Blog de opinión y creación literaria de Paco Labarga

3 de enero de 2008

ZP y los que 'cantimploran'

Ahora que la Conferencia Episcopal ha asumido por fin el mando y la dirección efectiva del PP, conviene recordar que los obispos, que se autoproclaman defensores a ultranza de la democracia y los derechos humanos, piropeaban sin rubor a Franco que, por lo visto, no era tan malo como Zapatero y ‘cantimploraban’ (cantimplorar: cantar e implorar a la vez o rogar con una cantimplora): “Que el Señor ilumine y asista a los hombres beneméritos, de modo especial al Jefe del Estado, en cuyas manos está principalmente la obra de conservar la paz y de ordenar, según Dios y según los legítimos deseos de todos, la comunidad temporal de los españoles” (Véase la pavorosa imagen de arriba).
Anás y Caifás, esto es, Gasco y Rouco, dicen que las leyes del Gobierno de Zapatero disuelven la democracia y son un retroceso de 65 años en los derechos humanos. Si así fuera, los obispos no se opondrían con tanto ahínco a esas leyes y apoyarían sin ambages al sátrapa, como hicieron siempre que se trató de sojuzgar a la población civil por parte de algún hijoputa (Chile, Argentina, Bolivia). Si no apoyaron a Fidel Castro y a los genocidas soviéticos fue porque allí no les dieron cuartelillo, es decir poder y dinero.
Por cierto, hoy murió Toñín. Si dios protege los derechos humanos y la familia esa de la que tanto hablan Rouco y Gasco de la misma forma que protegió la vida del niño de Fabero, entonces tengo yo ‘pa’ mí que el supuesto ataque de Zapatero y sus leyes es el menor de los problemas a los que se enfrenta la Conferencia Episcopal (CE)
Vamos a ser claros y dejarnos de hostias: la CE sólo quiere un tipo de familia, la que va a misa y pone la cruz en la casilla del IRPF, porque esa es la única cruz que de verdad respeta. El resto se la pela.
Si los obispos quieren hacer algo bueno por la Humanidad, en vez de rezar tanto, que le pongan las pilas al ser abyecto al que representan, porque a Toñín no lo maté yo ni Bush ni los islamistas ni la ETA ni el hambre ni la guerra del mundo ni la injusticia ni el pecado... Por si fuera poco, el pobre niño murió en una clínica del Opus, que es algo así como una sucursal bancaria de dios. cada palo que aguante su vela. Si representan a un dios inicuo y vesánico, que luego no anden pidiendo cuentas a otros por la abominación y perversidad del mundo. Si este puto mundo lo fabricó su jefe y ellos son tan democráticos y constitucionalistas como se autotitulan, que lo depongan de una vez y convoquen elecciones a dios, pero que no toquen tanto los cojones diciendo a todo cristo lo que tiene que hacer. A lo peor es que están encantados con tanto dolor y tanta muerte, pues, al fin y al cabo, los muertos son sus principales clientes. Lo que no sé es por qué condenan el aborto, que tantos justos envía al cielo, a no ser que sea por temor a que, si se legaliza del todo, dejen de nacer seres como ellos. En fin, todo es un bla, bla, bla.
En la página de Red Eléctrica leo algo que me sobrecoge: “La demanda instantánea de energía eléctrica ha registrado un nuevo máximo histórico este año. El pasado 17 de diciembre, a las 18.53 h, hubo un consumo de electricidad de 45.450 MW, debido, fundamentalmente, a las bajas temperaturas que afectaban a toda la Península”. ¡Cojones!, pero no habíamos quedado en que el Planeta se calentaba y que España tendría un clima africano. A ver si es verdad y me ahorro una pasta en calefacción, que estoy jodido de frío y de dinero.
Item más. Leo esta maravillosa perla publicada en 1971 en la revista Science: “aunque el agregado de dióxido de carbono [CO2] en la atmósfera aumenta la temperatura de la superficie, la tasa de aumento de la temperatura disminuye con el aumento del dióxido de carbono en la atmósfera” y la aberración continúa: “Un aumento de sólo un factor de 0.4 en el fondo de concentración global de aerosoles podría ser suficiente para reducir la temperatura de superficie hasta en 3.5ºK. Si se mantiene durante un período de varios años, se cree que tal disminución de la temperatura en todo el globo será suficiente para disparar una edad de hielo”.
Quiero recordar que la tal revista Science es ahora uno de los principales defensores del calentamiento global y se caracteriza por censurar, literalmente, y perseguir a los científicos que no están de acuerdo, como Rajoy y su primo, con sus apocalípticas predicciones. Con el calentamiento global la revista Science sufre el furor del converso, como los obispos con la democracia y los derechos humanos.
PD. A tomar por el culo; ya no suelto más rollo.

3 comentarios:

Hipatia dijo...

Esta rancia y arcaica CE a la que aludes, que añora el privilegio de la extraterritorialidad de su imperio, no sujeta a ley de hombres y con mandato divino para dictar comportamiento político-social al margen de la constitución -razón jesuítica por la que no reconocen al jefe del estado, peligroso príncipe este, neutral ante un estado aconfesional- sugiere una vuelta al anticlericalismo o, cuando menos, al activismo en pro de la laicidad pendiente.

A pesar de todo, Paco, nuestra recientísima historia demuestra que mientras esta ultramontana Conferencia ladra, la nueva Sociedad cabalga. La CE pancartea la calle para hacer número, acostumbrada a jugar en casa con numeroso redil de catecismo y novena, razón de más para comprender que el monstruo –deudor de un estado que le da de comer y contra el que, sin embargo, protesta- no resiste la difícil barricada de la cultura y el conocimiento, sus verdaderos enemigos.

Los cristianos de buena fe -aquellos que, en muy alto número, desconocen cómo se ha fraguado el catolicismo- deberían reflexionar sobre si su Conferencia y ellos mismos, son o no de este mundo, y esforzarse en reconocer, al menos, el halo de hipocresía e infantil mentira con la que aquella ha venido retozando impunemente, hasta nuestros días, a costa de la pobreza y de la ignorancia de los demás.

No vayamos, sin embargo, a condenarla al infierno. Deseémos a la susodicha Conferencia que vuelva al cielo, lugar del que vino, pues deberá aceptar que ya no tiene argumentos para reconquistar su fuero en la tierra de hoy.

Anónimo clasificador dijo...

De la entrada anterior:

"...En fin, la secuestrada es una médica que se ve que no tiene muchas ganas de trabajar cobrando aquí en España y va a hacer el ridículo gratis a Somalia. ¡Ay, cuánto daño hacen tanto altruismo y tanta caridad!"

Paco, esta vez la provocación ha ido por una vía equivocada: la cooperación internacional.

Sin entrar en más profundidades (seguro que usted no lo pretende) la equivocación está en creer que los cooperantes trabajan gratis. Nada más lejos de la realidad; son pagados y además bien pagados. Como debe ser, de forma que los buenos profesionales se sientan
incentivados para trabajar en el tercer mundo.

Por tanto, la cooperación (y el mérito por ello) no está en trabajar gratis, si no aceptar hacerlo en un entorno y unas condiciones difíciles y en ocasiones, como prueba el secuestro de la médica de Cuadros, muy peligrosas.

Salud y feliz año.

Hipatia dijo...

La manipulación histórica es, desde sus orígenes, una constante en la Iglesia; la ignorancia y la aceptación de aquella, el caldo de cultivo de su poder.
Veamos un ejemplo de hoy mismo en tu periódico por el que se perpetúa la fe y sus efectos -aunque de manera inconsciente- como paradigma de verdad, en contraposición con la ciencia -paradigma a proscribir-:

La Crónica de León. 08-Enero-2008
Máximo Álvarez.
Columna de opinión
“Cuando Herodes dijo a los Magos que quería saber donde estaba el Niño para ir a adorarlo, los Magos descubrieron que sus intenciones eran otras. También Rouco conoce muy bien esas segundas intenciones...”

Antonio Piñero. Catedrático de Filología Griega por la Universidad Complutense de Madrid. Especialista en cristianismo primitivo.

Los hechos que demuestra en su libro "Herodes el Grande" sobre este asunto son:
• Que Herodes fue declarado rey de Israel por los romanos en el 37 a.C.
• Que reinó treinta y tres años, hasta el 4 a.C.
• Que durante su mandato nunca se produjeron ni el asesinato de los menores de dos años nacidos en Belén, ni la llegada de Reyes Magos de Oriente
• Que los llamados reyes magos no eran reyes, sino sacerdotes.

• Que la manipulación posterior de estos hechos se debe al evangelista San Mateo.