Blog de opinión y creación literaria de Paco Labarga

28 de enero de 2010

Los 'peli-culos' o como poner el pompis en pompa

(Falta poco para la conjunción planetaria. La rehostia tú)

Viendo el rejo escandaloso de Rouco Varela y el alopécico apéndice ‘portaboinas’ del obispo Munilla uno se siente legitimado para pensar que dios es un cabrón o, cuando menos, un bromista de muy mal gusto. En fin, admiro la constancia de esos dos hombres de fe, que siguen amando a dios pese a lo que dios les ha hecho.
Y en éstas llegó el presidente de la Comisión de Salud del Consejo de Europa y se acabó la diversión, porque el tal Wolfgang Wodarg (que así se llama el pavo) ha lanzado esta gravísima acusación, en la que hace copartícipes a la Organización Mundial de la Salud y a las empresas farmacéuticas de un enorme fraude, al asegurar que la gripe A es “uno de los mayores escándalos médicos de este siglo”, porque “la supuesta pandemia es un montaje de los gigantes farmacéuticos y la Organización Mundial de la Salud”. Te jodes, Herodes, a ratos, como Pilatos. O sea lo que yo ya dije mucho antes y se rieron de mi.
Y ‘pa’ seguir con el esperpento, va el actor y activista ecologista Danny Glover (pareja de Mel Gibson en las películas de Arma letal, qué bien elegido el nombre, todas son letales. Más que películas son ‘peli-culos’, como pelos en el culo) ha encontrado un culpable políticamente correcto para la catástrofe de Haití: “el calentamiento global y quienes se niegan (nos negamos) a tomar medidas contra éste”. Tócame los cojones tenía un criado, que cuando no me los tocaba estaba parado.
Bueno, pues por si fuera poco, ahora resulta que el acontecimiento planetario a que se refería la Pajín, esa conjunción telúrica entre los dos más grandes líderes de la Historia (excepción hecha de Esperanza Aguirre), es decir, la gran conjunción del Dúo Sacapuntas: Zapatero y Obama, no era otra cosa que un engendro llamado ‘Desayuno de Oración’, que en el caso de Zapatero ya me sé yo qué tipo de oración va a ser: una oración subordinada, subordinada al negro, porque el Zapa desairó un tanto a los ‘americones’ cuando sacó las tropas de Irak, y aunque las que sacó de allí las metió en Afganistán, la afrenta todavía no está lavada. Así que ahora tiene que rezar con el presidente moreno de verde luna y poner el pompis en pompa por si al otro se le ocurre una sodomía como método de penitencia (obsérvese que digo pompis y no culo, porque soy muy bien hablado, cojones ya con tanto infundio sobre mi persona, animal o cosa).
A propósito, lo de Afganistán ya se está empezando a ver claro: los talibanes van a ganar la guerra, como yo vaticiné, y no hay dios que los pare, porque el suyo (su dios) es mucho más cabrón y sanguinario, si cabe, que el de Rouco y Munilla, y anda sembrando el terror por el orbe. Así que como Zapatero no saque pronto las tropas de Afganistán van a morir todos los soldados como conejos. Y de Irak ni te cuento. Nadie ve el momento de salir zumbando de allí. Lo que no entiendo es cómo el BBA (Bush, Blair y Aznar) aún no ha sido juzgado por crímenes contra la humanidad y genocidio. Paciencia, todo llegará si un terrorista islamista no los liquida antes a ellos y a sus familias.
¿Creían haberlo oído todo?, pues ahí va una perla más, pronunciada por una influyente política leonesa sin cuya inestimable ayuda Caja España nunca habría estado como está, al borde del precipicio del que la salvaremos todos con nuestro dinero, sangrientamente ordeñado de nuestras ahítas ubres por el Banco de España del impresentable Mafo. Pues bien, esta política influyente aseguró sin sonrojo que en política no sé es nada si no se tienen varias querellas. Dicen los biempensantes (no es mi caso) que no todos los políticos son iguales, que también los hay honrados. Lo que no entiendo es por qué, si son honrados, se meten en política.
Esperen, no se vayan todavía, aún hay más: leo en un prestigioso diario provincial que el presidente de la CEOE, el inefable Díaz Ferrán, se muestra “partidario de retrasar la edad de jubilación hasta los 70 años”. ¿A ver si se está curando en salud y lo que quiere es que no lo echen a tomar por el culo, como algunos pretenden?. Como si nada, después de la estafa de Air Comet y de otras parecidas el tío no se corta un pijo y acusa al Gobierno de ser tímido en su reforma laboral, apostillando que los empresarios son la solución de la crisis. Y los huevos míos son Kinder Sorpresa. O sea, los mismos que lo jodieron todo, como no podía ser de otro modo, viendo su catadura (y su caradura), ahora dicen que tienen la solución. Que no nos pase nada. Y todavía habrá quien los crea. ¡Ay!, Bin Laden, dónde estás que no te veo.

20 de enero de 2010

Vidas 'paralelos': De la Vega / Munilla (caraculos y carapollas)












(3.000.000 millones de personas necesitan ayuda. ¡Qué barbaridad!, ¡cuantísimo personal!, tres billones, nada menos y todos viviendo en Haiti. No me extraña que anden jodidos y que el país acabe hundiéndose en el mar, con tanto peso, y para más cojones, se les fue 'pa' encima la caraculo De la Vega y el diente de oro iba alumbrando toda la avenida de Puerto Príncipe. ¡Ay señor, qué lucha!, y no te digo nada de Munilla, éste pide a gritos una vacuna antirrábica de la hostia)


Entre mi anterior entrada y ésta han pasado muchas cosas. Por ejemplo, el terremoto de Haiti. Claro que, según el obispo ‘CarapollaMunilla, ésta es una catástrofe menor si la comparamos con los males espirituales que aquejan a España. ¡Ay!, Munilla, Munilla. La principal amenaza de la Iglesia no es el anticlericalismo, sino el clericalismo, tan torpe en la transmisión del mensaje de Cristo que ya se la pela a todo el mundo menor de 95 años centígrados.
Y luego va el tío, enfadado, y dice que si no sabemos aguantar una reflexión teológica entonces somos unos porros e indocumentados, como un subsahariano de patera cualquiera. No te jode: y mis ladillas, bogavantes. Eso sí, al final acabó echando la culpa a los medios de comunicación y ahí yo estoy bastante de acuerdo, porque son los medios de comunicación los que dan alas a estos frikis, cuyo mensaje, en general, nos infla bastante la minga a todos, pues de sobra sabemos que la única religión verdadera es una de éstas: el dinero o el fútbol, que al fin y al cabo furriel son sinónimos, como también sabemos que las tres hipóstasis del único Dios Cristiano (Christian Dior), son el propio Cristiano (Ronaldo), Messi y Florentino, amén.
Lo peor de don Munilla es que se le nota demasiado que, al carecer de pelo en su glande superior, el terracampino sol Palentino le ha afectado sobremanera a las meninges. Dotado de una vanidad enorme, hipócritamente disfrazada de humildad, cada vez que no tiene nada que decir (la mayoría de las veces) va y lo dice y los periodistas, necesitados de mierda informativa (valga la redundancia), le dan al paisanete un pábulo desproporcionado y él se pavonea ensoberbecido en su propia grandeza, como si su vacuo mensaje nos importara un carajo.
Si uno ha pululado por Palencia, como presumo que es el caso de Munilla, no debe tomarse muy al pie de la letra lo del ‘meapilismo’ secular de esta zona. Yo mismo he admirado con deleite (voy a ponerme un poco pedante y erudito –erudo pequeño) lugares tan emblemáticamente católicos como la antecripta visigótica de San Antolín; el cristo cuasimomificado de las Claras (al que el también admirado, aunque sobrevalorado, Unamuno le dedicó un largo poema); la espectacular iglesiuca de Villanueva del Río trasladada hace años a la Huerta Guadián, donde hoy puede verse; la basílica visigótica de San Juan de Baños; las iglesias románicas de Carrión de los Condes (y ya no lo encuentras) y del norte palentino (Aguilar, Moarves, San Andrés de Arroyo, San Salvador de Cantamuda y la rupestre y antiquísima de Olleros de Pisuerga, por citar algunas); la iglesia fortaleza de Villamuriel, con su magnífico cimborrio; San Isidro de Dueñas (La Trapa, donde ya no hay chocolate, por lo menos del que se come), pero donde los monjes cantan aceptablemente algo totalmente distinto de David Bisbal; la colegiata de Ampudia con su espectacular aguja, sólo comparable a la de Fuentes de Nava; las iglesias de Paredes (cuna de Jorge Manrique, el más grande) y de Becerril, con sus retablos de Berruguete (que tenía una verruga en el ojete, pero igualmente es uno de los pintores más grandes); los restos mudéjares de Renedo de la Vega; la iglesia un tanto falsificada de San Martín, de Frómista, o la semienterrada de Población de Campos; las iglesias de Cisneros; los restos del artesonado de Villamuera de la Cueza; el palacio de Pedro I, de Astudillo, magníficamente cuidado por las monjitas y tan cerca de las iglesias de Santoyo y Támara (lugar éste último donde se unificaron por vez primera León y Castilla), con sus órganos de límpido sonido, sólo comparable al burgalés de Covarrubias y al de Abarca de Campos (tras la restauración de Francis Chapelet); las iglesias de Cisneros.... y tantos lugares y monumentos religiosos que me dejo y que poblaron mi juventud y parte de mi triste vejez.
Sin embargo, antes que el Cordero de Dios, prefiero el lechazo de Villasirga (Villalcázar de Sirga) o de Tariego de Cerrato, y recuerdo con más cariño las comidas que deglutí en La Sinagoga de Amusco que los ratos de recogimiento que pasé frente a las arquivoltas de El Pajarón, o las delicias y la tranquilidad de la Estrella del Bajo Carrión.
Así que no me valen esas comparaciones imbéciles de la situación de Haiti con la de España, ni la de los palestinos con los palentinos. Obispo, a ver si te enteras.
Bueno, pues por si los haitianos no tuvieran bastante para ellos, allí se fue la vicepresidenta De la Vega, con su cara de culo (como se ve ésta es una nueva entrega de las biografías plutarquianas: nos movemos entre carapollas y caraculos. En fin, vidas ‘paralelos’). Y es que los males nunca vienen solos.
Lo de Haiti es triste de cojones, pero recuerdo que este país, en su extremada pobreza, era uno de los que presuntamente habían de resultar más damnificados por la subida del nivel del mar que va a provocar dentro de un siglo el cambio climático. No hizo falta que subiera el mar: Puerto Príncipe quedó destruido en segundos y en vez de invertir dinero en seguridad contra los movimientos sísmicos, todos estaban muy preocupados por el futuro que nunca tuvieron y que ya no van a tener. Paradojas de la vida, ahora que están enterrados es cuando más se les ve. ¡Qué cagada!... y su eminencia el ex obispo de Palencia a su puta bola.
PD: Una cosa es que sea muy triste lo de Haiti y otra que se exagere. Según el anuncio de arriba (publicado en numerosos periódicos), los damnificados por el terremoto son ‘3.000.000 millones’ de habitantes (o sea, tres billones castellanos, una cifra que no ha existido en la Tierra ni sumando todos los muertos desde el principio de los tiempos).

8 de enero de 2010

La Sagrada Familia o la apología del adulterio

(Para Díaz Ferrán, Aguirre es su última Esperanza)

Ante la insistencia de Rouco Varela de que “sin la familia cristiana, Europa se quedaría sin hijos, sin el futuro de la vida”, hay que recordarle a este bienamado hematoma (cardenal) que, se mire como se mire, la Sagrada Familia no es otra cosa que el resultado de un adulterio y que la Virgen se las apañó muy bien sin su marido a la hora de quedarse preñada. Al crédulo de San José lo cagó la Paloma y el pobre no sólo se tragó la patraña, sino que ahora Rouco pretende que nos la traguemos también nosotros, pero gratis, porque, a fin de cuentas, él vive a cuenta de esa mentira original, pero nosotros no, nosotros vivimos a costa de otras mentiras.
En fin, el caso es que, adulterios aparte, ya nació el niño Jesús, ¡albricias!, y ahora tiene que engordar para cuando en Semana Santa se haga la matanza entre la dicha y el alborozo de los hosteleros rurales.
Y en éstas andábamos cuando le empezaron a salir los muertos del armario a Díaz Ferrán, un tipo que no dudó en arruinar sus propias empresas para darle lecciones a Zapatero sobre cómo gestionar la economía de España, aplicando el principio muy español de que "como no sé arreglar mi casa, me dedico a arreglar la del vecino".
Para resumir: lo que Díaz Ferrán quería en realidad era que Zapatero hiciera por él lo que su amiga Esperanza Aguirre, avalarle créditos de Caja Madrid, en la que además es consejero, para seguir con el fraude. ¡Hay que ver, un alto cargo de una Caja que se concede créditos a sí mismo! Ni en León se ve algo parecido... o sí, o yo qué cojones sé.
En fin, que puestos a ser originales, en vez de la reforma laboral que tanto cacarean Díaz Ferrán y sus acólitos (anónimos la mayor parte de ellos), lo que habría que hacer de una puta vez es una reforma empresarial, porque malicio yo ‘pa’ mí que lo que a este país le está hundiendo de verdad no son los trabajadores ni sus contratos miserables, sino tanto analfabeto e indocumentado como anda por ahí dirigiendo los destinos de la economía, de la empresa y de la política. El mecanismo es sencillo: pones a uno de estos lamelibranquios al frente de una empresa (¿cuándo he dicho yo un periódico?). Como no tiene ni puta idea, va y la arruina como un Díaz Ferrán cualquiera y le echa la culpa al Zapatero de turno, el cual, como está rodeado de lameculos que sólo pretenden dorarle la píldora diciéndole lo que quiere oír, van dando largas y posponiendo el problema hasta que explota y todo se enmierda. Es entonces cuando aparece la solución mágica: echar a la calle a los únicos que trabajan, porque son un mal ejemplo para el resto de parásitos sociales, incrustados como almorranas en las empresas y en la política y que sólo aspiran a aspirar cocaína, a ingerir whisky y a tomar decisiones políticas y empresariales bajo los efectos de dichas sustancias. La cosa es segura: si sale mal siempre hay un Zapatero culpable y remendón.
Lo de Caja España, en cambio, es otra cosa. Aquí, empresarios, políticos y sindicalistas se han conchabado para esquilmar a la entidad bancaria otrora prestigiosa (eso sí, llenándose la boca con que es de todos... de todos ellos). Se conceden créditos y prebendas los unos a los otros y, cuando ya tienen a la pobre Caja al borde de la quiebra, apelan al Banco de España, pero al Bando de España también se la pela y... nada, a poner el dinero de todos para que se lo vuelvan a llevar crudo los mismos. Y mientras, los pensionistas yendo con la cartilla al banco para que los sigan engañando con unas entradas para el ciclo de cine de la Obra Social y, si acaso, unas sartenes... Y los otros diciendo que el honor de León está a salvo en la fusión y esto y lo otro y lo de más allá.
A otra cosa, manda cojones, a Luis Yáñez, todavía vivo y todavía eurodiputado, y a su señora, también diputada, les impidieron la entrada en Cuba, pero eso no fue lo peor, lo peor fue que se la permitimos aquí. Tendríamos que haberlos enviado a Marruecos a ver si nos deshacíamos de ellos como los marroquíes pretendían hacer con la Aminatu de los huevos.
Otra de la que no hay manera de deshacerse, como de Luis Aznar, es Cristina Narbona, que ahora suena como sucesora del apesebrado presidente del IPCC, Rajendra Pachauri, a quien paga el Gobierno español para que ande todo el día dándonos por el culo, habida cuenta de que el resto de países no le hace ni puto caso.
La Narbona ésta es un personaje siniestro al que odio profundamente, porque pretende que yo, que vivo muy agustito en el Bierzo, donde hay agua ‘pa jartar’, sólo gaste 60 litros al día, y todo a causa de que en lugares como Líbano, Israel o Etiopía tienen que lavarse la cara a salivazos, debido a la escasez. O sea, la misma razón por la que la guarra de la Maruja Torres afirma que no sólo no se ducha todos los días, sino que cuando mea, además de mojarse los pelos de su, barrunto, nada apetecible coño, encima no tira de la cadena. Razón tiene Rouco: se están perdiendo los valores.
Bueno, que me he cansado de decir obscenidades y palabras soeces y como hagan aquí como en Irlanda, donde ahora es delito la blasfemia, me van a sodomizar con un formón.
Así que ahora voy a arrepentirme y a rezar un poco a ver si quedo perdonado para una temporada y luego que os vuelvan a dar a todos mucho por el culo. Amén.

PD: El genial Antonio Núñez (columnista del Diario de León) venía a decir el otro día que los políticos son el problema supremo, porque están en el origen del resto de los problemas. Cuando yo decía esto hace años me decían que era un tirado al monte y mis buenos disgustos me costó. En fin, por lo menos a Antonio Núñez lo lee mucha gente y algo sacará en limpio, la gente y él.