Blog de opinión y creación literaria de Paco Labarga

31 de julio de 2013

Adiós gracias a Dios

(Último número de La Crónica. A Dios gracias, no veía el momento)
 
A tomar por el culo de una puta vez. Tengo la polla inflada de tanto escuchar eso de que el cierre de La Crónica supone una merma de libertades y de pluralismo informativo. ¿Pero qué mierda es esa?. Aparte del indeseado efecto que este cierre tendrá sobre el magnífico grupo de personas con las que he trabajado en León y en Ponferrada y de las que he aprendido cada día, el cierre de La Crónica es justo y necesario. La Crónica se había convertido en un atentado contra la libertad de expresión y de información. A lo mejor es que era yo el único que se comía los marrones y todos los demás compañeros escribían con plena libertad. Pero realmente yo estaba ya hasta los cojones de tanta sodomía intelectual y de tanto tragar pollas, que ya tengo la mandíbula dislocada y el culo como la bandera de Japón.
Todavía hace pocos meses el anormal de Martínez Parra, que ojalá se pudra en la cárcel, por botarate, llamó al ‘tarao’ del nuevo director general, Raúl de las Heras, un tipo indocto cuyo 'camaleonismo' sólo es comparable a su demostrada ineptitud, para que le hiciéramos un panegírico mamporrero al padre de Ismael Álvarez, que había fallecido dos días antes. El fallecido era un hombre sencillo, sin ningún afán de sobresalir, y menos en los papeles de 'Martinone', que ya para entonces eran algo así como los de Bárcenas, pero con peor reputación y pronóstico. Ismael Álvarez, obvio es decirlo, declinó cortesmente la oferta, evitándole a La Crónica una nueva ocasión de hacer el ridículo. Para entonces yo ya llevaba varios meses sin cobrar, pero eso al ‘Fillo’ se la pelaba y se la pela con la bobalicona aquiescencia de un director que nada más acceder al puesto aparcó sus convicciones y hasta la memoria de sus orígenes.
Ya estaba hasta los cojones de tener que defender las indefendibles bondades y beneficios de la cantera de Las Médulas, en Carucedo, una explotación sangrante e insultante, propiedad de Martínez, si no la ha perdido todavía, que debía llevar décadas cerrada, de no ser por todos los tipos de la Junta a los que compró para que siguiera abierta permitiéndole permutar piedras por dinero a 'esgarrapellejo'. Hasta tuve que redactar de propia mano el manifiesto en defensa de la puta cantera que luego leyó el apijotado de Miguel Ángel Casado, ya fallecido, paro al que pagaron pingües emolumentos por traicionar a su tierra y al turismo que tanto decía defender. Ese manifiesto tuve que escribirlo sin firmarlo, claro está, porque el delegado  de La Crónica que había entonces en Ponferrada no sabía escribir y ponía “a comido”, así sin hache, pese a lo cual cobraba 83.000 euros al año (ahora está dando el pufo en otro medio de comunicación y cuando se enteren ya será tarde.
De paso que me deshacía en elogios de la cantera de mierda, tuve que sacar varios artículos mamporreros, bien para defender al alcalde de Carucedo, un facineroso que cuando se le quita la razón se lía a hostias, bien para atacar a sus muchos y cada vez más numerosos enemigos.  Paradojas de la vida, el abogado que me encargó la defensa acérrima del acémila del alcalde (socialista) de Carucedo, fue el mismo que ayer me entregó la carta de despido, eso sí, afectando una gran compunción y haciendo gala de colegueo y buen rollito. No es un tonto ni un cabrón. Sólo cumple su papel de esclavo muy bien remunerado. Este rábula es el mismo que  anunció en su día, sin saberlo, que la planta cementera de Coirós estaba abocada al fracaso desde el mismo momento en que el sabelotodo de Martínez Parra decidió que los ingenieros no tenían ni puta idea y que se iba a encargar él de todo. Efectivamente, se encargó de todo y así le ha ido. Aunque en realidad no hizo sino poner en práctica la máxima de su padre, el Abuelo, el Padrino, Don José, cuando en una entrevista en el Progreso de  Lugo sentenció: “La diferencia entre un ingeniero y yo es que yo puedo pagar a un ingeniero y él a mí no”. Sí, seguro que esa es la única diferencia.
En fin, me han censurado columnas. Ojo columnas que escribía gratis y por las que  llegué a recibir amenazas, no de los lectores, que eso enorgullece, sino del director y del director general. Yo pedía a gritos que me relevaran de escribir opinión, pero nada. De sobra sabían que la mierda de la opinión que figuraba en el periódico a última hora era plana y no atraía a nadie: un cura por aquí, un vicario por allá, un vagón de obviedades por acullá. O sea, discrepo del maestro Fulgencio, ni ‘pa’ envolver el bocadillo.
De hecho, ese director tan reconocido cuando murió me amenazó con graves consecuencias si no retiraba de mi blog personal un comentario que ni siquiera sé sobre qué versaba. Otro director me amenazó también con graves consecuencias si no interrumpía mi descanso para hacerle una entrevista al entonces alcalde López Riesco, al que después de insultar y vilipendiar día sí, día también, decidieron adular para ver si sacaban algo de cacho por la vía de la publicidad.
Todos los días, por una razón u otra, había que dar hostias sin cuento a Riesco, a Ulibarri, a la Ciuden (para que nos diera obras) y hubo que silenciar cientos de casos y de condenas, porque no interesaba al dueño que eso se publicara. Y todo esto me lo tuve que tragar yo con patatas, porque quienes debían hacerlo y cobraban por ello, no tenían ni la formación ni la capacitación ni los santos cojones de hacerlo. En el colmo del absurdo, un día que yo no trabajaba, mis compañeras tuvieron que hacer un trabajo del instituto para la hija de uno de los jefes. Mira cómo se lo han agradecido.
Así que, menos lobos. A mí también me habría gustado escribir reportajes con rostro humano y esas historias íntimas de gente asesinada en la Guerra Civil, de esqueletos desenterrados que venían con un tiro en el cráneo y una subvención pública debajo del brazo, o relatar la epopeya (el marino) de los mineros encerrados como topos durante semanas en la mina de Santa Cruz para, sin ellos saberlo, aumentar los beneficios y la posición dominante de Victorino.
Pero no, héteme aquí que, como el gilipollas de Jesucristo, tuve que apurar el cáliz hasta la hez, o sea, que tuve que comer mierda a espuertas, mientras otros escribían poesía y hasta ciencia ficción de calidad mediocre. Y encima me criticaban por la mierda que escupía.
PD: Así que ahora que La Crónica ha cerrado empiezan mi libertad de expresión y las otras libertades, comienza mi verdadera liberación, y en lo más íntimo de mi ser sólo puedo decir una cosa: que le den por el culo a La Crónica y a la propiedad.

15 comentarios:

Agustín Vico dijo...

Ole tus huevos compañeros

Agustín Vico dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anónimo dijo...

Demostración de valentía, sí señor, pero a toro pasado. El daño que se ha hecho a algunas personas por politizar noticias y actividades que no venían a cuento, por las que en su día te obligaron a escribir, ya es irreparable. Cada ser humano es un universo de valores y cada uno tiene sus prioridades. En mi caso, prefiero morir de hambre con dignidad siendo libre que vivir de rodillas, pagado por esta esperpentica saga familiar de caciques y acoplados u otra cualquiera con los mismos principios (es decir, ningunos), para joder a muchos conciudadanos y a su propia tierra.
Ojalá algún día la prensa sea más independiente. Bendita utopía.

Anónimo dijo...

Se ve que nunca has pasado hambre...

Anónimo dijo...

Pues ya le doy yo una noticia para que estrene su libertad de expresión, esa licitación de un proyecto de CIUDEN que ha salido en todos los periódicos (todo calculado) se va a adjudicar a una empresa que empieza por I y acaba por NERCO, vamos, INERCO, solo tiene que esperar a que salga la adjudicación, pero da igual.

manoli dijo...

MENOS MAL`PACO QUE YA VUELVES

A SER TU,ESPERO QUE PUEDAS

DEFENDER CON LIBERTAD LAS IDEAS

QUE TIENES DESDE MUY JOVEN

Jonas Thulin dijo...

Eso sí es tener libertad de expresión.
Ánimo y adelante...
;-)

Alberto D. Prieto dijo...

Un abrazo fuerte, compañero

Anónimo dijo...

Permíteme que no te crea lo de morir de hambre con dignidad, querido anónimo. A saber en que pesebre comerás tu, posiblemente disfrazado de eso que llaman progresismo, y precisamente por eso mas despreciable aún, porque si es triste que un abanderado del capitalismo guíe nuestras vidas, mas asqueroso aún resulta que quién predica en contra de este sistema, disfrute, se aproveche y viva de puta madre en el capitalismo a costa de criticarlo. Me parece una valiente columna de opinión, y pa qué nos vamos a engañar, no hay tanta diferencia entre el periódico desaparecido, y el que permanece. Quizá mas sutil, seguramente menos vulgar, ciertamente mejor pagados, pero la libertad de información hace tiempo que en mayor o menor medida ha desaparecido, y no solo por sus jefes, sino por la puta autocensura, que es la peor de las mordazas. En todo caso, se agradecen estos soplos de libertad, sin casarse con nadie, sin servir a nadie. Animo y a tirar palante, paco

Anónimo dijo...

Que puta obsesión tenéis de POLITIZAR las opiniones. No, no y no. Ni de unos ni de otros ni de los aquí. El morir de hambre con dignidad son muchas cosas, cosas que no agreden a personas ni empresas inocentes que han sido atentadas por la pluma de este señor gracias a no se qué intereses de sus mafiosos jefes. Un señor que tenía un blog propio y del que era fiel seguidor hasta que vendió su alma. Ahora vuelve a estar libre, ¿hasta cuando? Pondremos el cartel de SE ALQUILA DIGNIDAD.

Fidelus!!! dijo...

Mi mas sincera enhorabuena por tus palabras, mejor tarde que nunca. Hace tiempo que en la prensa escrita, de Tv y casi entera la digital (Ileon son los unicos que son criticos), dejo de ser libre.

Jose Sande dijo...

De vacaciones en Coruña me acabo de enterar que ha cerrado La Crónica!

Gracias Paco por el apoyo dado al ajedrez en estos años y mucha suerte!

Jose Sande

Anónimo dijo...

Valentía? Por cuantas decenas de miles de euros calló usted? Ahora critica, cuando nada tiene que perder. Gesto cobarde el suyo, burlarse de quien antes, seguro reía las gracias con mayúscula pleitesía.
No de deje de informar en que medio podremos leer sus 'gracias', si encuentra alguno que quiera pagarle por su ejemplo 'profesional' .

Jose Luis Fernandez dijo...

Tronco, te has convertido en mi heroe. https://www.facebook.com/groups/pornuestrossalariosgh/316684958474218/?notif_t=like

arsenio rey dijo...

Comprendo tu estallido final cantándoles las cuarenta a esos ¡¡¡kudos, bravo, Paco!!! Así habría que escribir siempre con la mente y el corazón en la mano, limando las palabrotas, claro. hdp, muy finodos y traicioneros del pueblo. Yo siempre me pregunto, ¿cómo ilustrar al pueblo, para que actúe en consecuencia, el pueblo llano, que no se da cuenta y apoyan con su voto a los corruptos?
Predicar al coro no sirve de nada.