Blog de opinión y creación literaria de Paco Labarga

16 de diciembre de 2007

Tele-Espe, el conejo y los belenes (teban)

Hay tipos que escriben mejor que dios y, por ello, acabarán en los infiernos. Otros, en vez de escribir, vomitan odio en forma de palabras informes y de escaso sentido, pero tienen una gran aceptación entre las clases encabronadas, las cuales llegan a aceptar, sin fundamento alguno, que el odio que sienten les nace en su interior, sin reparar en que se lo han transmitido a través de la radio, de la televisión y de los periódicos.
Lo peor de todo es que los apóstoles del miedo apocalíptico se han apoderado ya de los medios de comunicación. Después rezan unos ‘avemarías’ para pedir perdón por el daño infligido a sus víctimas y santas pascuas.
Cuando casi había perdido la esperanza de que algo me asombrara, leí este sorprendente titular que recoge una frase de George Bush: “Si no hubiese dejado de beber whisky, dudo que hubiera llegado hasta aquí”. Y yo me digo: ¡por qué cojones dejaría de beber whisky este fulano!.
Para que luego digan que de las drogas y del alcohol no se puede esperar nada bueno. Al menos en este caso su ingesta masiva podría habernos librado de un tipo como Bush.
Lo malo es que, a falta del tejano, la democracia petrolífera americana nos habría deparado con gran probabilidad un presidente como Al Gore, que es casi tan porro y aún más catastrofista, incluso. Creo que estamos jodidos en cualquier caso.
Tengo que decir sin reservas que, por más que se esconda bajo el tono apodíctico y mesiánico que emplea, Al Gore me parece medio tonto, si bien es cierto que sólo lo conozco a medias. Por otro lado, no creo que algún día llegue a parecerme tonto del todo, porque no tengo intención alguna de conocerlo más a fondo. Algún día, no obstante, me detendré a hablar de este siniestro personaje.
Otra cosa. O dios es un ser inservible o, en caso contrario, es de la misma catadura de aquellos individuos abyectos a quienes protege, permitiendo que gobiernen este mundo inmundo, mientras los desharrapados se afanan en dar las gracias anualmente a quien los ha condenado de por vida a la pobreza y al oprobio. Qué forma tan bonita de dar las gracias a dios: montando belenes (belenes-teban) con portalitos de corcho, con mulas y bueyes de plástico, con burras cargadas de chocolate, con nieve, con camellos y con reyes desproporcionados, con angelitos sin sexo colgados de chinchetas e hilos de tanza, con figuritas que cagan encima del musgo o del serrín y con niños ‘jesuses’ con pañalitos de mierda. Quiero precisar que, antes, a los belenes se los llamaba también nacimientos, pero es una denominación impropia, porque hoy día abundan los lugares donde, en vez de nacimientos, hay abortos (en Cataluña a los belenes se los llama pesebres: una metáfora de los ayuntamientos).
Así que, lo dicho, nieve, chocolate, camellos, mierda y peces que beben y beben y vuelven a beber, como verdaderos dipsómanos ¿a ver si va a resultar que la Navidad es una incitación subliminal al consumo de sustancias sustitutivas de las peladillas y el turrón?.
Hablando de sustancias sustitutivas, leo otro titular que no tiene desperdicio: “El Gobierno recomienda comer conejo en Navidad”. Evidente, la almeja de ‘la mer’ se ha puesto muy cara y hay que conformarse con productos de sustitución, como el susodicho conejo, la patata o la castaña.
Afortunadamente concluyó en Ponferrada el Ciclo de Literatura Templaria. Digo que afortunadamente, porque sólo a un concejal de cultura o a un personaje superfluo similar se le ocurre montar un sarao donde todos los que intervienen en él lo ponen a parir. Había que oír a Sánchez Dragó despotricar sobre el Código Da Vinci, llamándolo “auténtica bazofia” y diciendo que lo único bueno que se ha escrito en el género es su “Gárgoris y Habidis” (otro que ha venido sólo a hablar de sus libros). Por cierto, me aseguró que estaba “hasta el gorro” de la ‘Tele-Espe’ y que pronto la iba a dejar. Yo se lo aconsejo encarecidamente, porque a fuerza de mímesis el pobre Sánchez Dragó se parece cada día más a Esperanza Aguirre, incluso hay quien asegura que son la misma persona.
PD. Esta misma noche (del domingo 16 de diciembre de 2007) se prevé un frío de cojones. Otro titular: “Alerta naranja en La Rioja por mínimas de doce grados bajo cero”. Este era el titular, ahora viene el suplente: la foto de arriba la tomé hoy al mediodía. Es la fuente de la Plaza Lazúrtegui, en pleno centro de Ponferrada. Se registraron 6 grados bajo cero y en las afueras de la ciudad había dos grados menos. Luego dicen que el planeta se calienta. Sí, por los cojones. Ya me gustaría, ya.

1 comentario:

Hipatia (pedante y usurpadora) dijo...

… los apóstoles del miedo apocalíptico se han apoderado ya de los medios de comunicación…

En cuanto periodista, no debería extrañarte esta situación. La mayor parte de la información sobre ciencia y tecnología que nos transmitís proviene de los gobiernos, de las ONG´s, de la entidades religiosas, de las empresas, etc. y, sin embargo, de los principales productores del conocimiento científico (universidades, institutos de investigación y centros tecnológicos) solo una ínfima parte (en Castilla y León, por ejemplo, el 11%)
Los periodistas y los medios deberían (deberíais) meditar más sobre esta paradoja y su (vuestra)responsabilidad social.