Blog de opinión y creación literaria de Paco Labarga

2 de noviembre de 2008

La reina monta un 'guiri-gay'

(La reina Sofía a lomos de un burro. Visto lo visto, me pregunto cuál de los dos tendrá más discernimiento)

Ahora que hace un frío de cojones y que el agua amenaza con echar al cubo de la basura las apocalípticas predicciones de los que aseguran que España será un desierto a no tardar; ahora que han llegado las heladas anheladas, para fastidio de los ecologistas y ‘al-goreros’ del calentamiento climático global; ahora, digo, ya podéis meteros el frío en los cojones, porque estoy pagando una barbaridad de gasoil y se ha puesto a un precio altísimo (el Altísimo Pau Gasoil). Zapatero, junto con sus coleguis extranjeros, ha acudido raudo y veloz a salvar a esa casta de delincuentes llamada banqueros, cuya principal ocupación es dedicarse a ganar dinero antes, incluso, de que los demás lo perdamos. Dicen que andan pergeñando un plan para salvar al mundo. Lo malo es que lo están diseñando los mismos que lo jodieron. Está muy de moda la práctica de recurrir a los inútiles y a los incompetentes para solucionar el problema que ellos mismos han causado con anterioridad. Un ejemplo, aunque hay cientos: Herrera y López se han propuesto arreglar lo de las cajas de Castilla y León, cuya jodida situación proviene en buena medida de la torpeza del propio Herrera y del predecesor de López, que es el mismo perro, aunque eso sí, con el mismo collar que Villalba. Ahora han buscado a unos tipos que se hacen llamar ‘Intermoney’ y cuyo nombre ya indica lo que van a hacer por las cajas: internacionalizar el 'money' (o sea, llevárselo muy muy lejos).
En un momento de lucidez, que seguro que ya se le ha pasado, Rajoy le dijo a ZP que “en España, además de bancos, hay empresas y españoles". Cada vez tengo más claro que Zapatero ganó las elecciones porque tenía como rival a Rajoy, si se hubiese presentado sin contrincante habría perdido.
No me extraña nada que un tal Larry Page, cofundador de Google haya dicho que “hay que intentar desarrollar la inteligencia artificial”, en el convencimiento de que la inteligencia natural es un fenómeno en clara regresión.
Éramos pocos y parió la reina: "Que a las uniones de gays no le llamen matrimonio, porque no lo es". No sé de qué se extraña, tampoco lo era el de su hija Elena con Marichalar y también lo llamaron así. Aunque pueda parecer lo contrario, a mí no me cae mal la infanta Elena, porque ama el deporte, ama a los caballos y ama la naturaleza, y ello pese a lo que la naturaleza le ha hecho a la pobre. ¡Qué lastima!.
En fin, me he quedado ‘perpléjico’ viendo cómo el PSOE salió con presteza en defensa de la reina ante los ataques del portavoz del PP, González Pons, que la llamó bocazas de forma velada, pero con mucha razón. El PSOE rescata bancos dando pasta a los que más tienen y defiende la Monarquía con tanta vehemencia como el peluquín Anson, mientras el PP critica esas medidas económicas y afea la conducta a la reina. El mundo al revés.
Cada vez que un político muere se habla de él como un estadista. Yo creo que, visto lo visto, necesitamos muchos más estadistas.
Así que cualquier plan para salvar al mundo tiene que pasar por eliminara a los políticos, que son la causa principal de la catástrofe mundial. Por eso cualquier plan que ellos mismos elaboren nace viciado desde el principio.
Y a todo esto, voy a hablar de terrorismo. Mis detractores me acusan de hacer apología del terrorismo, porque dije que si Pío Moa, en su época de terrorista, ayudó a acabar con algún hijoputa, al menos algo bueno había hecho. Lo mantengo. Prefiero cien veces a Pío Moa como terrorista que como historiador, seguro que fue más honesto e hizo menos daño cuando se dedicaba a la primera actividad.
Lo que para unos es un terrorista y un asesino para otros es un héroe o un libertador y, ya se sabe, en los inescrutables designios de Dios toda mala acción tiene su recompensa. Así que no me extraña que a la derecha de dios padre se sienten los asesinos y los terroristas, pues seguro que son muy de su agrado, porque son de su misma calaña.
No lo digo yo, lo decía Leon Bloy, acaso el responsable de tantos miles de asesinatos como cometió el zar de Rusia no fuera él, sino su mayordomo. ¿Quién lo sabe?.
De todos modos no hay que rasgarse tanto las vestiduras, porque terrorismos hay muchos y la misma doña Sofía, en su apertura desmesurada de boca, vino a decir que Bush era un terrorista, (pues llevó a su país a guerras de venganza y destrucción –o sea, puro terrorismo). Recuerdo al lector que sofía significa sabiduría en griego, aunque se ve que de 'sophia' sólo tiene el nombre. Acaso por eso la echaron de Grecia.
PD. Quiero rendir aquí homenaje a José María Cuevas, un hombre dialogante, gran dirigente y empresario, eso sí, siempre que esté muerto de verdad, porque cuando estuvo vivo no fue más que un falangista intolerante y detestable (aunque muchos no lo crean, también hay falangistas tolerantes, en absoluto detestables y que, además, me venden lotería con recargo, los cabrones).

17 comentarios:

Antihéroe dijo...

Gracias señor mío por la placentera lectura, y saludos a mi querido reino.

Artime dijo...

Otra columna para leer con resignación. Esperemos que pronto se le pase la 'gripe'...

Anónimo dijo...

Paco, eres un genio. Lo que me haces reir... actualiza con más frecuencia por favor, necesitamos leerte...

Anónimo dijo...

... pero qué levedad es esta a la hora de utilizar la palabra "genio" ?!?!?

... si seguimos bajando el listón, pocos quedarán por debajo.

Anónimo dijo...

Leyendo esto, y los comentarios laudatorios se da uno cuenta de hasta donde ha calado lo inane, como adjetivo y como sustantivo, aplicado a lo escrito, al que escribe y a los que lo jalean con el calificativo de 'genio'. ¿Alguien atisva un átomo de inteligencia, o genialidad en esta forma de razonar?. Pena, penita, pena..., y a moderar cualquier comentario, no vaya a ser que además, nos zahieran.

Anónimo dijo...

"Lo que para unos es un terrorista y un asesino para otros es un héroe o libertador y, ya se sabe, en los inescrutables designios de Dios toda mala acción tiene su recompensa. Así que no me extraña que a la derecha de dios padre se sienten los asesinos y terroristas, pues seguro que son de su mismo agrado porque son de su misma calaña."

Paco Labarga.
( El señor del "antihéroe" que le agradece la lectura placentera que le ofrece, y del Anónimo que quiere que actualice con mas frecuencia porque le hace reir y además le considera un genio.)

Hipatia dijo...

"Éramos pocos y parió la reina:..."

Estos monarcas no se dan cuenta de que el privilegio que tienen para gastar nuestros recursos, detrayéndolos de necesidades sociales más acuciantes – a esto se le denomina “vivir como reyes”- es a cambio de estar calladitos y manifestar públicamente solo aquello que el gobierno les indica; este es su compromiso.
Esta obligación les debe parecer aburrida y por eso se la saltan; unas veces, por torpes y relajados; otras, cuando se la meten doblada.
En esta ocasión el Opus, utilizando la ingenuidad borriquil de la consorte, intenta beneficiarse de la esperada reacción de la sociedad, creyendo que esta puede ser influida con estas memeces. Lo que no esperaban los filomonárquico-carca-rouco-reaccionarios que construyen la gran obra de dios es que publicar rebuznos trascendentes se toma a chirigota, sobre todo cuando vienen instrumentados en forma de proclamas reales.
Lo que preocupa es que la conducta inoportuna e irresponsable de estos parásitos vocingleros que viven a cuerpo de rey alimenta de algún modo la rebeldía ciudadana ante los impuestos, sobre todo en estos tiempos difíciles.
Así es que, por el bien de todos, la monarquía debería aplicarse su propio eslogan -de todos conocido- y no hacer el ridículo o, de lo contrario, irse al paro una buena temporada.

Anónimo dijo...

Amigo Paco, es usted malo hasta decir "basta". Pero se le toma cariño, que - al fin y al cabo - es de lo que se trata en esta vida...

Anónimo dijo...

El Anónimo anterior refleja mi propio sentir en relación a Paco. Sus columnas: un esperpento. Cada vez se observa un progreso degenerativo alarmente en lo que escribe. El razonamiento que traba sus columnas ha perdido la mínima coherencia no ya intelectual, sino puramente semántica. Si fuese el caso podrían constituir material importante para un estudio psiquiátrico del personaje. Por suerte, no ha llegado al punto de interés, para que merezca la pena esta dedicación de los profesionales de la cosa.
Sin embargo, se le coge mucho cariño porque dentro de ese 'corpachón' habita una buena persona. De esto, no hay duda. Si pensara lo que escribe y a quién quiere digirir su mensaje, seguro todo sería diferente. Pero, de lo que no estoy seguro es lo que resultaría si dijera todo lo que piensa... ¡Una bomba de destrucción masiva, seguro!. Es decir, que lo que nos llega, aunque no lo parezca, ha pasado su particuñar censura...

Nota: Hipatia, que descubre la secta 'filomonárquica-carca-rouco-reaccionaria', porque ha asomado la oreja tratando de aprovecharse de las declaraciones de la Reina, no le anda lejos. Aunque siempre tan exquisita...lo que es de agradecer.

Hipatia dijo...

Se percibe que a Labarga le gusta desorientar nuestra experiencia como lectores, sobre todo a la de quienes no se acercan ni remotamente a su pensamiento más sencillo; este hecho causa en estos la misma irritación que provocaba Gómez de la Serna en sus detractores.
En sus columnas se observan arquetipos de greguería, de desplazamiento de lo primario (primitivo) hacia lo que Walter Benjamín definía como “verdadero centro” alrededor del cual giraba el pensamiento de la Serna y gira –así lo creo- el propósito labarguiano y que, al fin y al cabo, no es otro que el de encontrar significado a la vida.
La frase de la columna de hoy, “…Zapatero ganó las elecciones porque tenía como rival a Rajoy, si se hubiese presentado sin contrincante habría perdido.”, es buen ejemplo de una greguería que no se anda por las ramas.
Siempre existirán prójimos a pares, aburridos donde los haya, que acudan a este relajado taller para calmar su víscera, tal que viejos censores, inquisidores y alcahuetas, carentes de olfato literario, que solo destacan por sus indolentes calificaciones y exabruptos, muy alejados del instruido juicio labarguiano.

Anónimo dijo...

Tiene Ud. toda la razón Hipatia. El análisis que hace sobre el estilo labarguiano puede ser compartido. Nadie niega su ingenio e instinto, para ofrecer puntos de vista distintos, a los que pudiera tener acceso un 'observador' plano, para describir, comentar o aprehender la realidad que le rodea y en la que se fija para ofrecerla en sus columnas. La frase que Ud. selecciona es un ejemplo claro de esa agudeza, e ingenio a que nos referimos. Y como esa muchas otras 'greguerías labarguianas'. Pero...¿cuántas lechugas se observan en el campo de coles de sus artículos?. Ahí, está la causa de la sentencia. La falta de reflexión o reposo en lo que vierte, desdibuja el mensaje que trasmite, dando la imagen de un conjunto caótico, que se salva por algún párrafo, frase o palabra de doble sentido cargada de ingenio que logra impactar en el lector. Y esto, nadie lo discute.
La columna que nos ofrece, desde mi punto de vista, es ejemplo de lo que comento. Con el respeto absoluto a la valoración idiológica que le merezca cada persona, personaje, concepto, institución, asociación, partido político, organización, sistema, asunto político, religioso, cultural, artístico, o de la vida misma, la coherencia de lo que se escribe, es obligada para hacerse valedor del respeto intelectual.
Si esta falla, o está condicionada a la temperatura emocional del momento, no es de extrañar que aparezcan esos "prójimos a pares, aburridos donde los haya, que acuden a este relajado taller, para calmar su víscera, tal que viejos censores, inquisidores y alcahuetas, carentes de olfato literario, que solo destacan por sus indolentes calificaciones y exabruptos, muy alejados del instruído juicio labarguiano", para poner en evidencia (desde su punto de vista, claro) las 'lechugas' indefendibles e intolerables con las que siembra sus artículos (medio elegido para comunicación con el lector anónimo entre el que me encuentro), y con las que hiere la sensibilidad de cualquier mente libre y no obcecada en el puro relativismo aquiescente para justificar lo imposible de mantener desde la coherencia.

Anónimo dijo...

No me parece adecuado tanto 'ditirambo' (en el sentido figurado de elogio exagerado) dirigido a Paco. Para poder calificar y valorar su estilo, es necesario apreciar consolidación en sus escritos y en su trayectoria; y esta, de momento es errática e incoherente (como alguien ha señalado ya). Si se aprecian arquetipos de greguería, por la imagen sorprendente que traslada en su prosa de algún aspecto de la realidad cuando escribe, a renglón seguido destruye de la forma mas descarnada y prosaica otros. Consecuencia, a mi parecer de su todavía inmadurez intelectual y contradicciones en la personalidad.
Vamos, que si hubiera que aplicarle a Paco una 'greguería', yo escogeriía esta: "Si te conoces demasiado a tí mismo, dejarás de saludarte".

Anónimo dijo...

… indefendible, intolerable, errático, incoherente, descarnado, prosaico, inmaduro, contradictorio (como alguien ha señalado ya)
¡… joder, Paco, qué de cosas eres además de un columnista genial!

Anónimo dijo...

Pues claro, Paco tiene una personalidad literaria totalmente poliédrica. Algunas columnas son geniales, otras no tanto, algunas 'greguerías labargianas' , son dignas de una antología, otras no pasan de 'paridas'. Algunas sentencias son fruto de un agudo ingenio, otras contienen una provocación irracional...Y, así para no parar en un largo rato.
¡Como la vida misma, y como le sucede a cada quisque...!. Y lo interesante es la aportación de cada observador para indicar cada una de las caras del poliedro. Tengo la sospecha, que todas le interesan al autor. Si no fuese así, no permitiría el uso libre de esta ventana para opinar. El filtro inteligente del lector y del propio Paco sabrá valorar las opiniones y comentarios.

Ovidio dijo...

Paco, ¡mira que eres cruel cuando te empeñas...!, tratas de 'burra' a la Reina (¿quizá porque es defensora de la especie a la que pertenece este inocente animal?), descubres lo contrario de belleza con lo que se adorna su hija Elena. No le das cuartelillo a Rajoy, ni cuando dice verdades como puños. En cambio de Zapatero te sale una 'greguería' que hace flipar a Hipatia. Das estopa a la casta de delincuentes llamada banqueros, a los políticos porque sin su eliminación no se salva el planeta. Vaticinas un negro resultado a ese empeño tan generoso de Herrera y López por rescatar a las Cajas de Castilla y León porque tú que tienes memoria sabes quién las jodió anteriormente. Te 'ciscas' en los que te cambian el clima, sin avisarte, o mejor confundiéndote, como los al-goreros, porque te hacen poner la calefacción mucho antes de lo que tenías previsto, y te hacen acordarte, y no para bien, del 'Altísimo Pau Gasoil', con lo buena persona que es. Y en fín, aclaras que prefieres a un terrorista que a un revisionista, lo que te ha puesto en la picota de alguno de tus lectores (menos Hipatia, que siempre te defiende). Y cierras con el obituario de Jose María Cuevas, un hombre dialogante, gran dirigente y empresario, pero un falangiiista intoleraaante y detestaaable de los de ¡arriba españa, coño!?, q.e.p.d., aunque nunca te vendiera loteria, que hay que ser benevolentes con los que se van.
En fín, una columna perfecta... si no fuera que la cita a León Bloy está equivocada. Una menudencia en tan erudita recreación literaria en la que ha nacido la 'greguería labarguiana' por obra y gracia de nuestra querida y culta Hiapatia. A partir de aquí ya no serán lo mismo tus columnas para los que te leemos. ¡A agudizar el ingenio!.

Anónimo dijo...

ahí tenemos de invitado por la crónica al sesudo pio moa de carne y hueso el maestro de los moas comarcanos

encarna hoy al sheriff de la novela del oeste enterrando al forajido obama antes de que este haya pegado un solo tiro pues preferido por turba de incondicionales progres por liberticidas sin afectos por inmaduros soñadores solo pueden derivarse catástrofes

debería el ínclito personaje dejar la novela y la historia y cambiarse al género de caballerías moderno, el noble género que defiende la matanza preventiva

de las sus bocas todos dizían una razón:
dios, qué buen labbarga, si oviesse buen señor

Anónimo dijo...

¿Se refiere Ud. a Hipatia en un surrealista ejercicio metafórico o al caballero de la triste figura que disfrazado de pio moa le ha trastocado alguna neurona confundiéndole hasta la alucinación y además borrándole de su cerebro los signos de puntuación gramatical hasta lograr que se exprese como lo haría un walter benjamin cualquiera después de haberse metido un chute, para describir al forajido Obama?. Por lo surrealista del filosófico 'dardo', mismammente...