Blog de opinión y creación literaria de Paco Labarga

28 de febrero de 2008

El vallenato de Rajoy y el 'de-bate' de béisbol

Mira que se lo tengo dicho una y mil veces: Los himnos los carga el diablo. Miren, si no, lo que le pasó a la Cultural con el de Quijano Padre. Pero, sobre todo, miren lo que le pasó a mi querido Mario Amilivia con aquel engendro de “Amilivia, Amilivia, tú serás de nuevo alcalde”... ¿y al final qué?, que ni alcalde ni hostias. Ahora el pobre Mario anda por tierras zamoranas.
Bueno, pues no escarmientan y van y le hacen a Rajoy, a ritmo de vallenato, una especie de himno de campaña unos tipos vestidos de mamarrachos que, más que cantar, hacen por la boca lo que deberían hacer por el culo.
En fin, por si Rajoy no se hubiera puesto suficientemente en ridículo con la niña esa de los cojones, que es la nueva niña del exorcista, un remedo de la Carmencita Franco dirigiéndose a los niños patrios y del mundo, ahora se fotografía con unos colombianos autores confesos del adefesio. Yo me pregunto si a éstos les habrá hecho firmar el contrato de inmigración, porque en tal caso deberían expulsarlos inmediatamente por flagrante delito horrísono.
Creo que Rajoy lo tiene bastante jodido, en buena medida por culpa de esta presunta cancioncilla de inspiración caribeña y que nunca debió salir de allí.
Creo que el bueno de Mariano anda un poco 'demodé'. Las niñas de ahora no aspiran a una educación bilingüe ni a una vivienda, sino que aspiran cocaína y aspiran a ponerse hasta el culo de piercings, tatuajes y a pescar a un notario o un registrador que les pague las facturas incluso después de divorciadas. Mariano, querido, abre los ojos, que vives en otro país.
No me gustó el primer debate. Me habría gustado más que se hubiesen liado a hostias con unos bates de béisbol o unos garrotes, como en el cuadro de Gregoria (No tengo tanta confianza con ella como para llamarla Goya). Así la cosa cuadraría mejor con la verdadera naturaleza del esperpento: ‘de-bate’.
Por cierto, el otro día me dijo un alcalde del PP, al que tengo un gran aprecio, que desde que Zapatero se tomó el ‘caldito’ con el nuncio parece que ya no hay ningún problema entre la Iglesia y el Gobierno.
Joder con el ‘caldito’ de los cojones. Se apretaron un ágape pantagruélico, con Ribera del Duero, Rías Baixas y, jódete, Moët & Chandon. Vamos, para acabar cantando el ‘Asturias, patria querida’. No me creo que ZP haya engañado a los sotaniformes, porque tienen el culo más pelao que una rata vieja. Así que lo único que se me ocurre es que les haya ofrecido pasta gansa a espuertas, que para ellos es como la gasolina para los vehículos.
El caso es que tan belicosos como eran y míralos, ahora parecen mansas corderas (¡Ay, cordera!, que te llevo ‘pa’ la era).
Lo de los mítines, como siempre, un coñazo. Herrera estuvo en Flores del Sil y no se lo organizaron nada bien, pues había sólo 500 personas y la mayor parte de edad provecta. La cosa cantó mucho, porque al día siguiente ‘Alfonzo’ Guerra (‘mihenmano’) casi revienta el pabellón del Toralín y se montó, en plan Club de la Comedia, un show de puta madre que, por lo menos, rompió la 'mono-atonía'.
Los mítines me han servido para saludar a mucha gente del PP y del PSOE que me cae bien y a la que no tengo muchas ocasiones de ver por aquí. A estas alturas de mi puta vida la gente me cae bien o mal sin saber muy bien por qué, pero es seguro que no tiene nada que ver con el partido político al que pertenecen. Dicho esto, también hay mucha gente que me cae mal o, de otro modo: hay más hijoputas que tejas y que ventanas y están desperdigados de forma aleatoria por todo el espectro político y social.
Lo que pasa es que, al final, también hay gente con la que me descojono y eso compensa muchos otros sinsabores.
PD. De cara a las elecciones lo mejor que puede pasar es que dios no reparta suerte, porque es muy rencoroso y seguro que unos días antes nos manda una catástrofe con decenas de muertos. Dios, ETA, Al Qaeda... los mismos perros...
Otrosí digo: Fidel Castro venía siendo desde hace mucho tiempo el 'Coma-andante'. Ahora ya sólo es un cadáver insepulto. ¡Polvo somos! (coca, concretamente)

21 de febrero de 2008

Si eres de Santiago vota a Fumeiro


Ni ellos mismos se ponen de acuerdo. Decían en 2003 que el mar iba a inundar Venecia, provocando una catástrofe sin precedentes, y ahora nos cuentan que el nivel de ese mismo mar ha bajado 80 centímetros y ha dejado visible el fango de la mitad de los canales que surcan esa cloaca renacentista que es la ciudad italiana. Los propios medios de comunicación, que indefectiblemente son medios de manipulación, dicen una cosa y la contraria sin rubor y, lo más probable, es que tanto en un caso como en otro mientan a sabiendas. Hasta tal punto llega la demencia, digo la vehemencia con que defienden algunas posturas, que los periodistas mienten por exageración (sin contar las faltas de ortografía, ver la 'excasez' del pie de foto reproducido textualmente). Así, en el texto de abajo, aparecido en un conocido periódico, se afirma, nada menos, que la falta de agua potable causa cada año la muerte de 2.200 millones de personas. ¡LA REHOSTIA TÚ!


Reproduzco también una de las entradas del magnífico blog del climatólogo Antón Uriarte (http://antonuriarte.blogspot.com/):


Sunday, April 08, 2007
Ahogo
"Me siento desolado estos días. Apenas me apetece ni escribir el blog. La marea de fanatismo, de mentiras altisonantes y de tonterías me ahoga. Los científicos del régimen, uno a uno, se van bajando los pantalones. Me parece a mí que esto es como el nazismo en su punto de eclosión triunfante.No sé qué deberíamos hacer. Quizás nada.He visto estos días en la prensa la imagen de la Punta de la Dogana, el antiguo edificio de aduanas de Venecia, en donde va a ir un nuevo museo. No sé cuántos millones ha tenido que poner Pinault, un multimillonario francés, contra el Guggenheim, para lograr que vaya ahí otra de sus coleeciones de arte. Me voy para allá. Es un buen sitio para acabar y ahogarse".

Se trata, como se ve, de un texto casi profético: los augures, llaménse Al Gore, ecologistas, periodistas, políticos u otra clase similar de delincuentes, son en realidad pájaros de mal agüero para quienes lo importante de verdad es mantener acojonado al personal. En momentos así recuerdo al cobardón de Rajoy, que para una cosa juiciosa que dijo en su puta vida, respecto a lo del cambio climático, fue y acto seguido dio marcha atrás, en una bajada de pantalones y un ulterior 'coitus interruptus' monumental.
En fin, dado que se acercan las elecciones, yo propongo votar a quien más toque los cojones. La democracia en sí misma es un intolerable abuso de la estadística, una ficción consistente en creer que más de la mitad de la gente tiene razón más de la mitad de las veces.
En este contexto, lo más aconsejable no es votar a quien mejor te caiga, sino votar a quien sabes positivamente que más va a dar por el culo a tus enemigos o, simplemente, a quienes te llevan la contraria. Yo así pienso hacerlo: antes que votar a alguien yo prefiero votar contra alguien.
Por qué sostengo esto, por una razón muy sencilla: si los inmigrantes ilegales pudieran votar, tal vez votaran a Rajoy, pues es el único que les ha ofrecido un contrato. Sin embargo, temo que ‘Registrator’ les cae casi tan mal a los sin papeles como a los homosexuales, a los catalanes, a los camareros y a los vascos. No es que Zapatero les caiga muy bien, pero lo votarán por meterle un dedo en el culo al de la gaviota.
En el caso de los votantes del PP pasa lo mismo: la mayor parte de ellos votarán el 9-M en contra de ZP, de Zerolo, de los maricones y de los ‘eutanasios’.
Por cierto, el eslogan "Razones para creer" del PSOE es una verdadera cagada, porque creer es una cuestión de fe, totalmente alejada, cuando no contrapuesta, a la razón. No hay razones para creer ni en dios ni en su puta madre y mucho menos en Zapatero. Si lo que quiere un político es fe o, lo que es lo mismo, fidelidad perruna, que se meta cura. Y esto no sólo vale para Zapatero, pues también recuerdo la estulticia de Aznar cuando dijo: "Míreme a los ojos y créame que le digo la verdad: Irak tiene armas de destrucción masiva". Sólo le faltó añadir "está usted ante una de esas armas". En el pecado llevó la penitencia, el pobre... Rajoy, no él.
PD: Ahora el PSOE también se ha sacado de la manga otra perla en forma de consigna electoral: "Vota con todas tus fuerzas". Parece un mensaje para los que sufren estreñimiento. Me parece indudablemente superior aquel grandioso eslogan de Tip y Coll: "Si eres de Santiago vota a fumeiro".

14 de febrero de 2008

Jenofonte, los Diez Mil y las alubias de La Bañeza

Casi sin querer reparo (neumáticos) en que este blog ha llegado a las 10.000 visitas y me he puesto más tierno que una madre comiendo alubias de La Bañeza el Día de la Madre. También me he puesto ‘melalcohólico’ con esta ‘Expedición de los diez mil’, que me lleva a recordar los años de mi tierna adolescencia en los que leía con avidez la Anábasis (La Expedición de los Diez Mil), de Jenofonte, aquel discípulo de Sócrates y amigo de Platón que convirtió la inmensa cagada de una derrota de mercenarios sin rumbo en una epopeya inmortal. No sé por qué en los momentos de felicidad, que son pocos y espurios, mi mente vaga vaga vagamente por los recuerdos de la colina de Hisarlik, donde la Troya de Príamo y Héctor resultó arrasada por el empuje de unos guerreros que aún eran más micénicos que griegos y, aun antes, habían sido un simple remedo de los cretenses. No entiendo dónde está la justicia deífica que permitió que unos bárbaros espartanos al mando de bestias sanguinarias y sedientas de poder, como Aquiles y Agamenón, sembraran la muerte y la destrucción de los refinados troyanos.Hoy todo son ruinas: Cnossos, Argos y Micenas, desde el mégaron hasta las tumbas de los atridas y las del tumbo circular, pasando por la Puerta de los Leones. Y más ruinas: las murallas de la inexpugnable Troya y, después Esparta y Atenas. Menelao, Odiseo, Anaximandro, Jenofonte, Platón, Sócrates... Ya son todos nada más que el recuerdo de una sombra, la sombra de un recuerdo, el recuerdo de un recuerdo, la sombra de una sombra.Desde el templo de Afaia en Égina se adivinan los templos de la Acrópolis de los atenienses y el más alucinante de todos los templos griegos: el de Poseidón en Cabo Sounion, desde donde una tarde vi ponerse el sol. Veo con desasosiego que la guerra del Peloponeso, que narró Tucídides y que yo leí con bastante más esfuerzo que la Ilíada, se repite una y otra vez, porque los hombres apenas son homínidos salvajes entregados a todo tipo de instintos, pasiones e impulsos. Algunos de ellos, tal vez los más bajos, irracionales y sórdidos son los impulsos religiosos. Nada ha cambiado. Cada vez que aterrizo en este mundo de bípedos repugnantes al que he sido arrojado, por utilizar la expresión de Empédocles, el genio loco, compruebo que la guerra de Troya y la del Peloponeso son eternas, como la Odisea, y me viene a la cabeza el Ulises de Joyce, tan alabado, tan denostado, tan incomprendido y genial. Frente a los muros de la Biblioteca de Celso, en Éfeso, y también cuando medía las gradas del teatro de Epidauro, para comprobar si era cierto que se había construido respetando la divina proporción, el Número de Oro, caí en la cuenta de que desde que el mundo es mundo, y desde que los cabrones de los hombres inventaron a los cabrones de los dioses, siempre ha habido una ley inmutable, un principio inmarcesible: El mundo es un puto jarabe. ¡Agítese antes de usarse!
PD. La fotografía de arriba la tomé un día que contemplé cómo se ponía el sol desde el templo de Poseidón en Cabo Sounion, a unos 30 ó 35 kilómetros de Atenas.

11 de febrero de 2008

Romanones y los artistas de los... madrugones

Hoy me apetece comentar el titular de arriba, publicado recientemente en un periódico de la provincia. Ya lo dijo Mariano en su día, citando a Romanones (tócame los...): ¡qué tropa!. Resulta que intentamos ayudar al pobre Rajoy y vamos y la cagamos diciendo que quiere expulsar a los extranjeros que ‘comentan’ delitos. O sea, tú eres afganoandorrano o ‘pajistaní’ y vas y le comentas a un colega que un tipo robó en una joyería y, como te oiga un ‘municipote’ o un delator, estás jodido, porque te echan a tomar por el culo de aquí.
Digo yo que será un error, pero hay tantos errores bienintencionados que uno ya no sabe en qué creer, aunque diga Zapatero en los carteles que hay razones para creer (que ya parece un obispo el jodido), porque, sin ir más lejos, yo escuché a Arias Coñete, digo Cañete, aquello de lo buenos que eran los camareros de antes y que los de ahora no saben ni traerte una ‘manteca colorá’ (cerdo; la manteca, no el camarero, o sí). Y luego nos vino el propio Rajoy con lo de los artistas que se levantan a las siete de la mañana y no llegan a fin de mes. Seguro que se refería a la Espe, que ya dijo en su día que también ella tiene problemas de ese tipo.
Lo de la propiedad intelectual y lo del canon digital es una puta mierda, es verdad: puestos a ello, también debería pagarse un canon a los periodistas cada vez que alguien lee una noticia redactada por ellos. Habrá quién diga que escribir en un periódico es fácil, pero júzguense casos de evidente incompetencia, como el que indicaré abajo o como el del rector Penas, que no hace mucho nos regaló con una carta en la que había al menos 30 faltas o 30 sobras, si bien, en rigor, sobraba toda la carta en sí. Sí, cualquiera escribe hoy en día... y se nota.
Así que no hay que fiarse. A Rajoy le salen ahora muchos amigos, pero algunos son de poco fiar y le van a arruinar la carrera política. Arremetiendo contra los maricones, los negros y los marroquíes, que es realmente a quienes van dirigidas todas las soflamas sobre la inmigración, no va a lograr mucho más allá del voto de unos pocos jubilados que, por otro lado, ya le votan.
Ahora también se ha sacado de la manga lo de los niños delincuentes, pero, en cambio no ha dicho nada de perseguir a los otros delincuentes que no son negros ni islámicos ni menores, sino empresarios que practican el terrorismo laboral, alcaldes corruptos (valga la redundancia), banqueros (valga la redundancia), traficantes de drogas, de armas y de mujeres... ¿qué pasa con ellos?
En caso de perder, Rajoy siempre puede consolarse pensando que dios también odia a los negros y a los maricas y protege a los corruptos y a los asesinos. A lo mejor con eso le basta.
Sabido es que no suelo respetar mucho a las personas. En general me dan náuseas. Pero a los bobos directamente los soporto menos aún, si cabe. Viene esto a cuento de un apestoso artículo que firma en un diario provincial un tal J. A. B. de P. en el que afirma que “la Iglesia no busca inmiscuirse en la política ni en el gobierno, pero exige el respeto por parte del Estado a la conciencia y a las creencias de los cristianos”.
En ‘apoya-dura’ del desvarío mental declara con fruición que los ataques a la Iglesia tienen mucho que ver “con la mala conciencia del nutrido grupo de excuras y exseminaristas que nutre las direcciones de los partidos”. Que es como si yo dijera que su acendrada defensa de los sentimientos beatíficos e inocuos de la Iglesia proviene del sentimiento de culpa que el autor del excremento intelectual tiene por haber sido en otra época un comunista radical y recalcitrante, que tal parece, pues no hay peor cosa que un piojo resucitado.
Seguro que cualquiera que me lea no recuerda ni un solo caso en que la secta ‘sotánica’ se haya inmiscuido de propósito en los asuntos del estado. Seguro que no.
PD: Ya se sabe que no hay nada peor que un bobo adulterado por el estudio.

7 de febrero de 2008

'Episcopalios': más 'pepistas' que el PP





Hoy me sale del alma hablar de cosas humorísticas, como la Iglesia, la violencia, el terrorismo y los asesores de Rajoy. Humor negro, cruel, español si se quiere, pero humor al fin:
No sé a qué viene tanto empeño en que haya un debate entre Zapatero y Rajoy. Vistas las circunstancias, con quien tiene que debatir Zapatero no es con Rajoy, sino con el hematoma (cardenal) Cañizares, que es más ‘pepista’ que el PP y desde el púlpito anda ordenando a los católicos que voten al partido de la gaviota para que se acaben de una puta vez el aborto, el divorcio, los matrimonios de los ‘maricones’ y las lesbianas, las sedaciones irregulares, el diálogo con los terroristas y hasta las películas de los Bardem (que esto último hasta tiene un pase).
Lo que no entiendo muy bien es por qué esa animadversión de la Iglesia contra el terrorismo, si, a fin de cuentas, por muchos asesinatos que cometa ETA o que cometa Al Qaeda, nunca llegarán al número de asesinatos cometidos por la Iglesia con el nombre de Dios en los labios (a dios rogando y con el crucifijo dando). La violencia ésa de la que tanto abominan los obispos es tan consustancial a la Iglesia como el propio dogma de la Trinidad (a la que yo llamo 'la Trini').
Resulta escalofriante la lectura de textos del Antiguo Testamento que narran con sumo encarnizamiento y frialdad las matanzas sangrientas de pueblos enteros ( por ejemplo Sam. 15 y 16), incluyendo mujeres, niños, niños de pecho, ¡incluso los animales!. Pavorosos genocidios, fruto de la obediencia del pueblo hebreo al mandato de su dios que, no se nos olvide, es el mismo que el de Cañizares (y puede que hasta también el de Casillas). Un ejemplo: el Señor le dijo a Moisés: “Toma a todos los príncipes del pueblo, y ahórcalos ante Jehová delante del sol, y el ardor de la ira de Jehová se apartará de Israel” (Núm. 25:4). Cuando un israelita trajo ‘desvergonzadamente’ a una mujer moabita a su tienda, Finees, el nieto del sacerdote Aarón, tomó una lanza, entró en la tienda y, encontrando a la pareja en flagrante delito, “los alanceó a ambos, al varón de Israel, y a la mujer por su vientre”.
El Antiguo Testamento es verdad revelada, dictada directamente por dios a los hombres. Pero también es verdad revelada por dios a los evangelistas el Nuevo Testamento, y también en él abundan las obscenidades de este tipo, aunque realmente no sabemos ante qué notarios fueron otorgados ni uno ni otro testamentos.
Quienes se autoproclaman, sin fundamento alguno, defensores de la vida y de la familia, deberían recordar pasajes tan jugosos como éste: “Si alguno viene a mí, y no aborrece a su padre, y madre, y mujer; e hijos, y hermanos, y hermanas, y aun también su propia vida, no puede ser mi discípulo” (Luc. 14:26).
Veamos esta otra joya: (Mateo 10:34 al 39), “No penséis que he venido para traer paz a la tierra; no he venido para traer paz, sino espada”; “Porque he venido para poner en disensión al hombre contra su padre, a la hija contra su madre, y a la nuera contra su suegra”; “El que ama a padre o madre más que a mí, no es digno de mí; el que ama a hijo o hija más que a mí, no es digno de mí”; “y el que no toma su cruz y sigue en pos de mí, no es digno de mí”. El rollo patatero acaba con esta apoteósica llamada a la guerra santa o 'yihad cristiana': “El que halla su vida, la perderá; y el que pierde su vida por causa de mí, la hallará”.
Son algunos ejemplos explícitos de las malignas intenciones que el ‘bondadoso’ dios de Cañizares y otros ‘episcopalios’ (Episcopalio: obispo que llevó a Franco bajo palio) alberga contra el género humano. Por eso el exégeta P. C. Craigie reflexionaba con pesadumbre: “No encontré nada que pudiera dar respuesta a mi pregunta, es decir al miedo teológico que yo sentía porque Dios y la guerra parecían ser una misma cosa”. No te hagas pajas, colega, dios y la violencia son una misma cosa. Por eso no hay tanta diferencia entre los terroristas y los defensores de dios. ¿O es que en el nombre del dios de Cañizares no fue arrasada Europa y parte de Oriente, no se organizaron las Cruzadas y después tantas otras cruzadas de variada tipología, no se instituyó la Inquisición ni la bendición de los caño­nes nazis por Pío XI ni tantas bendiciones sobre tantas otras persecuciones y empresas instigadas por sus prede­cesores en los cinco continentes mientras sus acólitos comulgaban?
Por si lo antedicho no bastara, reproduzco aquí un fragmento de una carta espeluznante de los obispos españoles a sus colegas del mundo: “Es tal la condición humana y tal el orden de la Providencia –sin que hasta ahora haya sido posible hallarle sustitutivo– que siendo la guerra uno de los azotes más tremendos de la humanidad, es a veces el remedio heroico, único, para centrar las cosas en el quicio de la justicia y volverlas al reinado de la paz. Por esto la Iglesia, aun siendo hija del Príncipe de la Paz, bendice los emblemas de la guerra, ha fundado las Órdenes Militares y ha organizado Cruzadas contra los enemigos de la fe”. ¡LA HOSTIA!, tú.
Así que, Cañizares, deja de dar lecciones y tápate un poco, porque con ayudas como la tuya y de otros como tú el pobre Rajoy se va a dar una hostia monumental el 9-M.
Y es que a Rajoy lo veo yo flojo y me lo están arrastrando la Espe, Zaplana y Acebes hacia posiciones insostenibles, sin darse cuenta de que la una quiere ser su sustituta y los otros dos pretenden salvar su propio culo ante la cantidad de ineficacias y cagadas que han protagonizado.
Rajoy, que siempre acusa a Zapatero de ocurrencias e improvisaciones, y no siempre sin fundamento, sale ahora con que quiere hacer firmar a los inmigrantes un “contrato de integración” por virtud del cual el inmigrante se compromete, bajo pena de expulsión, “a cumplir las leyes, respetar las costumbres, aprender la lengua y pagar sus impuestos como todos los demás”. Vamos, no me jodas Rajoy, este contrato se lo pasas tú al rector Penas, o a cualquier político, constructor o banquero y acabas deportándolos sin remisión, porque no lo cumple ninguno. Como vayas por ahí acabarás no sólo en la oposición, sino en la puta calle y acusado de racista y xenófobo. Mira que con lo juicioso que me pareciste con lo de la falacia del cambio climático, ahora vas y la cagas. ¿Pero a ti, quién cojones te asesora?. Reflexiona, Mariano, cambia de camello o lo que sea, pero cambia, que te pierdes.
PD. Dice Esperanza Aguirre que Gallardón no quiere darle un beso. Será para no vomitar.