Blog de opinión y creación literaria de Paco Labarga

8 de abril de 2009

Quien tiene un amigo tiene un tesorero

(Como era de imaginar, al muñequín diabólico de la Cope se lo han merendado los propios sotanosaurios)

La procesión leonesa con más religiosidad es la de Genarín. El pellejero putero tiene más dimensión ética y religiosa que Jesucristo, porque éste, siendo hijo de un dios todopoderoso y, a la vez, dios y todopoderoso él mismo, se disfrazó de sufriente para mover a la lástima y a la ternura a los pobres crédulos, a los que llaman impropiamente creyentes. Tanta hipocresía tenía que tener, por fuerza, su recompensa y, así, esa doctrina execrable tiene millones de seguidores.
Genarín fue simplemente eso, Genarín, un cabrón borracho. Apenas si hay diferencia con dios, con cualquier dios con el que se lo quiera comparar. Lo bueno en descargo del santo borrachín es que nadie ha sufrido o muerto por sus ideas.
En la práctica, esta Semana Santa que estamos padeciendo empezó el pasado domingo con la bendición de las Palmas, que no entiendo muy bien por qué bendicen las Palmas y no a Tenerife o Ibiza, por ejemplo.
En fin, a mí me gustaba mucho la Semana Santa de mi pueblo, Sahagún. Pero ahora se ha vuelto tan civilizada que a sus organizadores ya no les gusta que a la procesión de Los Borrachos la llamen así. Ahora, durante esta procesión ya ni siquiera hay borracheras con vomitona incluida ni altercados ni insultos al clero y a las instituciones, como era tradicional. ¡Una verdadera lástima!. Ahora la procesión de Los Borrachos se llama de Los Pasos y es una procesión declarada de interés turístico, o sea, que ya no tiene interés alguno.
Menos mal que nos queda Portugal: Me marcho unos días a Oporto a comer callos, bacalao que no sea al ajoarriero y a escuchar fados o, simplemente a no escuchar nada, que estoy de la música de los tambores y de las cornetas hasta los cuernos.
Hablando de cuernos, la Iglesia, tan proselitista ella de la fidelidad conyugal, le ha puesto los cuernos a Jiménez Losantos cargándose su programa. Y no se ha cargado al propio Losantos por el apellido más que nada. Mira que lo avisé. Allá por 2006 escribía yo: “Zapatero, el ‘Terminator’ de la Iglesia Católica, el azote de Dios, va y pacta con la Conferencia Episcopal una fórmula financiera que ésta no había soñado ni en tiempos de los ‘opusinos’ Trillo y las hermanas De Palacio. Y yo me pregunto: ¿a cambio de esto, qué contrapartida o qué cabeza le han ofrecido los obispos a Zapatero? (Tiempos inciertos: no quisiera yo estar en el pellejo de Jiménez Losantos)”.
Como Borges, yo no me enorgullezco de lo que he escrito, sino de lo que he leído. Y lo que he leído da verdadero pavor: "Detrás de esto está en una parte de la balanza la crisis y en la otra, que pesa más, la Iglesia, no todos los obispos, y el PP, aunque tampoco todo", dice Losantos, quien señala directamente a los culpables de su caída en desgracia: “Cañizares y el PP de Rajoy y Gallardón". Así le pagan los curas que cogiera una emisora de mierda y la pusiera en la elite de los medios de comunicación. Ahora bien, ¿qué esperaba?. ¿No sabe de sobra que entre Dios y el dinero lo segundo es lo primero?. Y lo del PP ya ni te cuento: Rajoy nunca fue muy amigo de Losantos ni éste de aquél. Rajoy anda defendiendo a otros ‘amigos’, porque ya se sabe, quien tiene un amigo tiene un tesorero (digo un tesoro. ¡Jesús, qué lapsus!).

PD. La nueva presidenta del Parlamento vasco, una tal Arancha Quiroga, dice cosas estremecedoras: “Estoy de acuerdo con el Papa, el preservativo no es la solución. Falta formación, yo a mis hijos les explicaré qué es el acto sexual y qué significado tiene”. Que te explique esta tía cómo se chinga, y más si es tu madre, es para hacerse, por lo menos, sodomita de niños. ¡La hostia, tú!. Muy pronto los vascos echarán de menos al PNV, incluso a la ETA, si no al tiempo.
Otrosí digo: En la pasada cumbre del G-20 se vio muy claro que en todos los países del mundo la policía defiende a los delincuentes de las iras de los ciudadanos honrados. O sea, como siempre. No hay esperanza: esto es el infierno de Dante. ‘Dante’ por muerto; y ‘Pepiño’ subido a la burra: ‘exato’, ‘correto’.

12 comentarios:

Anónimo dijo...

El siempre inquietante "Opus Dei".....

Chelas dijo...

... hombre, tal vez lo de echar de menos a la ETA sea mear un poco fuera del tiesto.

... pero vamos, para tratarse de un mercenario de la noticia y miembro del pelotón de fusilamiento de Don José, me parecen sobresalientes todos estos artículos.

... una pena.

Anónimo dijo...

Hombre, lo de comer callos está muy bien, pero sr, Labarga, debería cuidar su excelsa barriga ya que le sobran a usted más arrobas que litros de alcohol a los borrachos de Genarín. Por cierto, la "inocente" fiesta que usted tanto alaba, se saldó con un herido por arma blanca y kilos de mierda en las calles

Ludovico dijo...

Groserías de mentecato aparte, ojalá todas las manifestaciones y representaciones religiosas acabasen con este "terrible" saldo.

Anónimo dijo...

¡Bazofia de artículo!, repetido casi al pie de la letra, cada Semana Santa. ¡Puaff...!
Lo de Chelas, tratándole a Paco de mercenario de la noticia y miembro del pelotón de fusilamiemto de Don José (me imagino se refiere al abuelo, a martinone), es para buscarle y echarle un pollo en un ojo. Como alguien le sople lo que escribe este g..., por libre, y le identifique con 'su' periódico, a lo mejor le manda una misiva para que vaya a escribir la 'crónica' de las inquietudes autobiográficas de un parao haciendo cola en el INEM, y luego las publique en este blog, porque en su Crónica, como que le jode que escriba un tío como el que dice Chelas. Eso sí, deberá ciscarse en la iglesia, los curas, en Jesucristo, en todo el orbe eclesial, y alabar a los drogatas, y hasta justificar a los etarras por lo infumable de las conductas de los demás. Como está reciente lo del genarín, que cuente también, las virtudes del pellejero y toda su cofradía, como muestra de ciudadano ejemplar. Y con estos ingredientes, que saque conclusiones de cómo superar la crisis, vivir de escribir estupideces, poniendo a parir a todo aquél que no se ajuste al patrón labarguiano, y llegar a ser apreciado en el puesto de trabajo, renegando de todo aquello, por lo que un H.de P.,como él, le paga un salario sin rechistar. Seguro que servirá de manual, para aquél que trate de buscar la gloria con el suicidio laboral, y el aplauso de amigos como Chelas...

Ludovico dijo...

la envidia que destila el Anónimo hacia Paco Labarga hace aconsejable que se relaje, y ya que no está para reflexiones, haga simplemente unas flexiones; quizás después de exudar pudiera comprender los textos de aquél y eliminar la costra de sus ponzoñosos y antiliterarios rencores.

Anónimo dijo...

¡ Viva la República!
Me preocupa que con el empeño que puso la Chucha para criarte , vegan algunos a estropear un trabajo tambien hecho.
Tienes razón : las procesiones de nuestro pueblo son un aburrimiento,¡ que tiempos aquellos en que se llevaba "El Descendimiento" cantando "El submarino amarillo" y la "Tantariga"

Anónimo dijo...

Ludovico, ico, ico...Nada de flexiones, hago genuflexiones si hace falta, cuando la situación o el reconocimiento lo requiere, pero cuando, desde un cierto nivel intelectual, que supongo y acepto, se desciende a hacer un retrato tan irreverente, y tópico, aunque sea sintácticamente correcto y hasta con pretensiones jacarandosas, como el que excreta el amigo Pacolabarga, no puedo menos que comentarlo.
Si por envidia, se entiende sentir tristeza o pesar por el bien ajeno, no has sabido calificar correctamente mi reacción hacia el autor, que es de profundo cariño en lo personal, ni hacia el artículo, que como he dicho antes, está fuera del rango en el que debe situarse por inteligencia, cultura, y, a estas alturas de la vida, de su propia madurez. Y, desde luego, por lo que le sugiere al tal Chelas, creo, que se está labrando una pésima imagen para una persona como él, que pretende vivir de su trabajo como periodista en un empleo por cuenta ajena. La inteligencia, en abstracto, y si no se aplica con objetivo concreto, se puede volver en idocia para el sujeto. Exactamente, la idocia que detecto en estos escritos para el regodeo de ciertos descerebrados que rien tamañas astracanadas.
No me premie el autor esta recomendación, pero tampoco me castigue por ello, ya que libremente expreso mi opinión, que juro solemnemente está exenta de rencor, envidia, odio, inquina, resentimiento, encono, animadversión, tirria..., aunque pudiera parecer lo contrario.
La opinión de los Ludovicos, icos, icos, los Chelas, y algunos otros me la s...

Anónimo dijo...

Anónimo sahagunino, si la Chucha viviese, seguro que se alegraría del trabajo tan bien hecho con su hijo Paco. Ambos se profesaban un profundo amor, siempre correspondido en grado sublime por él. Pero dudo, que le gustase lo que escribe, entre otras cosas, por su respeto reverencial hacia lo de los 'demás'. Siempre fueron familia muy querida en Sahagún (pueblo difícil, para dejar raíces sin maledicencias).
Y dicho esto, ¡Viva la República!, que en Sahagún tiene mucho significado, y el recuerdo del ilustre republicano Pamparacuatro, que tanto y tan bien glosó Paco, por esta fechas.

Ludovico, ico, ico dijo...

El Anónimo recalcitrante y cariñoso “en lo personal” -¡en qué podría ser, si no!- ha hecho caso del consejo y ya empieza a exudar, aunque prefiere comenzar por su miembro viril (?) en vez de por su cerebro. Aunque siga empeñado en trasladar algo interesante a este divertido y magnífico blog, tardará Dios y ayuda en conseguirlo.

Anónimo dijo...

Ludovico, ico, ico, cada vez rima mejor con borrico. De aquí al final del verano, todavía queda hierba por el Bierzo, así, que procura marcar territorio, y no dejes que te quiten el alimento. Después vienen las castañas que son muy energéticas y con un poco de suerte igual llegas al Domingo de Ramos con tipo lustroso. Después ofrécete de 'borriquito' para la procesión, y avisa a Paco Labarga para que te haga la crónica, y te saque en el papelín, o en este su excelso 'portal'. Yo, estaré atento al evento. Ico, Ico, el burrico Ludovico...

Chelas dijo...

... menuda manada.