Blog de opinión y creación literaria de Paco Labarga

11 de marzo de 2014

ACEBES A VECES


(He aquí la lumbrera que nos protegió durante el 11-M)
 
Diez años ya de aquella memorable mañana en la que los trenes de cercanías de Madrid acumularon más retraso que nunca, llevándose de paso por delante la vida de dos centenares de personas.
Y el Gobierno emperrado en que había sido la ETA, pese a que, a medida que aumentaba el número de cadáveres, se iba comprobando que la cosa atufaba más a integrismo islámico que a integrismo vasco.
Pero lo que recuerdo como si fuera hace una década es la tarde anterior: unas horas antes de los atentados del 11-M el entonces ministro de Interior, Ángel Acebes, un orate balbuceante, presumía en un mitin en el Hotel Ponferrada Plaza, de los muchos logros del Gobierno de Aznar contra el terrorismo etarra. No reproduzco aquí mi crónica del mitin para que no se me tilde de comunista simpatizante con los asesinos. Así que cito la que publicó el Diario de León, firmada por Cristina Fanjul, nada sospechosa, por otro lado, de sectaria y antisistema, como yo: "Como colofón a su intervención ante los empresarios, el ministro de Interior recordó que los últimos años se han caracterizado por un crecimiento del Estado de Derecho y un retroceso del terrorismo, la coacción y el crimen representados por ETA. Así, recordó que el arrinconamiento de la banda se debe a la actuación de las Fuerzas de Seguridad del Estado y a la idea -defendida por el pacto por las libertades y contra el terrorismo- de que nadie pagará un precio político para que los terroristas dejen de matar. Acebes criticó así una vez más la actuación del secretario de ERC, Carod Rovira, y su encuentro con ETA".
Dijo más. Presumió de que ETA no atentaba porque no podía, porque carecía de capacidad operativa para hacerlo. Sin embargo, un día después, señaló públicamente que ETA había intentado un atentado similar al de los trenes de Atocha hasta en cuatro ocasiones, una de ellas en la Nochebuena anterior, pero de esos atentados frustrados no habló en el mitin, simplemente porque, para Acebes, 24 horas antes ETA era incapaz de llevarlos a cabo por la debilidad inducida por el Gobierno del PP.
La cuestión de los atentados se ha polarizado entre los que primero sostuvieron que fue ETA y luego una conspiración galáctica en la que participó el PSOE, los servicios secretos, la policía y la Guardia Civil, y los que sostuvieron que fueron los islamistas.
Hoy ya nadie acepta las teorías de la conspiración, salvo para salvar la honrilla, una vez demostrado que mintieron de forma escandalosa quedando peor que Cagancho en Almagro. Mintieron pensando que si conseguían prolongar la mentira de ETA hasta el domingo electoral del 14-M, entonces ganarían las elecciones y ya daría igual quien lo hubiera hecho. Pero la mentira fue tan burda que, para enmascararla, les obligó a iniciar una cadena de manipulación que implicaba a políticos y medios de comunicación como nunca se ha visto, aunque no quiere decir que no haya existido alguna otra similar.
Dio igual, los votos les mandaron a tomar por el culo y los mentirosos se pasaron siete años, hasta que retornaron al poder en 2011, deslegitimando el resultado de las urnas.
Pero lo que a mí me sorprende es que un tarado como Acebes insistiera en la autoría de la ETA, cuando, de haber sido la banda terrorista vasca, ello hubiera denotado una mayor incompetencia suya y de su gobierno: decir que fue la ETA la autora del mayor atentado terrorista de la historia de España cuando un día después de haber presumido de que esta organización estaba prácticamente desmantelada, sólo es propio de un ignorante y de un incompetente incapaz de encontrar una puta en un burdel. Ir más allá y tontear con la teoría conspiratoria en la que estarían implicados los servicios secretos y los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado, manejados nada menos que por Rubalcaba, es todavía peor, pues implicaba que el PP llevaba ocho años gobernando sin, al parecer, enterarse de como funcionaban estos cuerpos que debían garantizar nuestra seguridad, y, por si fuera poco, presumiendo de la buena labor del ministro de Interior. Eso sin contar con que atribuirle al tonto de Rubalcaba la capacidad para montar una conspiración así implica un síntoma añadido de idiocia. En fin, un desatino propio de un botarate, secundado por otros aprovechados y traidores al pueblo español, a los que este pueblo, que tanto presume de dignidad, no se ha dignado en perseguir y castigar debidamente.Tal vez ha llegado el momento de identificar a estos traidores y hacerles pagar su felonía. Pero mientras tanto, siguen gobernando y publicando mentiras e insultos, como un premio a su traición e incompetencia. Recuerdo que Acebes cobra pingües estipendios de una compañía multinacional. Lo mismo que cada puto incompetente, criminal y traidor que han tenido que soportar los españoles durante estas últimas décadas.
Para estos delincuentes  no cabe duda alguna: toda traición, villanía o mala acción tienen inmediatamente un gratificante beneficio.

No hay comentarios: