Blog de opinión y creación literaria de Paco Labarga

10 de enero de 2012

La 'puta' del iceberg

A ver si lo explico con mi natural elegancia y delicadeza: España se ha convertido en el triste reverso de una casa de putas. En una casa de putas pagas y jodes y aquí pagas y te joden. Y esto es sólo el principio: es la ‘puta’ del iceberg.
La subida de tributos va a provocar más turbación ciudadana que recaudación económica y cuando más turbados estemos los ciudadanos será cuando nos den por el culo con un soplete o con un formón, pero, eso sí, nos gustará, porque sarna con gusto no pica (en el caso de Mas y los catalanes el dicho reza: ‘sardana con gusto no pica’).
En sólo cuestión de unos días la Ley Sinde contra las descargas ilegales ha pasado de ser una ley absurda que se hacía derogar a convertirse en una ley que se hacía de rogar. Algo que ha comprendido el PP nada más entrar en el Gobierno, porque cuando estaba en la oposición la criticaba ferozmente, a la Ley y a la Sinde, y ahora que “ya no va la Sinde por agua a la fuente” resulta que la ley de marras era más cojonuda y edificante que una carta de San Pablo. Al final lo de Sinde quiere decir ‘Sin-decencia’ y el nuevo ministro de la cosa, un ex tertuliano de la SER, dice que es de todo punto fundamental proteger la propiedad intelectual. Espero que no se refiera a la intelectualidad de Lucía Etchevarría, de Víctor Manuel, de Juan Manuel de Prada o de César Vidal, por citar algunos, aunque también se puede incluir en la lista a Carmen Posadas, una mujer cuyas principales contribuciones a la literatura son la de haber estado casada con un gobernador corrupto del Banco de España (valga la redundancia) y la de ser autora de ‘Invitación a un asesinato’, una novela de título asaz preciso, pues, efectivamente, es una invitación a un asesinato, el de su autora.
Recuerdo que, cuando empezó a derrumbarse todo el sistema político y económico, con la anuencia y aquiescencia de nuestros gobernantes, se nos dijo: ya vendrá el momento de pedir responsabilidades, pero ahora lo primero y fundamental es garantizar la estabilidad del sistema financiero para salvar la circulación del crédito. En cristiano eso quiere decir que hay que darle más dinero a los estafadores para que nos sigan jodiendo impunemente.
(Ay, Mariano, qué pronto has empezado a darnos disgustos)

Vista la inoperancia de todas las medidas adoptadas hasta la fecha, acaso habría que cambiar de estrategia y empezar por castigar severamente a los estafadores y luego reconstruir el sistema como se pueda, pero claro, es sólo una modesta proposición de un tipo antisocial que se está descojonando literalmente con lo que pasa, pese a que lo que pasa no tiene nada de gracioso, aunque sí de merecido. Ya lo dije y lo repito: España es una unidad de destino en la corrupción, una estafa piramidal (como Anway, Forum Filatélico, Afinsa y Nueva Rumasa). Toda la bolsa es una casa ilegal de apuestas y el Ministerio de Hacienda es como la Cueva de Alí Babá, pero vacía, porque ya se lo han llevado todo. Cuando anuncian subidas de impuestos los mismos que anunciaron que no los subirían es porque no tienen otro remedio: necesitan dinero, mucho dinero, para pagar sueldos y para seguir llevándoselo crudo, que uno no llega a lo más alto a base de decencia y honradez. La inefable Soraya decía hoy mismo que no hay que disfrutar de los cargos, que a la política va uno a servir y no a servirse. Si y mis negros cojones son alegres florecillas de primavera. Y lo pero de todo es que de España sólo vemos lo que hay en la superficie. El interior da pavor (como el baile de Popotitos), porque la España visible, la de todos los días, ya es sólo eso: la ‘puta’ del iceberg.

1 comentario:

patentedecorso dijo...

En esto ha convertido el PP España, Por ello es menester perseguirlos, encarcelarlos y/ o tambien expulsar de nuestro país a los Borbones.