Blog de opinión y creación literaria de Paco Labarga

20 de enero de 2010

Vidas 'paralelos': De la Vega / Munilla (caraculos y carapollas)












(3.000.000 millones de personas necesitan ayuda. ¡Qué barbaridad!, ¡cuantísimo personal!, tres billones, nada menos y todos viviendo en Haiti. No me extraña que anden jodidos y que el país acabe hundiéndose en el mar, con tanto peso, y para más cojones, se les fue 'pa' encima la caraculo De la Vega y el diente de oro iba alumbrando toda la avenida de Puerto Príncipe. ¡Ay señor, qué lucha!, y no te digo nada de Munilla, éste pide a gritos una vacuna antirrábica de la hostia)


Entre mi anterior entrada y ésta han pasado muchas cosas. Por ejemplo, el terremoto de Haiti. Claro que, según el obispo ‘CarapollaMunilla, ésta es una catástrofe menor si la comparamos con los males espirituales que aquejan a España. ¡Ay!, Munilla, Munilla. La principal amenaza de la Iglesia no es el anticlericalismo, sino el clericalismo, tan torpe en la transmisión del mensaje de Cristo que ya se la pela a todo el mundo menor de 95 años centígrados.
Y luego va el tío, enfadado, y dice que si no sabemos aguantar una reflexión teológica entonces somos unos porros e indocumentados, como un subsahariano de patera cualquiera. No te jode: y mis ladillas, bogavantes. Eso sí, al final acabó echando la culpa a los medios de comunicación y ahí yo estoy bastante de acuerdo, porque son los medios de comunicación los que dan alas a estos frikis, cuyo mensaje, en general, nos infla bastante la minga a todos, pues de sobra sabemos que la única religión verdadera es una de éstas: el dinero o el fútbol, que al fin y al cabo furriel son sinónimos, como también sabemos que las tres hipóstasis del único Dios Cristiano (Christian Dior), son el propio Cristiano (Ronaldo), Messi y Florentino, amén.
Lo peor de don Munilla es que se le nota demasiado que, al carecer de pelo en su glande superior, el terracampino sol Palentino le ha afectado sobremanera a las meninges. Dotado de una vanidad enorme, hipócritamente disfrazada de humildad, cada vez que no tiene nada que decir (la mayoría de las veces) va y lo dice y los periodistas, necesitados de mierda informativa (valga la redundancia), le dan al paisanete un pábulo desproporcionado y él se pavonea ensoberbecido en su propia grandeza, como si su vacuo mensaje nos importara un carajo.
Si uno ha pululado por Palencia, como presumo que es el caso de Munilla, no debe tomarse muy al pie de la letra lo del ‘meapilismo’ secular de esta zona. Yo mismo he admirado con deleite (voy a ponerme un poco pedante y erudito –erudo pequeño) lugares tan emblemáticamente católicos como la antecripta visigótica de San Antolín; el cristo cuasimomificado de las Claras (al que el también admirado, aunque sobrevalorado, Unamuno le dedicó un largo poema); la espectacular iglesiuca de Villanueva del Río trasladada hace años a la Huerta Guadián, donde hoy puede verse; la basílica visigótica de San Juan de Baños; las iglesias románicas de Carrión de los Condes (y ya no lo encuentras) y del norte palentino (Aguilar, Moarves, San Andrés de Arroyo, San Salvador de Cantamuda y la rupestre y antiquísima de Olleros de Pisuerga, por citar algunas); la iglesia fortaleza de Villamuriel, con su magnífico cimborrio; San Isidro de Dueñas (La Trapa, donde ya no hay chocolate, por lo menos del que se come), pero donde los monjes cantan aceptablemente algo totalmente distinto de David Bisbal; la colegiata de Ampudia con su espectacular aguja, sólo comparable a la de Fuentes de Nava; las iglesias de Paredes (cuna de Jorge Manrique, el más grande) y de Becerril, con sus retablos de Berruguete (que tenía una verruga en el ojete, pero igualmente es uno de los pintores más grandes); los restos mudéjares de Renedo de la Vega; la iglesia un tanto falsificada de San Martín, de Frómista, o la semienterrada de Población de Campos; las iglesias de Cisneros; los restos del artesonado de Villamuera de la Cueza; el palacio de Pedro I, de Astudillo, magníficamente cuidado por las monjitas y tan cerca de las iglesias de Santoyo y Támara (lugar éste último donde se unificaron por vez primera León y Castilla), con sus órganos de límpido sonido, sólo comparable al burgalés de Covarrubias y al de Abarca de Campos (tras la restauración de Francis Chapelet); las iglesias de Cisneros.... y tantos lugares y monumentos religiosos que me dejo y que poblaron mi juventud y parte de mi triste vejez.
Sin embargo, antes que el Cordero de Dios, prefiero el lechazo de Villasirga (Villalcázar de Sirga) o de Tariego de Cerrato, y recuerdo con más cariño las comidas que deglutí en La Sinagoga de Amusco que los ratos de recogimiento que pasé frente a las arquivoltas de El Pajarón, o las delicias y la tranquilidad de la Estrella del Bajo Carrión.
Así que no me valen esas comparaciones imbéciles de la situación de Haiti con la de España, ni la de los palestinos con los palentinos. Obispo, a ver si te enteras.
Bueno, pues por si los haitianos no tuvieran bastante para ellos, allí se fue la vicepresidenta De la Vega, con su cara de culo (como se ve ésta es una nueva entrega de las biografías plutarquianas: nos movemos entre carapollas y caraculos. En fin, vidas ‘paralelos’). Y es que los males nunca vienen solos.
Lo de Haiti es triste de cojones, pero recuerdo que este país, en su extremada pobreza, era uno de los que presuntamente habían de resultar más damnificados por la subida del nivel del mar que va a provocar dentro de un siglo el cambio climático. No hizo falta que subiera el mar: Puerto Príncipe quedó destruido en segundos y en vez de invertir dinero en seguridad contra los movimientos sísmicos, todos estaban muy preocupados por el futuro que nunca tuvieron y que ya no van a tener. Paradojas de la vida, ahora que están enterrados es cuando más se les ve. ¡Qué cagada!... y su eminencia el ex obispo de Palencia a su puta bola.
PD: Una cosa es que sea muy triste lo de Haiti y otra que se exagere. Según el anuncio de arriba (publicado en numerosos periódicos), los damnificados por el terremoto son ‘3.000.000 millones’ de habitantes (o sea, tres billones castellanos, una cifra que no ha existido en la Tierra ni sumando todos los muertos desde el principio de los tiempos).

7 comentarios:

Yusuf el malik dijo...

Debe ser una región bonita la que usted describe, ojalá algún día llegue a conocerla, por lo demás, su blog está de puta madre, y aunque el hecho de tener que soportar a estos caraculos y carapollas es una terrible carga, sus comentarios su el ingenio de su prosa siempre me conforta, saludos

El Cojo Manteca dijo...

Paco, he pasado revista a los monumentos palentinos que citas, algunos los reconozco, porque los visitamos juntos, y echo en falta 'el palomar donde se hospeda el espíritu santo'.

No te olvides de mandarle un croquis a tu admirado Yusuf el malik para que no se pierda ni uno de los lugares que citas y sus monumentos, pero no dejes de incluir 'el palomar' que te digo, porque se perdería algo mágico del lugar.

Munilla, que ha debido transitar por esos parajes en múltiples ocasiones, posiblemente deba su calvicie a alguna 'deposición' incontrolada de la 'colombe', cuando acudía a semejante palomar atraído por las palabras de Juan 14:26, por aquello de: "Pero el Consolador, el Espíritu Santo, a quién el Padre enviará en mi nombre, él os enseñará todas las cosas, y os recordará todo lo que os he dicho". Por ahí empezó la metamorfosis de su 'fenotipo', que tú identificas como 'carapolla'.

¡Genio, que eres un genio!. Así, con lo que tu sabes, y... lo que ocultas, cualquiera para deslumbrar al personal. Si he dado una pista que aclara algo sobre lo que dices en tu columna, reconócemelo para elevar un poco el ego, que me lo llevo arrastrando desde hace una semana, y si no, adiós, adios muy buenas.

Un berciano dijo...

Paco, veo que usted no es capaz de superar sus propios fantasmas, que por lo que le leo, debieron dejarle muy traumatizado de joven, porque todo lo que huela a religión y a lo religioso es objeto obsesivo sobre el que se ceba utilizando lo más lacerante de su ingeniosa prosa. Pues, muy bien usted mismo. Como además tiene seguidores tan furibundos...

Lo del Cojo Manteca, que parece amigo suyo, me parece que quiere complementar la gracia, pero se ve que su cojera no le permite seguir el paso ni su ingenio, ni de su calidad literaria.

Creo que el retrato del obispo Munilla, que se deduce de su esperpéntico artículo, no tiene nada que ver con el personaje. Dentro del contexto de este blog, de su trayectoria, de su autor, y del público que se ha ido decantando y que sigue u opina en él, el personaje estaba predestinado al sarcasmo como así ha sido. Ninguna sorpresa.

Bueno,hasta la próxima, a ver si abre el abanico y nos deleita con otros temas, y si no, no pasa nada. Si hay que seguir leyendo las múltiples versiones que escribe sobre el mismo tema, pues lo haremos, pero si cambia de registro, a lo mejor descubrimos otras facetas brillantes que tiene ocultas, para nuestro disfrute. Súplica que le traslado con toda humildad, y con agradecimiento, por su generosidad, ya que nos la ofrece gratis. Un saludo.

Cesarimperator dijo...

Todo muy 'cool' en esta columna. Estamos de enhorabuena porque este año de confluencias planetarias entre 'obamas' y 'zapateros', que nos ha vaticinado la bruja Pajín (de la escuela de la bruja Lola, mismamente), parece que no le ha cambiado la ironía ni el ingenio al monstruo de Paco, y podremos seguir deleitándonos de su ingenio y de su látigo literario, salpicado con esas pinceladas de erudito que alguna vez se le escapan para dejar K.O, a los que se ponen las gafas con filtro para quedarse sólo con algún improperio o palabra gruesa con las que gusta adornarse, para afianzarse en la provocación de la que tanto gusta, cuando nos regala estas columnas libertarias (escritas además desde su libérrima condición de que sirvan de contrapeso para balancear sus otros escritos por 'cuenta ajena'. Al menos esto es lo que él ha dejado dicho)

Cuando se es 'gallo de pelea' en el debate, la polémica, el análisis, o la comunicación, no gusta pasar por 'corderillo tierno', y menos por lo de 'Cordero de Dios', por lo que nada mas mentarlo, le sale la vena de depradador y su mente se pone en el lechazo de Villasirga o de Tariego de Cerrato, que le remueven las tripas, y le ponen las meninges en posición de fustigar el 'meapilismo',o lo que encuentre a mano, después, eso sí, y sin que por ello sea incpmpatible, de admirar las arquivoltas del Pajarón, o de releer a Tucídides para saber más sobre la guerra del Peloponeso, ¡vaya usted a saber...!

Raro y entrañable personaje, este Paco Labarga, que se ha dejado ver desde hace un largo tiempo, y por las entregas de este año cargado de simbolismo, se ve que no ha perdido reflejos. ¡Loado sea quien le mantiene la 'chispa', para los que conforta lo que escribe!. Saludos.

Sahagún dijo...

Una columna en tu línea. Que sepas que me agrada saber que no pierdes frescura. Desde Sahagún se te echa de menos. Un abrazo.

Anónimo dijo...

Tiene usted la rara habilidad de provocar a algún lector, que de vez en cuando escribe aquí intentando imititarle, o por puro exhibionismo. Lo uno es imposible, y esto último es pasable, y dice algo de su generosidad...A este concreto lector, me parece reconocerle en alguno de los comentarios que me preceden, y creo que había tomado unas vacaciones largas, porque no le identificaba en esta columna, desde al menos tres meses. Si esto es lo que le gusta, bienvenido.
Quede claro, que a mí lo que usted escribe me divierte mucho, y no me importan los comentarios de los demás. Yo mismo uso, de vez en cuando, esta oportunidad que me brinda para dejar mi opinión, sin otra pretensión que mostrar mi satisfacción por su escrito.

Eleazar dijo...

Hola Paco:

No sabia que tenias este blog, fijate desde el 2000. Recuerdas el 97 cuando me sacaste en la cronica por la pagina que hize de la comarca?
Como pasa el tiempo.
saludos