Blog de opinión y creación literaria de Paco Labarga

20 de abril de 2008

'Rubalcabra' y los misioneros en 'Fuenteviejuna'


Con excepción, acaso, de las canciones del alcalde rockero de Oencia, no hay nada que se me antoje más desagradable que escuchar a Conchita Velasco cantar ‘la chica ye-ye’. Bueno, pues, más o menos, eso es lo que hizo: cantó ‘la vieja ye-ye’. Fue en la gala de los Micrófonos de Oro y menos mal que no cené, que si no, lo ‘regomito’ todo. No sé cuantos años tiene esta señora, pero estoy seguro de que los tiene todos y canta, no, grazna como un cuervo.
En fin, la cosa de los Micrófonos de Oro consiste básicamente en un par de tías y tíos buenos rodeados de un geriátrico con una montaña de colesterol, que se exhiben junto a lo que fue la otra montaña, la de carbón, cuya retirada, según los tribunales fue ilegal, pero yo creo que, pese a todo, aquella retirada ilegal estuvo menos justificada que una eventual retirada de esta otra montaña de viejos babeantes ante las turgencias de Paloma Lago. Toda la gala de los micrófonos parece una representación teatral y macabra de 'Fuenteviejuna'.
La dichosa gala coñazo de los Micrófonos duró hasta las tres de la madrugada y sirvió, entre otras cosas, para comprobar que Severiano Ballesteros sería la hostia jugando al golf, pero el humor lo tiene debajo de las almorranas. Quiso hacer una broma y lo que hizo fue el ridículo.
Luego llegó Luis del Olmo, por el que no pasan los años (se quedan) y nos endilgó la actuación de una chica de Molinaseca, que dice él que canta como los ángeles, pero interpretó un tema del difunto Freddie Mercury que hizo que éste se revolviera en su tumba. Menos mal que luego cantó Pasión Vega y eso nos evitó alguna que otra pesadilla posterior. Luis del Olmo estuvo acompañado casi todo el tiempo en las labores de presentación de la gala por María Teresa Campos. No me la imaginaba tan bajina.
Otra que volvió a la carga este año fue Estrella Morente, que ya había aullado el año anterior con particular horror. Al principio no le funcionó el micrófono y todos lo agradecimos, pero le pusieron otro que funcionaba mejor y yo me pregunto ¿por qué?.
La Morente llegó a la gala con su marido Javier Conde, que también estaba premiado, dicen que por torear, pero es una evidente exageración. Esta pareja constituye la típica unión del torero y la folclórica, sólo que en este caso ni ella canta ni él torea. Es una lástima, pero es muy español, (como los pintores que no pintan, los bailarines que no bailan, los periodistas que no escriben ni saben hacerlo, los constructores que... y los políticos que... bueno, me callo).
También pude comprobar que a Francino el de la Ser le sienta fatal madrugar tanto y se le está poniendo el rostro muy 'viejuno', ¡con la cantidad de bragas que logró que se mojaran en sus buenos tiempos!. Tanto Francino, como ‘Rubalcabra’ (se parece cada vez más a un chivo), como algún otro, hicieron matizadas alusiones a los que crispan e insultan, en clara referencia a Jiménez Losantos. Digo yo que una persona que despierta tanto odio como Losantos debe tener algo bueno. Hablando de Losantos y de sus ocurrencias: Esperanza Aguirre no acudió a recoger el premio, debía andar muy atareada esquivando las cuchilladas de Rajoy y preparando las suyas propias. Esto es en lo que puede acabar convirtiéndose el PP como alguien no lo pare, en un combate de esgrima, pero a navajazos, pura gitanería. ¡Mecagüen, con lo educados y modosos que parecían cuando España (les) iba bien!
Volviendo a los Micrófonos, el obispo de Astorga también se erigió (cómo le gusta a este hombre erigirse. Vean arriba su entrada estelar por cortesía del gran fotógrafo Gaztelu. ¡Hay que ver cómo se erige!); digo que se erigió en estrella mediática para entregar uno de los premios a unos misioneros viejos y arrugados que deslucían entre tanto colorín y glamour. Dicen que el premio se lo dieron por su obra misional, aunque seguro que nadie ha comprobado el daño que han causado con tanta caridad y solidaridad.
PD. Leo una carta de Cecilio Vallejo dándole unos consejos a la ministra de Vivienda. No hay que ser hipócrita, seguro que a Cecilio le habría gustado más otro tipo de ministro de Vivienda, digamos, como el Pocero.

16 de abril de 2008

La mona chiíta o de Pilatos hasta los cojones

Hay individuos que viven de la mentira y de la manipulación como si fuesen periodistas, políticos o curas. Ahora bien, encontrar mentirosos y manipuladores compulsivos en el seno mismo de un colectivo tan respetable como el cuerpo de ingenieros eso ya es la hostia bajo palio.Hace unos días, un engendro ampuloso y vacuo llamado Real Academia de Ingeniería (“de las blasfemias de las academias líbranos señor”. A tomar por el culo, no vuelvo a nombrar a los autores de las citas, que luego me equivoco y me critican); digo que hace unos días esta perínclita organización envió un rimbombante comunicado, uno de cuyos párrafos rezaba textualmente: “Los Príncipes de Asturias han aceptado la Presidencia de Honor del Homenaje que la Real Academia de Ingeniería rendirá a Las Médulas el próximo 21 de abril”. Pocos días después se descolgaron diciendo que en ningún momento se había indicado que los Príncipes fueran a asistir en persona y a mí me gustaría que estas lumbreras me explicaran cómo se puede presidir un homenaje sin estar presente. Lo dicho, manipulación y doble juego de las palabras. Seguro que los de la Academia sabían de antemano que a sus ‘bajezas reales’ les importa una mierda todo lo que no sea salir en la revista Hola, pero querían utilizar la ambigüedad e inducir al error a los medios de comunicación para, una vez que éstos metieran la pata, curarse en salud, diciendo que ellos no tienen culpa alguna y, de paso, presionar los Príncipes para que no les queden más huevos que venir a ver la puta mina romana, que es un coñazo, porque, digo yo, ¿por qué tiene que ser esa explotación Patrimonio de la Humanidad y no el resto de las minas y canteras que ‘adornan’ con profusión desmedida el Bierzo y La Cabrera?. A fin de cuentas, las canteras, como Las Médulas, también son un paradigma antropológico de explotación de los recursos materiales y, sobre todo, humanos.
Por cierto, viendo de dónde provienen los ataques al grupo Soziedad Alkohólica, que va a actuar próximamente en Bembibre, tengo la impresión de que ese concierto va a ser histórico, como gusta de decirse ahora. Si no fuera porque no deseo joderme los oídos y por ello, entre otras razones, odio la música, desde Mozart a los Sex Pistols, con una especial inquina hacia María Ostiz y el alcalde rokero de Oencia, a lo mejor hasta me acercaba a ver y a escuchar a esos pelanas que unos llaman ‘proetarras’ y que, según otros, son simplemente la ‘Asociación de Víctimas de la AVT’ (o sea, en lo que se va a convertir Rajoy si, por lo que sea, no obedece a Losantos y a Pedrojota). Lo tengo dicho unas mil veces, los que para unos son asesinos para otros son héroes que rozan la santidad. Quienes mataron a Cristo son abyectos para los cristianos, pero no para los centuriones, aunque éstos estuvieran ‘de-Pilatos’ hasta los cojones. Lo mismo pasa con los asesinos de ETA y con los asesinos del 11-M y con los asesinos (para unos y héroes para otros) Bush, Blair y Aznar y con los asesinos islamistas de Muqtada Al Sadr, el clérigo chiíta (la mona amiga de Tarzán).
PD. ¿Alguien conoce algo más inservible que el Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León? Lo digo porque este organismo lleva ya no sé cuantas sentencias declarando ilegal toda la chapuza urbanística de La Rosaleda y el equipo de gobierno del Ayuntamiento de Ponferrada se pasa las sentencias por los cojones riéndose del Tribunal en su puta jeta. Me imagino que será parecido en el resto de ciudades de esta bendita Comunidad.
Otrosí digo. La imagen de arriba salió publicada en un periódico conocido pero del que no quiero hacer escarnio, porque lo que me interesa es que dicha foto, junto con el texto que la acompaña son una alegoría explícita del arte contemporáneo. Miren, si no, qué carita se le ha puesto al chino con las atenciones de la mozuela. Sólo le falta babear. El tío no se hace el roncero, no.

3 de abril de 2008

Inicuos jueces conspicuos y jovencitas recién desvirgadas


Falange y las Juventudes del PP de Bembibre, entre otros, exigen la cancelación de un concierto del grupo Soziedad Alkohólica, por entender que se trata de unos melenudos que hacen apología del terrorismo, cuando es evidente que Sociedad Alkohólica toca mucho mejor y ofende mucho menos que, pongamos por caso, el alcalde rockero de Oencia ("Deja que meta mi palito en tu agujerito" dice una de sus canciones. ¿Lo ven?, por eso yo prefiero eso de "Explota Zerdo").
Hay muchas maneras de hacer apología del terrorismo, porque, sin ir más lejos, el otro día tuve que escuchar a un fulano (un mediocre tan perfecto del que no sólo olvidé su nombre, sino que nunca lo supe). El caso es que este tipo, que era catalán, aunque los catalanes no tienen culpa alguna de ello, me atizó, a mí y a otros, una chapa de más de una hora y juro por dios que a los cinco minutos de aguantarlo me habría gustado vaciarle un cargador en la cabeza.
Por si fuera poco, el tío debía creerse Sócrates, porque soltaba frases para la posteridad, tales como que “si un avión aterriza normalmente eso no es noticia, pero si se estrella, entonces sí”. En mi puta vida lo habría imaginado. También dijo que su tía, que era enfermera, le había aconsejado que no se mezclara con periodistas y, la verdad, no entiendo por qué no le hizo caso a esa venerable mujer.
Al final, de toda la ‘logorrea’ monocorde, en la que contó no sé qué pollas de unos navarros que hacían alpinismo (que es un huevo colgando y otro lo mismo), lo único que me quedó claro fue que a los periodistas viejos, cual es mi caso, hay que echarlos a tomar por el culo, porque escriben lo mismo que un becario, o menos, y cobran mucho más. A nadie parece importarle nada que lo que escriben estos ‘viejos’ sea, en general, más digno y de mejor calidad, porque los jefes, en general, no escriben, pues, en general, no saben, y los propietarios, en general, no leen, con lo que, en general, todos contentos.
Ahora bien, para aburrir con tanta obviedad y lugar común no hacía falta hora y media de dar la brasa a base de términos ‘rimbomburrios’ (más que rimbombantes) y eufemísticos, como el de "rescatar ese capital" para no mencionar el término despido, porque de sobra sabemos todos que el futuro empresarial y los grandes proyectos económicos del siglo XXI se resumen en que hay que trabajar más, cobrar menos y demostrar que rebosas ilusión. Pues que así sea.
Decía el genial Pierre Louÿs que no hay nada tan vicioso como un viejo juez. Pues bien, es muy probable que tampoco exista nada tan inicuo como un juez conspicuo, con independencia de su edad. (El libro aludido se titula ‘Las tres hijas de su madre’ y es tan gamberro como suculento y muy recomendable para jovencitas recién desvirgadas –‘ex-himen’ (ver el escalofriante titular de arriba)– o a punto de serlo)
Viene esto a cuento, porque vale que el TSJ de Castilla y León diga que son nulas de pleno derecho las modificaciones legales que la Junta ha realizado en la ordenación de San Glorio para permitir allí la construcción de una estación de esquí. Lo que ya es la hostia en verso es que los sesudos magistrados se amparen para dictar tal resolución no sólo en preceptos legales, que sería lo suyo, sino en cosas como el cambio climático que, dicho sea de paso, seguro que no tienen ni puta idea de lo que es. Imaginemos que hay cambio climático y que dentro de 20 años en San Glorio no va a caer ni una jodida gota de nieve, ¿y qué?, a lo mejor se puede instalar allí un puticlub y vamos todos con el santo en romería y con flores a María para ver si nieva. Digo yo que, a la hora de dictar sentencia, a un juez, ¿qué cojones le importa si va a nevar o no?. ¿Por qué a los jueces parece interesarles tanto la nieve?. Por mí pueden metérsela en las narices, porque lo que importa no es si va a nevar más o menos, sino si la estación de esquí vulnera la normativa vigente. Pero, claro, hoy día si no hablas del cambio climático no eres nadie, estás jodido.
Ya veremos qué pasa con este cacareado cambio climático dentro de unos años. Por cierto: ¿qué fue del agujero de ozono?, ¿qué fu de las vacas locas?, ¿qué fue de la gripe aviar?, ¿y del Sida?... No hay mal que cien años dure, alguno incluso no llega ni a materializarse: acuérdense del huracán Pizarro, se quedó en menos que una brisa.
Recuerdo que todas estas lacras fueron, una por una (una al cuadrado), anunciadas como el ‘Armaggedón’ de la Humanidad, cuando realmente la única amenaza seria de la Humanidad es la estupidez, porque, como dijo T.S. Eliot. “Contra la estupidez los propios dioses luchan en vano”. Lógico, los dioses también son imbéciles, ¿por qué iban a ser una excepción?