Blog de opinión y creación literaria de Paco Labarga

19 de mayo de 2008

Indiana 'co-Jones' en el geriátrico

Ahora comprendo por qué Mahoma prohibió a los creyentes islámicos beber alcohol: allí está carísimo y es muy malo, no hay dios que lo beba.
La semana pasada estuve en Turquía y me rogaron encarecidamente que probara el vino de Capadocia. Créanme, lo lamenté. Para hacerse una idea de la naturaleza del brevaje diré que el Don Simón de tetrabrick es un Tilenus Crianza comparado con aquél.
Así que, una vez más, tuve que amorrarme a la cerveza nacional (Efes Pilsen), que, aunque no era nada del otro mundo, por lo menos quitaba la sed, porque, esa es otra, allí no se puede beber agua del grifo, salvo que quieras tener una cagalera de competición. Ahora bien, si tengo que elegir, prefiero tomar agua del grifo y desaguarme por entrambos canales, (como Sancho Panza cuando ingirió el bálsamo de Fierabrás) que beber vino turco.
Turquía es un país muy bonito y los expertos dicen que pronto va a ‘porculear’ a España como destino turístico. Voy a decirlo claro: Turquía es unas cien veces más interesante que España, sus gentes más amables y su historia es incomparablemente más espectacular que la nuestra, pero tiene el mismo problema que el resto de países musulmanes: mientras no mejoren la calidad del alcohol que fabrican y mientras el poco que hay siga siendo tan caro, jamás van a chiflar nada en materia turística, porque a los turistas más numerosos (ingleses, alemanes y rusos) les importan mucho menos las playas y las ruinas romanas, griegas, hititas o los monumentos bizantinos que un buen pelotazo de wisky, de ginebra, de vodka o, como es mi caso, de vino.
El turismo es consustancial al alcohol, a las drogas y al sexo y si este trípode falla el turismo se estanca.
En fin, por lo menos no tienen la desgracia de un gobierno fascista, como Italia: Ahora son los ataques a los gitanos, ataques que la vicepresidenta De la Vega ha definido eufemísticamente como xenófobos, cuando en realidad son racistas y neonazis. En fin, luego les tocará a otros y ya será tarde.
Hay una nueva entrega de Indiana Jones: Indiana ‘co-Jones’ en Castilla y León (en el geriátrico). Se trata de un aventurero muy mayor, más incluso que Esperanza Aguirre, pero que hace las mismas tonterías para regocijo de grandes, pequeños y personas sin dentadura. ¡Una lástima!
PD. La imagen de arriba corresponde al espectacular teatro romano de Aspendos, cerca de la ciudad de Antalya. Qué, igual que el Bergidum y el Emperador (que en paz descanse). Y la programación anual de este teatro, parecida también a los otros. Al menos no tienen alcohol ni drogas ni sexo ilegal. Que se jodan.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Magnífica crónica de un viaje turístico.

Queda claro que Turquía no es mejor país para coger "un pedo", porque Mahoma escribió hace mucho tiempo en su catecismo, el Coran, que beber vino es un acto pecaminoso, y claro, se supone que los turcos, durante el amplio período de dominio otomano, fieles guardianes de la doctrina del profeta de Alá, no se esmeraron en progresar en el arte de la vinificación. Consecuencia de ello, por lo que nos cuentas, es que llevan un retraso considerable en la técnica de elaboración de los caldos. Vamos,... que si no superan a nuestro Don Simón, es que están todavía en la edad de piedra.

Y, esto, sin duda que le quita atractivo turístico, porque sabido es que los turistas, sobre todo ingleses alemanes y rusos,(y por qué no, tambien los españoles) planifican sus viajes de ocio en función del "trípode": alcohol, drogas y sexo. Sabemos que el alcohol ya lo probó Paco y no recomienda a nadie viajar a Turquía para cogerse una cogorza de vino. Nada nos dice de cómo está el panorama en las otras dos patas del trípode, pero cualquiera medianamente informado sabe dónde se "cuece el bacalao" aquí en Ponfe, y entonces, para qué pegarte la paliza hasta Turquía...

En fín, como decía al principio, magnífica crónica, porque me ha aclarado lo fundamental para la decisión de visitar el país.

Sobre la historia de Turquía; las características de la Capadocia (Katpatuka),"país de los hermosos caballos", sus espectaculares formaciones geológicas,(chimeneas de hadas), fruto de la acción del viento, la lluvia, y los cambios de temperatura, sobre los mas de 150 metros de lava volcánica (tobas)con que fue cubierta la zona tras las erupciones de los volcanes Erciyes y Hasan hace millones de años; las ciudades subterráneas que construyeron los antiguos pobladores para defenderse de los ataques enemigos; la munumentalidad y belleza de iglesias, anfiteatros (mismamente el de Aspendos)y demás vestigios de pasadas civilizaciones o pobladores, así como de las actividades turísticas como paseo en globo, senderismo o bailes y folckore de la zona, ya ilustra suficientemente los folletos de las agencias turísticas, y sino, con una sesión en casa de los parientes para visionar los vídeos y fotografías de la última escapada al país, queda uno suficientemente ilustrado. Si además amenizan la velada con un tinto del Bierzo, tipo P 3, o similar, la "excursión virtual" sale redonda, y qeda uno cojonudamente.

Pues eso, gracias por la información.

Ovidio.

Anónimo dijo...

Se ha quedado en el teclado una "u", muy tímida ella, que debería ir en la palabra "queda", y por eso quedó escrito incorrectamente "qeda". Igualmente, hay un "si" en el texto, que se juntó impropiamente con un "no", y aparece como "sino", (conjunción adversativa), que no está sintácticamente de acuerdo con lo que se quiere expresar en el texto. Disculpas por ello.

Claro..., tanto mentar el alcohol, las drogas y el sexo, hasta "la ortografía" y la "sintaxis" se alteran...

Ovidio