Blog de opinión y creación literaria de Paco Labarga

29 de enero de 2009

Conciliar a Darwin y a dios (adiós muy buenas)

(Véase el titular: ¿qué es el 'transfugismo'?, un 'juevo' colgando y otro lo mismo)
El otro día asistí al acto de nombramiento del popular locutor ponferradino Luis del Olmo como Hijo Predilecto del Bierzo. Hizo un discurso muy sentido y llegó a decir que cuando se muera quiere que parte de sus cenizas sean esparcidas por el monte Pajariel. Digo yo que qué necesidad habrá de contaminar aún más esta comarca ahíta de polución, de polución de mierda, no de semen, aunque son casi igual de perniciosos el uno que la otra.
El Bierzo rezuma contaminación por todas sus hendijas y si Del Olmo la quiere tanto, mejor que llenar de tóxicos el Pajariel, una vez finado podría donar sus restos a la futura planta de coincineración que la ‘cementeria’ Cosmos proyecta instalar en Toral de los Vados (permanentes), habida cuenta de que, según los promotores de este horno de mierda (a través de una fundación ‘oximórica’ denominada ‘Cemento y Medio Ambiente’ -Cema), la “valorización energética” de residuos en las plantas cementeras, como llaman de forma eufemística y engañosa a la quema de basuras, reporta numerosos beneficios al medio ambiente. ¡Jódete!, confunden de propósito el medio ambiente con su cuenta corriente y ni siquiera se sonrojan.
En fin, tras el varapalo del Supremo a los objetores a Educación Para la Ciudadanía, éstos ya piensan en acudir al Tribunal Constitucional y, en su caso, al de Derechos Humanos, de Estrasburgo. Yo propongo que, ya puestos, planteen una objeción de conciencia a otras disciplinas, tales como Ciencias Naturales, pues a fin de cuentas la teoría de la evolución de las especies contradice de plano a la verdad revelada del creacionismo bíblico, por más que los teólogos (que a la postre son todos teleólogos, porque sólo tienen un objetivo final, demostrar la existencia de dios, aunque para ello haya que destruir ‘el mundo’, ‘el país’ o ‘público’) se empeñen en conciliar a Darwin y a dios (adiós muy buenas).
También podría objetarse a la Física, pues demuestra que en la creación del Universo nada tuvo que ver dios. Se me argumentará que el mismo Einstein dijo que “dios no juega a los dados”, cosa que yo admito, porque el muy borracho y cabrón juega con nosotros a la ruleta rusa, y caemos como moscas.
También podrían los padres negarse a que sus hijos e hijas fueran a clase de Educación Física, o como cojones se llame ahora el engendro, pues en ella las mujeres lucen piernas y tetas y, como sostiene algún juez, eso puede incitar al usufructo y hasta servir de circunstancia atenuante en caso de violación. Y qué decir de la Historia, de la Literatura y de la Filosofía, que son todas una pura manipulación. Nadie querrá que recuerde la nauseabunda basura educativa que me hicieron tragar durante mis estudios. Yo me pregunto dónde hostias estaba entonces el tal Benigno Blanco, del FFF, (el Foro Filatélico de la Familia) y los curas y obispos que ahora reclaman a base de fraseologíapulpítica’ una libertad ideológica que, mientras tuvieron ocasión, jamás reconocieron a los demás.
En el fondo (de inversiones) toda actividad docente y todo conocimiento, hasta el del lenguaje, presuponen una orientación moral que, por lo visto, el señor Benigno Blanco conoce mejor que Zapatero y que los jueces del Supremo, porque, según proclama, él sabe distinguir la moral buena de la moral inmoral, por llamarla así mediante otro ejercicio ‘oximórico’.
El tal Benigno se afana ahora en un puritanismo que nada tiene que ver con la moral, porque se le acabó el chollo político que en su día tuvo con el PP. Sus convicciones no van más allá. Digamos que su ‘telos’ (también es teleólogo en ese sentido) es ser un grano en el culo del gobierno. A él le gustaría ser un carcinoma, pero no pasa de ser un tumor Benigno. Por cierto, cuando Benigno estaba en el macho del gobierno jamás le oí yo exigir que se derogara la ley del aborto, porque el aborto, por lo visto, no era malo de suyo entonces, sino que se ha vuelto inicuo y pernicioso sólo tras la llegada al Gobierno de ZP.

PD. Para quien esté cansado de los juegos de palabras y palabrejas inventadas les diré que el término ‘oximórica’ es inventado, pero alude a la figura literaria muy conocida en poética como oxímoron. Hace referencia a términos que siendo contradictorios aparecen unidos, como agua seca o luz oscura. Hay muchos otros, como inteligencia militar, político honrado... Ahora se está imponiendo un nuevo concepto oximórico: calentamiento frío. Los apóstoles del calentamiento global, al que en invierno prefieren llamar cambio climático, dicen ahora que el calentamiento global puede explicar el enfriamiento que estamos viviendo. Sí, y Santa Teresa cuando tomaba miel con hachís veía a dios y lo contaba, eso sí, lo contaba como dios, no como otros muchos, tales como los dos que cito a continuación, que lo cuentan que da puro asco.

Otrosí digo. Si la buena literatura y la buena música crean adicción, Gamoneda y Halffter han encontrado la cura perfecta. Estoy faltón, qué le voy a hacer.

23 de enero de 2009

El chivo 'espiatorio' de la Espe

Luego se quejan los sindicatos de que la sala de autopsias del Hospital del Bierzo es insalubre: como ‘pa’ no serlo, si en ella le hacen autopsias hasta a las parideras (véase la alarmante noticia publicada en un diario centenario de la provincia. Aunque en honor a la verdad al día siguiente rectificó mediante una tímida fe de erratas -de alcantarilla, Murcia).
Cambio de tercio. Andan por ahí unos tipos que se autoproclaman ateos colocando en los autobuses un eslogan que asegura que probablemente Dios no existe,¡cómo se puede decir ‘mesejante’ majadería!. Por supuesto que existe. Un puto mundo de mierda como éste no puede ser el resultado de la probabilidad o de la casualidad: por fuerza ha tenido que ser concebido y creado por una mente demente, abyecta y psicópata, por un cabrón, en definitiva. Dios existe y es inicuo, aunque no lo proclame ningún autobús ni lo ponga en ningún cartel (de Medellín).
A otra cosa. Con el debido respeto, estoy de Obama hasta los cojones. Me tiene negro. Mira que me he pasado los días viendo snooker por televisión y releyendo la trilogía de Orestes (la Orestiada), de Esquilo, con tal de que no me dieran la turra con los prodigios del nuevo profeta y salvador del mundo. Pues nada, no me he podido librar ni por asomo.
No le profeso un gran cariño a Obama. Me estomaga tanta sensatez, tanta bondad: un hombre con un brillante curriculum en Harvard, con una mujer tan cariñosa, inteligente y ejemplar, con unos hijos tan maravillosos y bien educados, fiel al amor, a las tradiciones y a su raza tiene que ser por fuerza un impostor... ¡buaag!, tan dulzón, que es ‘pa’ vomitar.
Un tipo así seguro que es un hipócrita. Nadie puede ser tan perfecto. Algún día conoceremos la realidad gracias a alguna becaria mamandurriera o a algún otro espécimen de parecido jaez y nos descojonaremos de nuestra propia estulticia en una caída del guindo tan espectacular como la del caballo de San Pablo. Lo cual me recuerda un amigo mío que, precisamente, no se cayó del caballo, sino que cayó en el caballo y ahora anda todo el día p’arriba y p’abajo o 'drogao' o con un mono de la hostia.
Hablando de monos: a mí no me gustan nada los monos, ningún tipo de mono, incluyendo las palabras que contienen mono, como monóxido (prefiero el dióxido, de carbono), monogamia o monoteísmo. Bien mirado monogamia y monoteísmo son lo mismo (la monogamia no es otra cosa que un monoteísmo sexual y el monoteísmo es una monogamia religiosa). A algunos les parece muy honesta y muy graciosa la monogamia, sexual o religiosa, pero a mí me parece una frivolidad, porque es como si a uno le gusta la tortilla más que a un político un soborno y sólo comiera tortilla todo el día y para más ‘güevos’ guardara en un armario otras 500 tortillas para ir matando el gusanillo. ¿Estúpido, no? Pues eso.
Algo anormal y tosco hay en Obama (como en aquel Golem que creó mediante fórmulas cabalísticas el rabino de Praga y al que dedicaron un poema magnífico y abrumador Borges, un ensayo no menos inquietante Gershom Scholem y una novela alucinante y sin par Gustav Meyrinc), porque no vale ordenar el cierre de Guantánamo so pretexto de que allí se torturaba y no emprender acción alguna contra los que lo abrieron y los que torturaron. Nunca habrá justicia en el mundo, pero mucha menos mientras no sean juzgados por crímenes contra la humanidad Bush, Blair y Aznar, y, hasta ahora, ni Obama ni Zapatero han movido un dedo en esa dirección.
Por otro lado, Obama, siendo americano, una nación de ex convictos, no puede ser tan progre y tolerante como se vende. En fin, ya veremos cómo opera la CIA en el futuro y hablaremos.
Lo malo es que hay otros muchos impostores que no son Obama: leo en el mismo periódico de las autopsias a las embarazadas lo siguiente: “Sucedió que aquel niño tenía alma de poeta y aquella huella en la memoria se convirtió en palabra”. Se refiere el párrafo a Antonio Gamoneda, quien, presuntamente, veía pasar de niño a los rojos que iban presos a San Marcos. Aseguran que el tal Gamoneda dice que eso lo marcó para siempre y eso que no tenía más de seis o siete años. A partir de ahí se dedicó a luchar contra el régimen de Franco desde un cómodo despacho en la Diputación de León y cosas así. Pero eso sí, llevaba mucho dolor por dentro. Este Gamoneda es uno de esos tipos que no teniendo nada que decir van y lo dicen. Después llegó Zapatero, del que se hizo muy amigo, y le regaló el Cervantes y en esas andamos: como ya no tiene futuro se está forjando un pasado. Pero ya se sabe, colega, la falsa ‘ga-moneda’ de mano en mano va y ninguno se la queda.
PD. En la casa madrileña de la Espe alguien estaba montando una CIA de andar por casa. Total, que la cosa es que espiaban a sus propios compañeros de partido. Ahora dice Aguirre (la cólera de Dios) que ella se enteró por los periódicos (como en su día Felipe y Guerra de lo suyo). Le salva que tiene como cortafuegos a un tal Granados, al que ya todos llaman el chivo ‘espiatorio’.

12 de enero de 2009

¡A empalmarse!, ¡ar!

(El caballo también presenta armas en el desfile de la pascua)
Para un pueblerino como yo un viaje a Madrid es altamente aleccionador, porque te permite comprobar que desatan más pasiones las consolas que los consoladores, acaso porque los videojuegos refuerzan más la autoestima y el amor propio que el propio amor propio (la masturbación).
En fin, el viaje a Madrid también me sirvió para comprobar que el patriotismo patrio se reduce a cuatro viejos y a numerosos latinoamericanos (antes sudacas) a los que seduce sobremanera la pompa de los desfiles militares (una pompa que a la postre siempre se torna una pompa fúnebre). Quiero decir que, por pura casualidad, asistí el pasado 6 de enero al desfile de la Pascua Militar, frente al madrileño Palacio Real, exactamente donde se reúnen los nostálgicos franquistas y falangistas cada 20-N. El desfile me sirvió para roborar que la música militar es como la inteligencia militar, un contrasentido, un oxímoron (como el agua seca, los sonidos del silencio o la música de Cristóbal ‘Hamster’).
A mi admirado Pedro Jota Calvorota la Pascua Militar sólo le sirvió como pretexto para hacer la pascua a la ministra de Defensa (Carme Chacón), y todo por un quítame allá esas pajas (o masturbaciones) sobre lo inconveniente del atuendo de la Chacón. Tengo que decirlo, porque, si no, reviento. Por muy ridículo que le parezca el ‘smoking’ de la ministra, seguro que es mucho menos ridículo que el chaqué que vestían los caballeros (por llamar de algún modo a los políticos, hombres de estado y de la realeza allí presentes). El chaqué será protocolario y la puta que lo parió, pero con él parecen todos pingüinos, lo cual no es del todo impropio, ya que, en efecto, la mayoría son como pájaros bobos... y, a mayores, horteras. En todo caso, si la ministra hubiera ido vestida de Ágata Ruiz de la Prada, Pedro Jota no la habría criticado, por muy estrafalaria que resultara; y es que vemos la paja (o masturbación) en el ojo ajeno y no sé que de una viga en los cojones.
Lo que me queda claro es que Pedro Jota no es partidario del ‘smoking’ de la ministra (digamos que es partidario del ‘no smoking’). A Pedro Jota le parecen más apropiados los modelitos tipo Exuperancia.
No entiendo, sin embargo, por qué en estos tiempos de modernez se meten tanto con los trapos de la ministra y por qué nadie ha osado aún criticar la anacrónica indumentaria militar, que es fea, pero horrorosa (con esa especie de fregonas en la cabeza) y se contempla con pavor y estupefacción, como recuerdo deletéreo de que el ejército español para lo único que ha servido a lo largo y lo ancho de toda su historia ha sido para masacrar a los propios españoles, pues cuando tuvo que defender en el exterior los llamados intereses patrios se cagó literalmente. Lo que infla sobremanera los cojones es que unos tipos tan ridículos se atrevan siquiera a opinar sobre lo que lleva puesto la ministra; véase este titular: “Una asociación militar, AUME, critica a Chacón por su indumentaria”. Como se ve, siempre habla quien más tiene que callar. A lo peor es que lo que realmente les jode es que una mujer dirija los destinos universales de nuestro ‘glorioso’ Ejército.
Al grano: la foto que encabeza esta entrada la tomé la misma mañana del desfile de marras y eso que “la música militar nunca me supo levantar” (Brasens en versión de Paco Ibáñez). La imagen deja patente lo que le importan al caballo nuestra democracia, nuestros políticos, nuestros militares, nuestras altezas y nuestras bajezas reales.

"El caballo está empalmado,
¿quién lo desempalmará?
El militar que lo desempalmare
buen mamporrero será".

Por cierto, los caballos desfilantes no sólo se empalmaron como P. J. en una sesión con la Exuperancia, sino que también cagaron y mearon en la puerta del Palacio Real, algo que en su día emuló el maestro Valle Inclán y que yo, la verdad, también habría hecho de buena gana de no haberme disuadido la presencia policial.
PD: El inefable Urdaci es ahora un asalariado del Pocero (antes lo fue de otro pocero: Aznar). En su servilismo hacia el nuevo amo ha llegado a proclamar que el tal Pocero “es un hombre que se ha hecho a sí mismo”. Mejor, así nos evita a los demás cualquier posible responsabilidad penal.