Blog de opinión y creación literaria de Paco Labarga

29 de octubre de 2009

Fundemos el OOO (Ombres Onrados y Onestos)

(Como el PP siga haciendo el ridículo este cartel acabará colocándose en todos los pueblos de España. Ah, es verdad, que ya hay uno parecido: pone Plan E, menos en Camponaraya, que directamente pone Plan Zapatero)

El hecho de que se haya puesto tan de moda que los ejecutivos de las empresas trabajen subrepticiamente para la competencia, me ha llevado a reflexionar (las rodillas) sobre si no estarán haciendo lo mismo los políticos, pues cada vez me parece más evidente que políticos como Leire Pajín, Helena Salgado, ‘Pepiño’ o Sebastián trabajan para Rajoy; si bien es cierto que otros como la Espe, la Cospedal, Gallardón, Costa Barberá y Camps están haciendo lo propio para que la ‘Moncloaca’ sea un territorio ‘zapatista’ como el que señala el cartel de arriba (la foto la hizo mi sobrino Luis y agradezco su préstamo), sólo que aquí es a la inversa (el gobierno no sólo no obedece al pueblo, sino que obedece a quienes joden al pueblo).
Otro que también hace campaña a favor de Zapatero es el berciano Manuel Cobo, que en realidad no injurió a Esperanza Aguirre cuando la llamó fascista, simplemente la definió. Ahora Aguirre ha jurado venganza contra Cobo y anda descorazonada por ahí, como la reina de Alicia en el País de las Maravillas, diciendo “¡que le corten la cabeza!”. Lo más cojonudo de todo es que éstos y otros como ellos se llenan la boca pregonando que no se puede permitir la politización de las cajas, como si Caja Madrid o Caja España (y todas las demás) no fueran ya un nido de políticos apesebrados y trincones.
Para evitar la politización de las cajas, como de todo lo demás o bien creamos una partido decente, el OOO (Ombres Onrados y Onestos), o prohibimos los partidos políticos. Pero como esa es una proclama franquista, a mí se me ha ocurrido otra fórmula: permitir que haya partidos políticos, pero impedirles que se presenten a las elecciones: que queden reducidos a una asociación cultural o asociación social o asociación de malhechores, que tanto da, pues a la postre todas las asociaciones son iguales o peores.
Ahora se empieza a ver lo que yo siempre anuncié que sucedía y por lo que fui severamente amonestado: que la corrupción es consustancial al hombre y como el hombre es un animal político (Aristóteles dixit & ‘pixie’) pues eso, que la corrupción es consustancial al político, por eso hay tan pocos políticos honrados y cuando sale alguno hay que expulsarlo como sea del panorama político, no vaya a ser que perjudique a la imagen de corruptos de los demás, es decir que corrompa a los corruptos con su honradez.
De modo que no hay esperanza (Aguirre ni de la otra), porque en esta vida todo está politizado, todo, salvo los partidos políticos, que que se dedican al trinque y al hurto hasta corromperse, que ya parecen el brazo corrupto de Santa Teresa (Fernández de la Vega).
No hemos agotado, empero, el catálogo de la imbecilidad y la mala hostia que el español tiene que tragar cada día. Ésta muestra que viene ahora la saqué de la SER: “La ONU recomienda dejar de comer carne para reducir el calentamiento global”. Este es el titular, ahora viene el suplente: “Abstenerse de comer carne al menos un día a la semana puede ser un eficaz sacrificio personal para combatir el cambio climático, según Rajendra Pachauri, presidente del Panel del Cambio Climático de Naciones Unidas, ganador del Premio Nobel de la Paz”. Y aquí es donde ya la hemos jodido, porque esto no lo dice la ‘tontaloscojones’ de la Cristina Narbona o la guarra de la Maruja Torres (que dijo que no se duchaba todos los días y no tiraba de la cadena para ahorrar agua). No, esto lo dijo un mandamás de la ONU y, encima, por cosas como ésta y peores le dieron el premio Nobel de la Paz (y de la Imbecilidad).
Ya ni la juventud nos puede redimir, como Cristo hizo con los hombres con tan escaso resultado. Así, leo en una noticia de la prestigiosísima, aunque desprestigiada por sus dirigentes, agencia EFE que “aumenta el consumo de pornografía infantil por menores de edad”. ¡Lástima! Con lo entretenida que es la pornografía de adultos, no sé que hacen fijándose en los niños con tan rijosa lascivia (será por aquello de "dejad que los niños se acerquen a mí” como diría cualquier cura americano). ¿Qué se creían, que los niños iban a ser mejores que sus padres?. Los políticos corruptos no son más que el reflejo de la sociedad corrupta en la que habitamos y de la que todos, menos yo, son responsables. Los niños pornoadictos no son otra cosa que el reflejo de unos padres reprimidos y pajilleros. Así que la cosa tiene un arreglo muy jodido, porque tanta religión, tanta Educación Para la Ciudadanía y tanta polla a los jóvenes se la pela, pues lo único que quieren es follar, beber alcohol, fumar y consumir droga a cualquier costo, porque es lo que han visto a su alrededor).
PD. Hay quienes están de puta madre pasando frío y ya se quejan de este buen tiempo y claman y reclaman acciones contra el calentamiento global. Cuánta estupidez. Algún día hablaré más en serio del tema, pero ahora no me sale de los huevos, porque tengo mucho curro.

1 comentario:

Anónimo dijo...

OOO es una quimera; todos nos corrompemos; es una tautología de la que no se sale.
Solo es posible hablar de grados -gradación- o de degradación soportable.
Los que mandan seguirán legislando para un determinado nivel de corrupción que les permita vivir sin sobresaltos (sin cárcel): harán leyes adaptativas para que los más, aunque quieran, no puedan corromperse y que los menos sí puedan.