Blog de opinión y creación literaria de Paco Labarga

9 de febrero de 2012

Working dead


(Sin palabras) 

España es un chiringuito financiero formado por múltiples chiringuitos financieros y casas de apuestas ilegales, como la Bolsa. Da igual quién gobierna el cotarro, todos los problemas se arreglan del mismo modo: dándole más dinero a los bancos y abaratando el despido. Y eso que darle dinero a un banco es como proporcionarle niños a un cura. Nunca se calmarán sus ansias.
Así las cosas, la Iglesia Socialista de los Últimos Días celebró el pasado fin de semana en Sevilla un cónclave para elegir nuevo papa, pero al final los cardenales (o hematomas sexuales) eligieron a uno viejo, ajado y con barba de chivo expiatorio. No sólo eso, sino que el electo puso al frente de las diferentes áreas catecumenales a los que peores resultados habían obtenido en las consultas electorales: algo así como “los últimos serán los primeros”. Uno de los nuevos popes del socialismo es Óscar López, un tipo gris a quien un escasamente carismático Herrera destrozó literalmente en las urnas. Su nula capacidad organizativa le ha servido para ser nombrado secretario de organización. También eligieron a otros inútiles parecidos, como Patxi López. Yo habría propuesto a Paco Raquetas, un hombre incapaz de gestionar mal, incapaz de generar rencores... Vamos, esencialmente incapaz, excepto para el merme prejubilar.
No andan mejor las cosas por el otro ala. El 'pollo' que ocupa la cartera de Educación y Cultura anda sin cabeza, como los talibán del Mulá Omar. Las lumbreras económicas Guindos y ‘Montonto’ ya no saben si van o vienen. Les sacas del despido barato y de dar pasta a los bancos para que nos sigan estafando y se quedan sin ideas. Rajoy ya admite que el paro seguirá subiendo y que la cosa no sabe arreglarla, pero eso sí, por culpa de Zapatero, que a su vez echó la culpa a Aznar, que a su vez se la echó a González y éste a Suárez y a Franco. Al final la culpa fue de Eva que comió la manzana en el paraíso y el paraíso se convirtió en Marina d’Or, ciudad de vacaciones: en una casposidad de especulación y corrupción que se ha contagiado a toda España.
Corrupción a mansalva. No se salva nadie: Tribunal Supremo, Constitucional, banqueros, políticos de todo jaez, Familia Real y allegados, artistas, deportistas, empresarios, Iglesia Católica, visitas papales... A la hora de corromper a la sociedad para mejor esquilmar al ciudadano todos se vuelven misteriosamente de la misma sustancia: la sustancia del brazo corrupto de Santa Teresa.
Y los tontos a trabajar, eso sí, sin cobrar, no vaya a ser. Primero el PSOE, ese partido traidor a sus propios votantes, alargó la edad de jubilación hasta los 67 años, pero no para ahí la cosa: llegará el día en que hasta a los muertos se vean obligados a trabajar: Working Dead. Y total, no sé para qué quieren que trabajemos tanto en un país donde todo dios está en paro y sólo se mueve el dinero negro.
En vez de exigir responsabilidades a sangre y fuego, andamos metidos en discusiones sobre el aborto y el matrimonio homosexual, que es lo que buscaban, para que no hablemos de lo verdaderamente importante: ¿por qué permitimos que los ladrones, estafadores y multimillonarios le digan a la gente de a pie que no llega a fin de mes que tiene que ganar menos dinero para que ellos puedan seguir robando?. Y otra cosa, si permitimos que nos gobiernen unos ladrones no podemos extrañarnos luego de que nos roben.
En tales casos la utilización de la violencia no sería un recurso injustificado, sino repeler una agresión antijurídica, sería legítima defensa. Pero para anular esa respuesta ya nos han dejado claro que los recortes presupuestarios afectarán a la sanidad, la educación y los servicios sociales, pero nunca al ejército ni a las fuerzas del orden.
Réquiem por España, una unidad de destino en la corrupción.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Paco, ya le has puesto letra al 'Requiem por España', ahora solo te falta la música. Puedes inspirarte en la de 'Nostalgia Ponferradina' de la Coral Faberense...(es un decir)

Urbano666 dijo...

Un nuevo pacto social, es lo que España necesita, un nuevo compromiso del pueblo todo y a tomar por culo los ladrones.