Compostilla. ¡Qué barbaridad!
Como el ‘pavo’ metido a periodista ya no sabe cómo salir del jardín en el que se ha metido, continúa el artículo cagándola aún más: “Bangladés, con cerca de 140 millones de habitantes, quedaría a continuación con 34 millones de toneladas”. Como ya está perdido, da un doble salto mortal con tirabuzón y reconoce que ‘Bangladés’ emite anualmente 34 millones de toneladas, o sea, según estos cálculos, 723 veces más que Suecia y Marruecos. En realidad el Madridejos este se lió y dónde dijo miles debería haber dicho millones, con lo cual el gasto de CO2 de la conferencia de Bali es despreciable comparado con el de cualquier país del mundo por pocas emisiones que tenga.
Si lo que se quiere es denunciar las estupideces y excesos que se cometen en nombre del cambio climático, que son muchos, no hay que mentir, basta con ser rigurosos. Por ejemplo, Zapatero va a destinar 1.000 millones de euros para reducir un 0,1% las emisiones de CO2 a través de los llamados ‘hogares verdes’. Es obvio que ese gasto no va destinado a reducir las emisiones, sino a ganar las elecciones.
PD. También se puede uno reír y mucho cuando ve a millares de patéticos y engañados ciudadanos muertos de frío y víctimas del cruel invierno que sufre Europa (esta noche media España interior registró temperaturas de 8 bajo cero) protestando airadamente porque el planeta se calienta. Es evidente que les han lavado el cerebro y ahora ya no consiguen distinguir entre la vida real y la propaganda ‘orwelliana’ y neonazi de los medios de comunicación. Véase en las fotos de arriba los árboles sin hojas (será por el intenso calor invernal).

11 de diciembre de 2007

Eurípides y el euro

Viene a decir, más o menos, el informe Pisa (los huevos) que la escuela en España es una puta mierda.
‘Fetivamente’; no podía ser de otro modo: antes de convertirse en un imbécil integral (a partir de los 18 años) un niño tiene que madrugar cada mañana y aguantar horas y horas el coñazo en el colegio o en el instituto. Por si esto no fuera suficiente, sus padres, madres e, incluso, sus seres queridos, andan todo el puto día machacándole las meninges con las bondades y beneficios de estudiar y hacerse un hombre de provecho.
Pero el niño, que todavía no ha llegado al nivel de idiocia que previsiblemente alcanzará en un futuro no muy lejano (ya dije que a partir de los 18 años), observa con sus ojos de la cara y hasta con el del culo que la realidad es harto diferente.
En la vida real el que estudia y se esfuerza es un mierda y un pringao. A veces obtiene algo parecido a un reconocimiento social que deviene inútil, por cuanto jamás está acompañado de dinero. Por el contrario, todos los días tiene que soportar al insoportable tonto del ‘cole’ o del ‘insti’, un tarado mental y macarra al que su padre, o el empleado de éste, viene a buscar cada día en un BMW (hasta en un Rolls los he visto yo). El macarrilla no da clavo, pero, misteriosamente, siempre saca buenas notas y la ‘babosería’ y condescendencia con que lo tratan los profesores es tan proverbial como asombrosa. Además, el pavo es requerido por las pibas más macizas y corre la voz de que a más de una se la ha tirado en el chalé de sus padres, justo cuando éstos estaban en la ópera (una mierda de espectáculo que los progenitores no entienden, pero al que acuden solícitos, porque proporciona ocasiones magníficas de lucir coches, vestidos y joyas y codearse con los políticos, con algunos eclesiásticos y con otros triunfadores como ellos).
En otro caso, el muchacho al que se le pide un esfuerzo ímprobo para recordar qué cojones es un hemistiquio o qué pollas decía ese otro imbécil llamado Georg Wilhelm Hegel (no me digan por qué, pero el apellido se lee ‘jéguel’, los nombres no tengo ni puta idea de cómo se dicen); ese pobre muchacho, digo, ve con desasosiego y envidia a la pibita de 14 años que no estudia un pijo y a quien sus padres, lejos de reprenderla, la premian para que se pase las horas muertas jugando al tenis. Luego, la niña holgazana sorprende a todos con un vigésimo segundo puesto en el abierto (open) de no sé donde hostias (por ejemplo, de Australia, que queda a tomar por el culo) y se levanta cada año 300.000 gallifantes, sólo en premios, a los que hay que añadir otro tanto o más por la publicidad y por las exclusivas de las revistas. Por si fuera poco, la tenista luce un moreno acojonante, folla como una loba con otros tenistas suecos o argentinos y acaba la cabrona dominando tres o cuatro idiomas, sin contar el francés, por la sencilla razón de que está más viajada que el baúl de la Piquer.
El niño esforzado, aplicado y coherente también tiene que asistir al bochornoso espectáculo del anormal que, sin saber casi ni leer ni escribir, juega al fútbol de puta madre y al que, tras una brillante trayectoria como alevín e infantil, le hace una prueba el Real Madrid o el Barça y le solucionan la vida para siempre.
Hay más, cuando el futuro ‘hombre de provecho’ saca unas notas más que aceptables pasa a la universidad y allí ve que los ‘capadores’ (los que más chiflan) no son los que mejores notas tienen, sino los hijos, primos, tíos y demás familia de los rectores, de los vicerrectores, de los catedráticos.... Da igual las notas que saque, los departamentos ya están copados por lameculos y chupapollas y son impermeables (vamos, que allí no hay dios que haga carrera).
Entonces, el muchacho, con un expediente brillante, es requerido por una empresa privada (bebida), y allí vuelca todo su talento, y todas sus ilusiones y proyectos, ¿para quién?, para el dueño de la empresa, un fulano que generalmente es analfabeto, pero que supo poner los cojones encima de la mesa cuando el Franquismo o la Transición y se forró por los siglos de los siglos (por cierto, después de haber sido un cabrón con pintas, intenta lavar su conciencia en brazos de la Iglesia, que lo acoge benigna en su seno a cambio de unos donativos nada modestos). Ahora cimenta toda su fortuna en contratar a jóvenes brillantes para que, a cambio de un sueldo miserable, mantengan y amplíen su ya pingüe peculio.
Ya vemos cómo estudiar normalmente no conduce a las cosas buenas de la vida, es decir a los coches caros, a las tías caras, a los restaurantes caros (de autor), a las drogas de diseño (casi tan caras como los restaurantes de autor) y hasta a la ópera (aunque sea inaguantable).
Lo que está pasando es que, como los jóvenes aún no son del todo tontos, comprenden rápido que estudiar mucho sólo sirve para dejarse la vista frente a la mierda del ordenador, para malvivir pagando un piso y un coche de mierda, para tener hijos cagones y tragones que acaban con la paciencia de uno y para mirarse al espejo y verse calvos y cincuentones, con una esposa y unos hijos que únicamente ven en ellos una caja registradora que suelta dinero a base de que se lo saquen de los mismos riñones durante lustros.
Mientras esto sucede, la tenista sigue follando y hablando idiomas, aunque ya no juegue ni al mus y aunque sea más fea que un muerto con mocos. El tarado del ‘cole’ ha progeresado adecuadamente y ahora tiene su propio BMW deportivo, con el que va a toda hostia por la carretera, porque es un macarra y es un hortera, pero caga dinero, porque su padre le ha puesto un pequeño chiringuito inmobiliario para que vaya aprendiendo y algún día llegue a dirigir el resto de empresas del viejo, el empresario analfabeto que, incluso, va a la ópera y contrata a jóvenes brillantes por un sueldo miserable.
El futbolista no llegó a estrella (que ya habría sido la hostia), porque se lesionó, pero hizo pasta y ahora regenta una conocida tienda de deportes, organiza espectáculos deportivos y hasta es comentarista de fútbol, incluso de política, en una emisora de televisión y otra de radio locales. En fin, es un héroe local.
Los catedráticos, los profesores y los lameculos y chupapollas de la universidad siguen a su puta bola en su ‘corralito’, exactamente igual que los políticos. A veces uno de aquéllos es requerido para pasarse a las filas políticas, algo que compensa, pues aunque conlleva mayor desprestigio social, ello se compensa a base de pasta (de mucha más pasta que la que gana un profesor), pasta proporcionada a espuertas por el padre del niño que ahora conduce deportivos. Para celebrarlo unos y otros organizan sonados saraos en las que hay droga, titis y vicio a espuertas.
En ese proceloso mundo de la política se dan extrañas coincidencias y no es inverosímil encontrar a un rábula concejal de urbanismo junto a un catedrático de Física o a una concejala de cultura tan enamorada del teatro que cree que el euro lo inventó Eurípides. Todo se mezcla y todo está justificado, porque hay mucho, pero que mucho dinero por medio.
Todos saben que, por exagerado que parezca, esto que digo es verdad y por ello no entiendo cómo no se les cae la cara de vergüenza a todos los que andan criticando a los jóvenes y a los profesores, diciendo que la enseñanza en España es una mierda.
Claro que es una mierda. Elemental; cómo no va a serlo (Holmes): en estas circunstancias, a ver quién tiene cojones a demostrar para qué sirve saber qué es un hemistiquio o quién era ‘Jéguel’.
PD. Es obvio que en todo este dislate estoy a favor de Vicente Verdú y en contra de ese espantajo académico llamado Antonio Muñoz Molina y vienen a mi memoria (que algún día será presa del alzheimer) aquellos versos de Rubén Darío que decían: “De las blasfemias de las academias, líbranos señor”.
Otrosí digo: Este blog ya ha superado las 5.000 visitas desde el 4 de octubre. Estoy alucinado y os doy las gracias a todos los que entráis en él y doy gracias a dios por tantas visitas: gracias, adiós.

5 de diciembre de 2007

'Literaturra' templaria

En Ponferrada se ha presentado un ciclo de literatura templaria, como si ese género fuera posible y no un imposible en sí mismo. El caso es que con tal fin anuncian su presencia en esta ciudad, nada menos que Sánchez ‘Drogao’ (digo Dragó) y Juan Manuel de Prada, lo cual es razón más que suficiente para salir huyendo como de la peste, aprovechando, además, que casi es fin de semana.
El comunista reconvertido es ahora vocero de la que en Madrid se autoproclama “lideresa” del PP (ojo, que fue ministra de Cultura) y el otro también aparece con frecuencia en la tele-basura (valga la redundancia), mañanera en este caso. Son personajes palizas, coñazos, revestidos de autosuficiencia y ensoberbecidos. Aquí tenemos ejemplos como Cristóbal Halffter o Amancio Prada, por citar unos pocos, porque son legión. Pero al final rascas un poco bajo esa pretendida apariencia de eruditos (‘erudos’ pequeños) o de sensibilidad y lo único que aFlora (como la margarina) en la mayoría de los casos es afectación y una pasión desbocada por el whisky, cosa que me parecería cojonuda si no estuvieran todo el día dándonos la puta turra con la ‘literaturra’ que tenemos que leer, con lo que tenemos que escuchar y con lo que tenemos que pensar...
Me encantan San Juan de la Cruz y Santa Teresa de Jesús, lo que no me encanta tanto es que haya un tío de Dehesas que va por la vida cagando misticismo y poniéndoles a las excelsas letras de estos santos unas músicas que huelen a sacristía, pero podrida. Por cierto, lo que más le agradezco a Santa Teresa es haberme dado la posibilidad de conocer un lugar muy cerca de Alba de Tormes donde ponen un jamón que está mejor que el cuerpo místico, que el cuerpo de Cristo y casi tanto como el cuerpo de una piba de 17, con piercings, tatuajes y un tanga de hilo dental y a la que se le leen los labios hasta cuando no habla. Eso sí, el jamón es cojonudo, pero luego, cuando vas a cagar, no cagas versos ni griales con sangre que no vale ni ‘pa’ morcillas ni música deleznable o insoportable que se quiere hacer pasar por clásica ni símbolos templarios ni dios que lo fundó. Qué va, cagas mierda que huele a hostias, pero eso también es una escatología tan untuosa y consistente como la de San Agustín (o Agustirrinín).
El caso es que la única razón de peso por la que, malicio yo, Ponferrada acogerá en unos días este engendro literario-templario es una razón ‘dineris causa’. Me gustaría saber cuánta pasta tiene que apoquinar el Ayuntamiento para satisfacer las insatisfechas alforjas de los Dragó, De Prada y de todos los apesebrados del ‘prostituto’ (digo Instituto) Castellano y Leonés (qué fino) de la Lengua. Por cierto, la ponencia de Dragó se titula “Gracias y desgracias del esoterismo literario”, título harto inferior al de “Gracias y desgracias del ojo del culo”, de Quevedo, obrita deliciosa que yo venero y que está magníficamente completada con un impagable opúsculo titulado “Elogio del pedo”, que no es de Quevedo, sino de Juan del Valle y Caviedes.
Y es que hoy día está de moda sacar la lengua a pacer por cualquier motivo. Sin ir más lejos, el Ayuntamiento de León ha decretado que el día 16 de diciembre sea denominado ‘Día de la Llingua Lleunesa’. Ni siquiera son capaces de ponerse de acuerdo en el nombre de la cosa, porque unos le dicen llionés y otros llïonés o Lleunés... En fin, lo cierto es que hace unos días hubo un congreso de literatura leonesa que, en rigor, no era tal, porque era de escritores leoneses, pero de literatura castellana, que no es lo mismo ni aun parecido.
PD. Detrás de todo alcalde que se precia siempre hay un constructor que lo desprecia (Esto es un proverbio, pero debería ser una sentencia... eso sí condenatoria y firme).
Otrosí digo: Empieza el puente de la prostitución (digo, de la Constitución, en qué estaría yo pensando) y ¿sabéis lo que os digo?, que me piro, vampiro. Así que otro día hablaré de lo de que España va en picado en educación y de unas lesbianas que quieren que el tío que les donó el semen les pague ahora la manutención del hijo de... ambas.

3 de diciembre de 2007

Parejas de hecho y de cohecho

Dicen las lenguas ‘triperinas’ (de triple filo) del PSOE que a la Iglesia y al PP no les gustan mucho las parejas de hecho, prefieren las de cohecho (obsérvese la cuasi homofonía de Totana y sotana).
En fin, yo no entro ni salgo, porque bien sé que un político local y un constructor forman una unidad de destino en lo universal, con independencia de la adscripción ideológica del político (la del constructor es invariablemente de derechas).
Generalmente, las parejas de cohecho son matrimonios más indisolubles que el que tiene con su banco aquél que pide un crédito hipotecario.
Como lo del drama del pobre Toñín y de su familia clama al cielo (el chaval ya ha perdido cuatro hermanos y todo indica que él va a ser el quinto), resulta que ahora aparecen unos pájaros de mal agüero diciendo que morirse es ver la luz, porque dios es la luz, como Endesa y Unión ‘Penosa’ y todo el mundo debe alegrarse porque los que palman de manera inmisericorde van hacia la luz. ¡Cuánta televisión ve la gente!
Cada uno que crea lo que quiera, lo que no se puede hacer es insultar a la inteligencia de los demás. Es evidente que dios está presente cada día en nuestras vidas: por eso hay tanta maldad en el mundo. Él se lleva a los seres queridos y le importa menos que una boñiga la condición que tengan. Es más, cuanto más pobres y sufrientes son más los castiga y a los más cabrones y desalmados los premia con una larga y placentera vida llena de dicha. Si además son multimillonarios les concede el mayor de los regalos, un divorcio que, aunque costoso, les permite luego unirse a una piba 20 años más joven y que se unta coca hasta en el clítoris (“clítoris pecata mundi”).
Lo peor de todo es que el número de dioses es tan grande como el de imbéciles y todos ellos (los dioses, no necesariamente los imbéciles) son unos verdaderos asesinos de hombres, ya se llamen Dios, Yavé, Jehová, Alá, Visnú, Buda...
A tal grado llega la estupidez de esos fanáticos llamados feligreses que el Dalai Lama ha llegado a amenazar con no volver a reencarnarse si continúa la injusticia china contra su pueblo (el Tíbet). Ni que decir tiene que los tibetanos, en vez de pegarle una patada en el culo para que se despeñe Everest abajo, están hondamente preocupados, cuando en realidad deberían preocuparse cada vez que el fulano se re-encarna (de noche), porque no les trae más que desgracias.
A otra cosa. Los bercianos empiezan a estar hasta los ‘güevos’ de las Edades del Hombre. Menos mal que están a punto de cerrar, porque esto ya no se puede aguantar. Con un poco de suerte llegarán a los 400.000 visitantes, eso sí, a costa de más de un millón de euros de pasta que apoquinó la Junta para prolongar el engendro 15 días más. Suerte tendremos si las polillas de los tapices y las carcomas de las tallas no salen y se comen los pinchos de los bares de alrededor. Bueno, mientras no beban cubatas o cerveza yo estoy tranquilo, porque es lo único que privo cuando voy a La Escandalera a visitar al amigo Abraham que, fíjate tú, el cabrón de él se piró a ver los museos de Berlín con tal de no tener que volver a correr el rally de 'Yo camino', entre La Encina a San Andrés, con el pasillo metálico que hizo Comonor, que es lo peor (Bueno, no, lo peor es que te metan por el culo un tenedor).