Blog de opinión y creación literaria de Paco Labarga

12 de febrero de 2009

'Caspa' diem

(Once porteros y ningún delantero,¡qué barbaridad!)

Garzón y el ministro Bermejo se reunieron para cazar venados, que digo yo que vaya manera tan despectiva de llamar a los del PP. El caso es que los mencionados 'venados' han empezado a caer como chinches, porque otra cosa no, pero, además de malintencionadas, las balas parece que son harto certeras y conducen directamente al truyo.
Ahora más que nunca se ve que España es una unidad de destino en la corrupción, pensamiento que se resume en la antológica frase: “Hay un tema ambiental que lo arreglo yo” y que bien se puede interpretar como "hacemos lo corrupto".
Entiendo que Garzón pueda ser un tipo resentido que se la tiene jurada al PP, y Bermejo, no digamos. Lo que no entiendo es qué les pasa a los del Ayuntamiento de Ponferrada, que todavía no han encontrado un juez que les quiera y les eche una mano, porque ya llevan 8 sentencias que son como 8 hostias en mitad del hocico municipal. Ahora, eso sí, ellos ni se inmutan; total, ¿‘pa’ qué?, con no hacer ni puto caso a los jueces y tirar ‘p’alante’ se soluciona todo. Es mejor vivir al día sin pensar en las consecuencias futuras que otros pagarán. Es el 'carpe diem' de los clásicos, pero en plan especulador y casposo: 'caspa diem'. Yo les envidio, porque si yo fuera alcalde recalificaría los usos del suelo donde está la Casa Consistorial y pondría allí un 'puticlub', aunque me temo que ni siquiera en eso soy original y también se me han adelantado.
Me han criticado mucho por decir que el concepto (o 'conceto' que diría Pepiño Blanco) 'político honrado' es un oxímoron (autocontradictorio). Está bien, lo retiro. A partir de ahora diré que el 'conceto' 'político corrupto' es una redundancia. Se medirá (1,90 de altura) que todas las generalizaciones son injustas (incluso recuerdo alguna que fue la rehostia: la de Franco, que fue una generalización intolerable, llenó España de generales). Lo que pasa con la clase dirigente es que el 99% de los políticos corruptos son los que dan mala fama al resto de políticos que son honrados porque ya murieron y todos los muertos son buenos.
A otra cosa. Hace unos pocos días pudimos comprobar, gracias al caso de Eluana, que Berlusconi y el papa Benito Sixteen (16) han desarrollado una gran animadversión hacia la eutanasia, cosa comprensible, pues tienen razones para temer que se la practiquen a ellos por su propio bien y, probablemente, también por el nuestro.
Berlusconi es un señor que no difiere mucho de otro Benito, Mussolini, pero sin su gracia. Benito 16, por el contrario, sí tiene gracia, la gracia de dios, pero está ya muerto el pobre, aunque, como Fraga, aún no lo sabe, así que para qué vamos a recordarle sus flirteos con la ideología hitleriana. Me da mucha pena Italia, un país tan bonito y con esos gobernantes: ya se parece a Argentina y lleva camino de parecerse a España.
El caso es que el papa mandó a España central (Madrid) a un emisario (o desagüe) eclesiástico, un tal Tarsicio, que yo bien creí que se trataba del ‘Ayatolá del Bierzo’ (Tarsicio Carballo), pero no, se trataba de un señor que vestía de una forma bastante esperpéntica y que vino a arengarnos sobre los derechos humanos. Como es obvio el paisanete habló de oídas, porque de derechos humanos la secta 'sotánica' sabe tanto como yo de obispo, y yo de obispo sé tanto como un pederasta de protección de menores; no digo más porque no quiero enredarme en silogismos (que al fin y a la postre de tiramisú son un huevo colgando y otro lo mismo).
Para demostrar que la estulticia se expande por el mundo ‘alante’, véase este titular impagable: “El director de Cohesión Social del Consejo de Europa propone tomar medidas para subir la tasa de discapacitados entre los cargos políticos”. No me jodas, con todos los que hay ahora y todavía quieren que haya más. Pero si la mayor parte de los cargos políticos son unos incapaces.
PD. Véase el recorte periodístico que encabeza la entrada. Es una joya literaria. Luego les molestará que les llamen corruptos. Resulta que para un centro de dos puertas el tal Baltar puso once porteros y tenía contratados a otros 22, eso sí, eventuales. ¡Ay, cuántos porteros y qué pocos delanteros!. Así nos va.

1 comentario:

ALBERTOJJMM dijo...

PAco, hoy me ha gustado.
Aunque... Eso qué importa?