Blog de opinión y creación literaria de Paco Labarga

29 de octubre de 2010

Ladrones de guante negro


(Los seguidores de Cristo
Apenas se diferencian
De los siervos de Mefisto)

Ahora resulta que todos los problemas de España están provocados por el cabrón del carbón. Y lo más jodido de todo es que, para arreglar el desaguisado, a los que se lo han guisado (y se lo han comido) nadie les importuna, salvo el ministro Sebastián Palomo (yo se lo guiso y luego se la como) que vino a Ponferrada a amenazar sin decir nombres a Victorino y a Viloria. Al final las amenazas se quedarán en nada, porque como las cumpla acabará jodiendo más aún a los mineros, porque este paladín de la minería, este ministro con mono (no sé de qué sustancias), este defensor acérrimo del carbón no hace mucho tiempo era vilipendiado y considerado un traidor a los mineros: “Yo no quiero pensar que el ministro de Industria se convierta en el peor enemigo del carbón. No lo quiero pensar porque el ministro debe cumplir unos compromisos que adquirió el presidente del Gobierno, al cual debe prestar lealtad” (Manuel López secretario general de FIA-UGT Castilla y León. 4/10/2009) y en el mismo sentido y el mismo día: “alguien debe llamar al ministro y ponerlo en orden de que el Plan del Carbón sólo tiene una dirección y esa dirección es exclusivamente el cumplimiento de lo que hemos pactado”. Así que, un año después, la defensa del carbón que hace Sebastián y las amenazas que profiere sólo pueden sonar a falso, como se verá en su día.
Cosas veredes: En fin, que para arreglar las cosas el Partido Socialista menos social de la historia les mete el tijeretazo a los currantes, a los pensionistas, a los funcionarios y a todo dios menos a los ladrones de guante blanco de cocaína, azucarillos, aguardiente, ingeniería financiera y cuenta corriente poco corriente y a los ladrones de guante negro de carbón y cielos abiertos hasta el amanecer (amanece, que no es poco). En fin, nos dicen que hay que hacer una reforma laboral, que no sé por qué cojones la llaman así, si, como siempre, se refieren a abaratar el despido y alargar la vida laboral para que te mueras justo cinco minutos antes de que puedas cobrar la pensión (salvo que seas diputado, que la cobras sin despeinarte, eso sin contar con el trinque). Dicen los economistas 'sodomistas' y los de la CEOE del ‘esforzao’ Díaz Ferrán que si se abarata el despido se podrán crear millones de puestos de desempleo: o sea, igual que ahora, sólo que encima no habrá ni un puto euro de indemnización. Te lo juro 'bwuana', llegará el día en que tengamos que pagar a los empresarios por despedirnos.
Resulta que al alcalde de Valladolid (León de la 'Priva') 'morritos' Pajín le provoca deseos felatorios, y, como no puede satisfacerlos, sufre lo que el resto de los alcaldes: especulación precoz. Ahora no sólo le piden que pida perdón, sino que le piden que dimita, es decir, lo que no le pedirían si en vez de manifestar un deseo hubiera acosado o tocado el culo a una concejala, digamos de Hacienda, que no a una cajera de supermercado (García Ancos dixit en su funesto momento).
Aunque ya han pasado unos días y no es de estricta actualidad, lo cierto es que ando un poco retrasado (mental) y no he podido comentar la visita a Ponferrada de Zapatero y de la Cruz de los Jóvenes, valga la redundancia: el caso es que los dos grandes partidos nacionales, el PSOE y la Iglesia Católica, celebraron hace unos días en la capital del Bierzo sendos saraos. Zapatero dijo que durante su gobierno no había habido ni un recorte social... para los banqueros y los empresarios (esto último no lo dijo, pero se le entendió de puta madre). El resto no se le entendió nada, porque está acostumbrado a rodearse de incapaces como 'Pepiño', la Pajín, la Salgado, el Sebastián y otros por el estilo y cualquier tontería se la ríen como si la entendieran. Una reflexión, si en Madrid estaba justificado que Tomás Gómez no se presentara porque las encuestas daban mejores resultados a la Trini, digo yo que por qué eso mismo no vale a escala nacional, cuando las encuestas le dan peores resultados a ZP que a Rubalcaba o Bono, por citar alguno.
En el mitin de Zapatero en Ponferrada me llamó la atención que el público, ese mismo público al que le joden cada día en su trabajo, en su pensión, en sus impuestos, en su sanidad y en tantas cosas aplaudiera aquiescente y entregado y echara las culpas de todo a Rajoy, que el pobre no ha hecho nada. No me extraña que Rajoy amenace: -¡Como me levante!.
Es decir, que para ganar y arreglar el desaguisado que él y otros han guisado Zapatero apela a la fe, pero a mi la fe me la pela. Zapatero es como el obispo de una religión, como Camilo Lorenzo (el obispo de Astorga), que vino a custodiar la dichosa Cruz de los Jóvenes y a presidir el via crucis celebrado en el castillo como quien da un mitin en El Toralín. Camilo es algo así como el secretario general del PP (Partido Político) de Dios: ofrece soluciones estúpidas, lejanas en el tiempo, inútiles, incomprobables e inaplicables y lo cojonudo es que nadie las pone en tela de juicio por tratarse de una cuestión de fe, es decir, Zapatero redivivo.
De este modo, tiene bastante sentido que los socialistas son para los católicos como los seguidores del diablo y a la inversa. Debe ser porque:
Los seguidores de Cristo
Apenas se diferencian
De los siervos de Mefisto
Y en esas andamos, salimos de una secta para caer en otra. Salimos de un engaño para caer en otro. Salimos de la trama Gürtel para caer en la trama Brugal. Salimos de un banco para caer en otro que nos estafa igual. Salimos de Movistar para caer en Ono o en Vodafone (que es todavía peor que Garrafone: Brugal y Garrafone, ¡vaya mezcla!).
El amable y sufrido lector (de CDs) se preguntará: “¿Y qué pinta el PP en todo esto?”. Eso mismo digo yo.
Fe y razón, razón y fe. La misma puta mierda cuando se arrojan contra el otro. Para eso es mejor no fingir democracia ni civilización: donde esté una puta bala en la cabeza...Ese argumento nadie lo malinterpreta; si no, que se lo digan a mi admirado Santiago Macías, de la ARMH, que en estos diez años cosechando por las cunetas cadáveres de asesinados ha visto unas cuantas balas y los agujeros que dejaron en los cráneos ahora hueros. A los muertos unos les dijeron que luchaban por la libertad y la democracia, otros, los que les mataron y sus cómplices les dijeron que les facilitaban la salvación del alma. Pero la mayoría sigue en las cunetas por más que Macías y sus colegas se afanen en exhumarlos mientras Zapatero se hace el orejas y saca a pasear al abuelo, como emblema de los paseados, cuando hay que ganar votos. ¡Palabras huecas!. No puedo menos que recordar este párrafo sin sentido que critica y reproduce Cervantes como ejemplo de las lecturas que obnubilaban la mente y obturaban el entendimiento de Don Quijote: “La razón de la sinrazón que a mi razón se hace, de tal manera mi razón enflaquece, que con razón me quejo de la vuestra fermosura”.

Hala, a tomar por el culo ya, que con estos 'forrupios' que me marco parezco un cura católico-socialista.

15 de octubre de 2010

Están clavadas dos cruces en el monte... Pajariel


















(Ay, Señor, qué cruces!. Y las dos en Ponferrada el domingo. Me rindo)

(Un poco radical el titular)

Me ‘cagüen’ mi puta calavera, ando peor de tiempo que de dinero. Esta entrada tenía que haber salido hace unos días y ya me quema dentro.
Lo primero de todo: ya el título lo dice, están clavadas dos cruces en el monte del olvido, sólo que el monte del olvido es el monte Pajariel, de aquí de Ponferrada. Una cruz es la de los jóvenes, una cosa de mucha emoción para los católicos, como un orgasmo de la fe, que llega a la capital del Bierzo justo el mismo fin de semana en que Zapatero, la otra cruz, la que todos soportamos día a día, viene a dar un mitin al Toralín y a presentarnos a todos los candidatos que van a perder las alcaldías de las principales ciudades de Castilla y León en las próximas elecciones municipales.
Total, que no sé qué cruz será más difícil de sobrellevar. Créanme, me siento como un Jesucristo posmoderno y superestar, que tanto soporta el ‘meapilismo’ como el zapaterismo y todo ello no ya sin rechistar, sino poniendo, incluso, la otra mejilla para que me la partan a hostia limpia.
Lo bueno es que lo del viaje de la cruz de la juventud (riman en asonante), me permitió tomar un cafelito con el obispo de Astorga, don Camilo, en persona. ¡Manda cojones!, lo que no habré yo despotricado de este hombre y resulta que en lo esencial, en lo que es el puro dogma, estamos totalmente de acuerdo: ambos consideramos que la plaqueta que han colocado los albañiles de la Junta en el presbiterio de la iglesia de San Andrés (de Ponferrada) es más digna de un puticlub (el obispo no empleó esta expresión, pero se ve que se quedó con las ganas), que de un templo religioso.
En la visita del obispo eché de menos a Antolín de Cela, el párroco de la basílica de La Encina, y un amigo mío que es muy malpensado (una lengua hiriente) me lo explicó: “lo que le pasa a Antolín es que ya siente en la nuca el aliento de Máximo, el párroco de la ‘concatedral’ de La Rosaleda”. Este enfrentamiento entre valores emergentes de la iglesia nacional berciana va a determinar el futuro de la comarca más que la evolución del carbón, del sector eólico o del polígono del Bayo.
Lo de Zapatero es otra canción, la otra cara del single, en la que el monte del olvido es el olvido del AVE y de las infraestructuras. Por olvidarse, a Zapatero hasta se le ha olvidado decir que se marcha y que deja a ‘Rubalcabra’ o ‘aBono’, si bien es verdad que, aunque no ha dejado ‘aBono’ si que lo está dejando todo como un estercolero, bastante enmierdado (una verdadera enmierda a la totalidad). No me esperaba otra cosa: en cuanto colocó en puestos de responsabilidad a individuos como ‘Pepiño’, la ‘guardabarros ardientes Pajín’ o el sinsorgo del Sebastián, yo y otros como yo empezamos a darnos por jodidos, como ‘fetivamente’ así fue. Ahora suena el nombre de ‘Carma’ Chacón, que digo yo que será para algo relacionado con la cría caballar.
En fin, voy a dejar de faltar y voy a empezar a cabrearme directamente: desde mis lejanos tiempos de Derecho siempre consideré que el Código Penal sólo protege a los delincuentes. Creo que tal es el caso de ‘Mariquita’ Pérez, a quien sólo la protección legal y la disuasión que conlleva están impidiendo que alguien le parta literalmente la boca. En su ‘cloaca’ digital habla de las conversaciones mantenidas por La Crónica con Público y dice textualmente: “El objetivo de esta propuesta por parte de los directivos de La Crónica de León, era lograr un acuerdo que permitiese a la actual propiedad del diario seguir al frente del accionariado, y con ello reconciliarse con el presidente Zapatero, en un intento por corregir errores del pasado que han conllevado un alto coste presente”. El subrayado es mío, porque, justamente, este tipo ponzoñoso que ahora pontifica de aquesta guisa fue el látigo y el martillo escogido para darle hostias a Zapatero, hostias y patadas en los huevos que daba con todo lo que tenía, pero sobre todo con los pies ajenos, sin importarle que el receptor de las hostias, el tal Zapatero, tuviera los cojones de hormigón (ahora tienen un poco de aluminosis, pero por otras causas) y que todos los redactores tuviéramos los pies hinchados de tanto patear contra el concreto. Hay que reconocer que el tipo estaba bien elegido, habida cuenta de que lo echaron de La Razón por facha, pero, llegado que hubo a León, se echó a la mala vida y a las malas compañías y ahora anda por ahí a lo suyo, a contar mentiras y emponzoñar: anteayer estaba en un convento, luego le dieron una canonjía, después ingresó en un puticlub, ahora está en el limbo, mañana... cualquiera sabe. Lo cierto es que fue a hablar de putas La Tacones, y sólo la protección que la ley otorga a los más indeseables le salva una agresión segura. La última que anda diciendo es que los profesionales de La Crónica critican al nuevo director por su excesiva aquiescencia con los dueños del periódico, y lo dice él, que era conocido por su integridad moral y profesional como 'el arrastrao'.
Otro que tal baila es Díaz Ferrán. Para escaquearse de sus múltiples chapuzas legales, contabilidades creativas, presuntas estafas e incivismos, salta ahora con que hay que trabajar más. Claro, para que avispados como él se lo lleven crudo a los paraísos fiscales. Yo sí creo que había que trabajar más, sobre todo los inspectores de Hacienda, los fiscales, la policía y, sobre todo los jueces y los legisladores, que no sé qué cojones hacen que no imponen a los delitos fiscales la misma pena que la violación o el homicidio, además de la confiscación de los bienes producto del fraude. Aunque ya se sabe, los legisladores parecen en ocasiones enemigos de Díaz Ferrán, pero no lo son, al igual que los empresarios y los jueces.

PD. No lo sé, pero creo que yo, deslenguado (a la plancha) como soy, no habría puesto un titular como el de arriba, el del pendón de la Virgen
Item más: Lo de los mineros de Chile si que fue un encierro de dos pares de cojones (69 días) y no el de los mineros de Tremor de Arriba, que estuvieron encerrados dos semanas y se pusieron casi todos enfermos.

4 de octubre de 2010

El 'Plan del Cabrón'

(Hoy la huelga de hambre no es más que otra forma de ponerse a dieta)


Desde que la ‘tontaloscojones’ de la Aminatu Haidar nos encogió el corazón y los huevos metiéndonos en un conflicto de puta madre con Marruecos, ya cualquiera se pone en huelga de hambre. Lo mismo se niega a comer un minero que un director de periódico que un dirigente del movimiento bercianista (léase Tarsicio Carballo que lleva no sé cuántos días sin comer para protestar por no sé qué cojones de la falta de servicios en lo que él llama la Región del Bierzo). Lo malo no es que Tarsicio se haya puesto en huelga de hambre, sino que algún día la abandone. En fin, actualmente la huelga de hambre se ha visto reducida a una nueva forma de dieta para perder peso.
Con la huelga de hambre pasa como con hacer una peregrinación. Aquí todo dios peregrina a algún lugar, santo o ateo. Peregrinar ya no es tanto una forma de recogimiento, de realizarse y de sentir la cercanía de dios, de Alá, de Buda, de Stalin o de Bin Laden (todos son igual de asesinos) como una forma de huir de la familia o de nuestros jefes y presidentes. Por eso, lo mismo peregrina un mandamás de la Junta que un chupatintas de la Diputación: peregrinan los políticos a Santiago, peregrinan los mineros a León, peregrinan los beatos a Roma y a Jerusalén, peregrinan los musulmanes a La Meca. El único que no peregrinó fue el propio Santiago, que, en realidad, a lo que fue a Galicia fue a comer marisco y a votar a Fraga, como quien va a Oencia a votar al Alcalde Rockero.
Lo que no entiendo muy bien es lo de los mineros. Andan 'esnortaos' y no se les ocurre mejor cosa que encomendarse a la Virgen de la Encina y a Santa Bárbara y encerrarse en la catedral de León: el mundo al revés, se ha pasado de quemar iglesias a restaurarlas y a rezar en su interior para que Victorino, el dios, y Viloria, su profeta, se apiaden y tengan a bien pagar los salarios a estos pobres pecadores. Pobres y soberbios: ¡A quién se le ocurre!, ¡mira que querer cobrar por trabajar!. Éstos no se han dado cuenta de que con el decretazo de Zapatero (el 'Zapaterazo') ahora no sólo estás obligado a trabajar sin cobrar, sino que cuando te despiden tienes que indemnizar tú al empresario, porque el pobre está que ya no puede ni ir a putas de lujo, y el mantenimiento del Mercedes hortera, del Audi de lujo y del Lexus híbrido le cuestan un huevo y a este paso no tiene pasta ni para climatizar la piscina o ir a cazar antílopes o negros a África.
En fin, que el conflicto parece que se arregla. Un arreglo que es un parche: pan para hoy y hambre para mañana, porque lo del carbón no tiene arreglo y el Plan del Carbón es una burla. En realidad es el Plan del Cabrón, en referencia al que tuvo la gran idea de tirar ingentes cantidades de dinero a la alcantarilla (Murcia). Es como el Plan E, pero en plan negro: el Plan C, o sea un plan B de mierda. Un plan como unas hostias).
Voy a concluir, porque últimamente me marco unos forros que yo mismo me asombro (me doy sombra). No quisiera sin embargo (de Hacienda) hacerlo sin referirme a mi estimado Antonio Núñez, el mejor columnista leonés de largo. Eso sí, tiene el Núñez una lengua afilada de cojones. A mí, que como es sabido tengo una educación de lo más cristiana y tradicional, a veces este hombre me escandaliza: el otro día (19/092010) sin ir más lejos (ahí al lado, a Molinaseca) sacó en el Diario de León un artículo titulado ‘Zapatero inventa el brasero’ que te cagas por las bragas. Trascribo aquí un par de párrafos: “Andaban los mineros a leche limpia con la Guardia Civil y, ya de paso, con los pobrines camioneros y conductores de las cuatro esquinas de la provincia cuando Zapatero desveló en la noruega Oslo, a tiro de piedra de Rodiezmo, pero en la nuca, sus soluciones para salvar el carbón leonés. Según el presidente es fácil y todo consiste en quemarlo en las térmicas sin que eche humo ni CO2, de forma que vuelva a ser un combustible limpio y competitivo en la UE de mister Proper si prosperan las investigaciones de limpieza planetaria de la Ciudad de la Energía de Ponferrada (Ciuden para los entendidos). Mi mujer está de acuerdo. ‘Macho’, me dijo ayer en un querer ecologista, “baja del desván el brasero, el fuelle y la mesa camilla de la abuela porque no veas lo que vamos a ahorrar este invierno en calefacción”. Y “La Ciuden ponferradina como centro de referencia del mundo mundial para una vida barata y sin humos no es el único invento energético del ilustre paisano. A falta del motor de agua (no confundir con el de Pyva) el ministro de Industria, señor Sebastián, tiene en cartera el coche eléctrico, otra payasada pionera de un país en ruina que por ahí fuera nadie quiere y por algo será”. Anda, que si llego a decirlo yo, ¡cómo me hubieran puesto!, ni imaginarlo quiero.
PD. A ponferrada no le dieron el mundial de ciclismo. ¡Vaya por dios!. Yo que ya me relamía con la cantidad de droga y doping que iba a llegar al Bierzo en 2013. Ahora vamos a tener que seguir conformándonos con la cocaína de toda la vida, la que viene de Galicia por los cauces habituales, porque no sólo el AVE es una quimera, sino que hasta las mercancías, incluida la coca, van a tener que llegar remontando el Sil en canoa. ¡Sniff, sniff!. Para quien quiera saber algo más de la vergüenza o la desvergüenza de la candidatura de Ponferrada al mundial de ciclismo le remito a este blog especializado en la materia, que no tiene desperdicio (http://ciclismo2005.blogspot.com/2010/09/otra-vez-sera.html). Hala, que mañana os lo pregunto.