Blog de opinión y creación literaria de Paco Labarga

8 de noviembre de 2010

El encantador de perros

En vez de decir tanta gilipollez, ¿por qué no se callan?
La visita del papa a España el pasado fin de semana es el acontecimiento más importante de la historia de este país desde que el ayatollah del Bierzo, Tarsicio Carballo, iniciara su particular ramadán (que no huelga de hambre, porque comía por las noches). Benedicto ‘sixteen’ (XVI) pasó por España como una ‘instalación’. Talmente parecía que el Papamóvil fuera el Red Bull de Sebastian Vetel, pues iba a toda hostia y los fieles que se agolpaban en los márgenes (de beneficios) de las calles no pudieron ni oler a Susan (Su Santidad) y ahora ni siquiera pueden presumir de saber a qué huele el ‘olor de santidad’.
En fin, que Benedicto dijo que en España se respira el mismo ambiente de laicismo (un huevo colgando y otro lo mismo) que en 1930. Aunque no lo dijo, estoy seguro de que a él y a su jauría (digo curia) les encantaría que ahora también se aplicara la misma solución limpia y eficaz que por aquel entonces. El inconveniente es que aquella solución ahora está saliendo de las cunetas.
Total, que si lo que dijo Ratzinger lo llega a decir Hugo Chávez el rey le habría espetado aquello de “por qué no te callas”. Sin embargo, aquí no sólo nadie puso al divino carcamal en su sitio, sino que fue un verdadero poema ver a la Casta Leticia haciendo genuflexiones como para hacerse perdonar el pecado original de su primer divorcio.
Con la visita del papa disfruté de lo lindo (perdón, quise decir de cojones): me sirvió para deleitarme una vez más con esa maravilla que es la catedral de Santiago y para horrorizarme con ese engendro que es la Sagrada Familia, que si ya es fea de por sí, la iluminación no hace más que resaltar su chabacanería y ‘horterismo’ beato. No obstante, me molestó sobremanera que las otras cadenas de televisión contraprogramaran para que los españoles cambiáramos de canal. De hecho yo estuve a punto de pasarme a la Cuatro, donde daban ‘El encantador de perros’, pero a fin de cuentas era prácticamente lo mismo y no lo hice. Por cierto, en Canal Historia estaban dando algo sobre una momia a la que le hacían la prueba del Carbono 14. Es decir, casi todas las cadenas, incluida la de váter, hablaban de lo mismo.Una simple apreciación de índole teológica: Benedicto dijo que había que apoyar a la familia tradicional, cuyo paradigma sempiterno lo constituye la propia Sagrada Familia, que ya tiene casa en Barcelona. Sin embargo, ya sé que es una pijada, pero debo recordar, aunque ya todos lo saben, que la Sagrada Familia, ese paradigma sin parangón de la familia tradicional, no fue más que el producto de un monumental adulterio.
Los norteamericanos le han dado con sus votos a Obama una patada figurada en sus cojones negros y peludos. Yo siempre malicié que a Obama lo eligieron en su día para poder echarle la culpa a un negro de los errores de Bush.
Hace poco tiempo casi todos creían en la competencia y en la honestidad del tal Obama. Bueno, yo nunca me lo creí: siempre sospeché de su honradez, porque cuando alguien predica la honradez de un político, miente invariablemente. Por el contrario, cuando alguien tilda a un político de corrupto, invariablemente dice la verdad. Político honrado es una ‘contradictio in terminis’ (un oxímoron), sin embargo, político corrupto es una redundancia. Creo que la presunción constitucional de inocencia debería declinar para los políticos, porque en su caso sería más una presunción prostitucional. Lo que sí es una presunción ‘iuris et de iure’ es que cada partido político siempre es peor que el otro.
No me resisto a hacerme eco de un asuntillo local, casi doméstico, pero que me ha llamado la atención: el caso es que la Concejalía de Acción Social del Ayuntamiento de Ponferrada organiza un encuentro para jóvenes y adolescentes de 13 a 17 años. Según reza la propia nota municipal, dicho encuentro forma parte del llamado programa ‘Construyendo mi futuro’, del área de Acción Social. Del rimbombante título cabe inferir que el Ayuntamiento, preocupado por el incierto futuro de los jóvenes, se preocupe de orientarles y asesorarles sobre las salidas y posibilidades formativas y laborales. Hasta ahí todo cojonudo. Pero ahora viene lo mejor: cuando uno repasa las actividades programadas en el encuentro, ¿con qué se encuentra?, pues nada menos que (lo cito textualmente) “talleres de karaoke, taller de DJ, baile, magia, percusión, juegos y un taller de patinaje donde es imprescindible que cada uno lleve sus patines”. Por lo visto, construir el futuro para el concejal de la cosa de Acción Social consiste en practicar karaoke, pinchar discos y bailar, todo ello subvencionado por la Junta de Castilla y León. Digo yo que mejor se les explicaba a los jóvenes cómo trincar el dinero a base de practicar el transfuguismo político, la prevaricación, la especulación inmobiliaria, el nepotismo y la corrupción en general (y en teniente) y tantas y tantas ilegalidades en las que en cada ayuntamiento, incluido el de Ponferrada, hay numerosos expertos (y dormidos).
Cambiando de tercio, el otro día visité una exposición de xilografías de Dalí sobre la Divina Comedia de Dante. Tengo que decir que en sus dibujos Dalí va a su puta bola y pasa de Dante como de la mierda. O sea, que podría tratarse de una exposición sobre la Divina Comedia o sobre una puta del Milenium. Como soy de otra época, me habría gustado ver una Divina Comedia ilustrada por Giotto, un genio a la altura de Dante, o por Miguel Ángel, o por William Blake o por Piranesi, pero a cambio tengo que conformarme con Dalí, un tipo que demostró más que sobradamente que en ocasiones la genialidad y la imbecilidad son la misma cosa, o con Barceló, un pintor que jamás ha estado a la altura del ron del mismo nombre. (Debo recordar aquí, para quien piense que cualquier pintura de Dalí es una obra maestra, que en cierta ocasión pintó con un spray una calabaza ‘Ruperta’ para los concursantes del programa ‘Un, dos, tres... responda otra vez’.
Por cierto, ¿saben cuál es un buen concurso?, levantar mis cojones a pulso.

2 comentarios:

Urbano666 dijo...

¡De puta madre! Gracias Paco

Anónimo dijo...

Me gustaría tener tu cultura y tu dominio del leguaje y tu ingenio pero no...nolo tengo.
Me gustaría decirte que tengo un familiar que por desgracia se dedica a la política (está en escedencia de un trabajo en el que ganaría mucho mas y no tendría que aguantar insultos de descerebrados)
y te puedo asegurar que ni tu ni tus "palmeros ni ninguno de vuestra puta familia se puede comparar a el en honradez.