Blog de opinión y creación literaria de Paco Labarga

1 de julio de 2008

Los polos se derriten, pero yo prefiero los helados




Dicen que los polos se derriten. Bueno, yo prefiero los helados.
También dicen que Berlusconi es un neofascista, aunque yo, la verdad, no le veo nada nuevo. Lo peor de todo Berlusconi es que bajo su capa de fascista no se esconde un fascista, sino un puto hortera.
A veces lo evidente resulta tan difícil de ver que debería decirse ‘invidente’ ('invidentemente'). Un ejemplo: El obispo de León tiene un ojo que, a este paso, no va a encontrar una puta en un burdel. Ahora se le ha ocurrido quitar al administrador de la Catedral, Mario González, que era de lo poco bueno que había, y sustituirlo por un ‘sotanosaurio’ octogenario que ya está muerto, pero aún no lo sabe. Ya me veo yo a algún ‘jeta’ metiendo la mano (zurda) a las vidrieras y jodiéndolo todo. ¡Ay! Cuánto desatino. Así no va a haber dios que ponga la ‘X’ en la puta casilla de la declaración de los cojones. Por lo pronto yo ya no pienso volver al aseo (digo a la seo) ni para orinar, (digo ni para orar).
Hay ejemplos de ‘invidencia’ (de no ver lo evidente) a ‘esgarrapellejo’. Recuerdo sin ir más lejos el cuento de ‘El traje nuevo del emperador’, de Hans Christian Andersen: Unos charlatanes convencieron a un rey para que vistiera un traje de una tela tan especial que no podía ser vista por los rústicos y los ignorantes. El monarca, que, aunque opulento, no era muy instruido, se dejó convencer y desfiló orgulloso y en bolas ante el populacho. Todos fueron testigos de ello, pero sólo un niño se atrevió a proclamar en voz alta lo que a todos resultaba evidente, aunque lamentable. Obvio resulta que la fábula es plenamente actual, con la única salvedad de que hoy cada vez quedan menos niños para denunciar esa variante de la estupidez humana que es la charlatanería.
Decía Indro Montanelli que hay gente que adquiere importancia a base de dársela ella misma. Este tipo de ‘trileros’ pulula en derredor de los acaudalados poco instruidos, o demasiado aquiescentes y sensibles al halago, con el fin de engañarlos para meterles el sablazo. Los poderosos se dejan hacer (como Rajoy con Arriola) y, cuando quieren darse cuenta ya es tarde, (“desque vemos el engaño y queremos dar la vuelta no ha lugar”, que decía el coplero Manrique). No sólo no ha lugar a dar la vuelta, sino que, además, son otros los inocentes que pagan el pato y sucumben en los lodos que trajeron aquellos polvos, porque, en tales casos, el pájaro siempre vuela en busca de nuevos incautos. En fin... y luego los malos eran los de Soziedad Alkohólika.
PD. La Selección Española (no España) ganó la Eurocopa y me sorprendió, porque siempre creí que una vez más iba a cagarla. Dicen que Luis se marcha por propia voluntad, porque ha decidido personalmente cerrar su etapa profesional en la Selección y abrir nuevos retos y aventuras profesionales en un futuro próximo. ¡Qué sé yo!.
Otrosí digo: arriba hay tres banderas de España. Pregúntese a sí mismo el amable lector cuál es de verdad la más acorde al espíritu y la idiosincrasia españoles. Yo aún propongo otra variante, la de un toro jugando al fútbol, como ésta:

8 comentarios:

649 lotto results dijo...

i'm also into those things. care to give some advice?

Anónimo dijo...

Me ha parecido muy interesante la referencia a la sustitución de Mario González como responsable del Mantenimiento y Conservación de la Catedral de León.
No conozco a Mario Gonzalez, pero he escuchado y leído comentarios muy elogiosos a su dedicación en estos últimos 7 años. Yo creo que los que tenemos memoria y visitamos nuestra "Pulcra" con frecuencia constatamos la actividad de conservación que se está llevando a cabo, simplemente porque se ve, y porque se explica. Desde el plan para rescatar las vidrieras, limpieza y reparación del efecto del mal de la piedra, sustitución y reparación de gárgolas, cubierta, cúpula... etc, hasta la elaboración de guías para visitar la Catedral, con el espectacular proyecto del "Sueño de la Luz", que con el diseño de un sistema de andamiaje, permite al visitante la observación minuciosa de las maravillosas vidrieras y conocer el sistema de conservación que se está desarrollando. Todo ello, permitiendo unas vistas de la Catedral imposibles para un visitante normal. En definitiva, se observa dedicación, plan de actuaciones, especialización, sistematización, respeto para el visitante. Trabajo y talento al servicio del cuidado de uno de nuestros símbolos emblemáticos de León. Hay un plan trazado hasta 2011, que los que lo conocen lo valoran como muy inteligente y adecuado.
Y en estas, se produce el cambio del responsable de estos trabajos, según parece por decisión del Cabildo. El sustituto, por lo que se conoce, y en palabras de Paco es un "sotanosaurio" de mas de 70 años, que está muerto y él no lo sabe...¿Alguien entiende algo?. Parece un asunto de ambiciones, envidias o cacicadas, si no se explican razones que lo motiven. La Catedral es un emblema para León, y no puede dejarse al capricho de personalismos o vanas ambiciones, sobre todo si no prima la profesionalidad y solvencia del que se nombra responsable.
Si la decisión ha sido del Obispo, debe explicar sus razones, si las tiene. La Catedral es patrimonio de todos, y en primer lugar de los leoneses

Hipatia dijo...

A estas alturas de la historia, de la ciencia, de la racionalidad, del avance social y político, no se entiende muy bien cómo el patrimonio civil o religioso de todos los españoles – hecho y levantado siempre a su costa- sigue en su mayor parte en las manos de los obispos, personajes que no se contentan con su misión – la religiosa-, sino que invaden continuamente el poder temporal, inútiles en lo civil y en lo político, carentes de la legitimidad democrática propia de las organizaciones avanzadas, que, sin embargo, hacen y deshacen a su antojo sobre lo que no tienen conocimiento suficiente.
Y, como en este caso, cuando parece que alguno lo tiene, imponen su autoridad religiosa por encima de cualquier otra consideración pública.

Tonca dijo...

Estoy en total acuerdo con los dos comentarios que me preceden y especialmente con el de Hipatia. Es una absoluta vergüenza que el patrimonio religioso que es de todos los españoles, aunque pueda tener un uso temporal para el culto, esté dependiendo en tarea tan importante como es su conservación y mantenimiento de los Obispos. Su interés trasciende sin ninguna duda al de una propiedad privativa.
La noticia, y el comentario que se hace sobre la destitución del hasta ahora mantenedor de la Catedral, si no hay alguna razón no conocida y que la justifique, es a mi juicio un total escándalo, que debería ser objeto de crítica y petición pública de explicaciones. ¿Es razonable que una sociedad quede impasible frente a decisiones que pueden afectar a un bien común, de la relevancia de La Catedral?. ¿El relevo realizado tiene currículo que avale una gestión correcta, como la realizada hasta ahora?. Mientras no se aclare este turbio asunto, yo al menos como leonés, muestro mi indignación.
La claridad expositiva de Hipatia deja abierta la reflexión certera que debería solucionar este tipo de arbitrariedades.
Paco, como de costumbre y con su fino olfato, ha sabido recoger una noticia que probablemente ha pasado sin notoriedad, pero que debería preocupar a los leoneses, por lo cercano, y al común de los ciudadanos para que no se repitan situaciones semejantes en el amplio y rico Patrimonio de todos, sobre el que desgraciadamente la Iglesia ha hecho presa, y en el que muchas veces, la ignorancia, las ambiciones o las cacicadas de los que dirigen sus destinos hacen tanto daño...

J. Dominguez dijo...

Parece que ha hecho mella lo de la salida de Mario Gonzalez de la Catedral, empujado por el Obispo de León. Yo tengo un buen concepto de él, porque me parece que su labor a la vista está. Las actuaciones sobre la "Pulcra Leonina", la están devolviendo un explendor que parecía amenazado. Hoy, hasta se ha preparado un taller especializado de cantería para ese mantenimiento preventivo que exige tan Magno Monumento. Tambien se ha logrado la implicación permanente de instituciones financieras, Junta (que algunos se empeñan en verla enemiga permanente de León), y el Ministerio correspondiente. Algo, se le deberá al susodicho.
Hay un tal Julio Falagán, que ha dejado un 'post', en esta misma columna de Paco, pero publicada en "El Rugido", que opina todo lo contrario. Mas bien, niega la mayor, lanzando veladas acusaciones sobre el interfecto, y sugiriendo que un sabueso como Paco, no tiene el olfato fino sobre Mario Gonzalez, cuando se queja de su sustitución. Sería muy interesante que nos ilustrara con su mejor conocimiento (si lo tiene) para aclarar lo que no parece razonable, por lo menos a los que aquí han opinado.
Si se pasea por aquí J. Falagán, le ruego que sea más explícito.

Ovidio dijo...

Acudo a la invitación del autor de esta columna, y como soy amable lector, me pregunto a mí mismo cuál es de verdad la bandera mas acorde al espíritu y la idiosincarcia españoles de las que propone, y, voy a explicarme:

- En relación con la primera bandera, la del águila, para que nos entendamos, tratando de investigar su significado leo lo siguiente: " Al instaurarse por la gloriosa revolución nacional de 1936, el nuevo Estado, radicalmente distinto en sus esencias de aquél al cuál ha venido a sustituir, se hace preciso que este cambio se refleje en los emblemas nacionales. Espontáneamente, todos cuantos cooperaron al Movimiento Nacional hicieron gala de usar como distintivo el águila que desde Roma viene siendo símbolo de la idea imperial y que figuró en el blasón de España en las épocas mas gloriosas de su historia. El haz y el yugo de los Reyes Católicos, cuya adopción como distintivo constituye uno de los grandes aciertos de nuestra Falange, debe figurar en las armas oficiales para indicar cuál ha de ser la tónica del nuevo Estado. Finalmente, ha de fijarse para representar una patria que resume todo lo sustancial de la tradición española, un emblema que sea compendio de nuestra historia y que en su belleza refleje la belleza de la España inmortal". ¡La órdiga, tú!. Y claro, como yo no veo en ella esa belleza de la España inmortal que parece trata de reflejar, pues... como que no, que no me dice nada, o mejor, que me genera 'yuyu'. Además, he de confesar que durante la lectura del texto me acompañaba un 'runrun' musical del 'Cara al Sol', que me dejó jodido, porque lo detesto tanto como el largo y triste período en el que cualquier h de p. se sentía patriota por el solo hecho de cantarlo o escucharlo con el brazo en alto. En fín... que esta, no.

-La segunda pudiera ya estar mas en línea con el Emblena de España, porque según leo en el artículo 4, apartado 1 de la Constitución: "La bandera de España está formada por tres franjas horizontales, roja amarilla y roja, siendo la amarilla de doble anchura que las dos rojas", y la Ley 39/1981 de 28 de octubre, en su artículo 2º que regula su uso dice entre otras cuestiones que "en la franja amarilla se podrá incorporar , en la forma que reglamentariamente se señale, el escudo de España". Y eso es lo que refleja. Pero para mí, que, con lo del España se rompe, de unos, el que España no se rompe de otros, este ZP( que debió ser el inventor de aquella frase de "España va bien", que usaron temporal e indebidamente otros, y que hoy está dispuesto a defender a garrotazos de progresía si alguien le lleva la contraria), se ha inventado lo de 'Gobierno de España', para neutralizar a aquellos con una de sus marquetinianas frases. Y entonces el escudo de esta España nuestra aparece por doquier, y aquí se disvirtúa su fuerza... En fín, que tampoco me pone...

- La tercera bandera es otra cosa. Sobre la misma composición roja amarilla roja, aparece un símbolo de nuestra auténtica España cañí, el Toro. Es verdad que nos falta ya La Faraona, La Jurado... etc, pero nos sigue quedando 'el toro'. Y vaya toro, el que creó Manolo Prieto. Bien armado de cornamenta y sobre todo con dos c... bien puestos y colgando entre las patas. Ahí está reflejado el espíritu y la idiosincracia españoles. ¡Que no falte en la bandera española esa referencia simbólica para neutralizar tanto amariconamiento como nos invade...! Sí señor, "pan, circo y toros", y éste que sea como poco un 'miura' y que figure en la bandera española, para que sepan como las gastamos en este país. Por esto... es mi preferida.

-La que tu sugieres, Paco, yo creo que te has dejado llevar por la euforia futbolera que ha invadido a este país tras la 'conquista' de la Copa de Europa en la final contra Alemania. Pero te explicaré, porqué desde mi punto de vista no refleja el toro enfurecido con el balón entre las patas esa situación. Nuestra selección, es cierto que ha hecho una hazaña que ha llenado de orgullo a este país nuestro, pero ¿cómo se puede tomar como símbolo de su actuación a un toro en pleno acto de fuerza y furia si el juego desplegado estuvo mas en consonancia con la floritura, el dribling, el regate, el pase, es decir el 'baile' sobre el césped?. Además, con unos artistas del balón como 'El niño' (Torres), 'El Guaje'(Villa), Xavi, Güiza (el de Nuriabe)..., parece que no pega la imagen del Toro-Toro, echando 'fuego' y embistiendo en plan ..." a mí que me los como". Cosa distinta, hubiera sido, en tiempos de Zarra, Panizo, Gaínza...Aquello sí que era raza en estado puro jugando al fútbol sobre un patatal y arrollando al contrario por la fuerza adquirida a base de nuestros garbanzos de denominación de origen...

En fín amigo Paco, ¿aclarada mi opinión?. A seguir bién y hasta la siguiente.

Anónimo dijo...

Muy acertada la descripción de Ovidio, que destila fina ironía. Yo me adhiero a la bandera con el Toro de Osborne. Aunque bien pensado ¡para qué tanta bandera y tanta hostia!. En este país, cualquier símbolo solo se utiliza para marcar diferencias y no para unir, salvo cuando se juega al fútbol fuera de España y entonces la euforia puede con todo.

Németon dijo...

Bien por la columna, y por el comentario cachondo sobre las banderas, de Ovidio.
Queremos saber lo que hay detrás de la defenestración de Mario Gonzalez. Si alguien sabe algo que lo comente.