Blog de opinión y creación literaria de Paco Labarga

10 de febrero de 2016

El efecto Twitter en El Bierzo

(Mira, una disposición legal que asegura que a los efectos institucionales, jurídicos y administrativos El Bierzo se llama así, con E mayúscula y sin hacer la contracción)

No es de mi entero agrado meterme en estos berenjenales, porque la lengua lo mismo que sirve para hablar y degustar los alimentos , también sirve para otro tipo de comidas, y ya se sabe lo que eso trae consigo: generalmente infecciones.
Pero tengo que entrar al trapo respecto a una manida y un tanto aburrida polémica sobre cuál ha de ser la denominación correcta: 'del Bierzo' o 'de El Bierzo'. Hay que decir que ayer mismo el Consejo Comarcal de El Bierzo reavivó la polémica al aseverar que va a continuar sin hacer la contracción, cosa que recomendaba encarecidamente Valentín García Yebra, un gran filólogo berciano, pero que ya está muerto. ¿Por qué recalco lo de que está muerto?, pues no por ofender, sino porque la lengua es una herramienta viva y para los vivos, que va evolucionando al margen de sus usuarios y próceres por más dilectos o perínclitos que sean, como lo prueba el hecho de que por muy bien que se expresara Cervantes en la lengua cervantina (que manda cojones, ya sólo faltaría que, siendo de su propiedad -cervantina- no se hubiera expresado bien en ella, aunque nunca se me olvida el sin par Paul Groussac hablando de las incorrecciones y faltas de estilo del Quijote), hoy día no hay dios que lo entienda, porque la lengua ha cambiado, por más que Andrés Trapiello se esfuerce en hacer comprensible algo que, mal que le pese, suena un tanto viejuno por expresión y por argumento.
Bien, pues la respuesta a la pregunta sobre cuál debe ser la denominación correcta 'de El Bierzo' o 'del Bierzo' es:
Depende. ¿De qué depende?. De según como se mire todo depende...
Por un lado, la Real Academia Española, RAE, establece como criterio general que
se escribe con mayúscula inicial el nombre propio de las comarcas, esto es, los territorios que en un país o una región se identifican por determinadas características físicas o culturales: las Alpujarras, la Alcarria, los Monegros. El artículo que antecede al nombre propio de una comarca se escribe con minúscula: la miel de la Alcarria, el azafrán de la Mancha, el clima de los Monegros; por tanto, la forma el se amalgamará, como es preceptivo, con las preposiciones a o de: las playas del Algarve, el vino del Bierzo”. Esto podía habérmelo inventado, pero para que se sepa que no lo he hecho he de decir que así se indica en la Ortografía de la lengua española (2010), que se puede consultar en la propia página web de la RAE.
Bien, este es el argumento al que se aferran quienes defienden a capa y espada la utilización de la contracción en 'del Bierzo'. Efectivamente, más explícita no puede ser la RAE, al utilizar el vino del Bierzo como ejemplo.
Sin embargo, convendría aquí hacer notar que las normas de la RAE no son como las que aparecen en el BOE y que su infracción no tiene carácter punible en ningún caso. Todo lo más, comporta un descrédito social. Aunque ya ni eso.
Pero para quienes se muestran tan fundamentalistas respecto a las admoniciones y recomendaciones de la RAE, tengo que incidir en lo dicho, cuando todos los académicos mueran la lengua seguirá evolucionando y que lo que ayer era blanco hoy es gris y mañana muy bien puede ser negro. Esto mismo y no otra cosa es lo que parecía querer decirnos el académico leonés Salvador Gutiérrez cuando en una entrevista aparecida en ileon.com el 28 de enero de 2011, en la que podía leerse: “Salvador Gutiérrez, que ha sido el coordinador de la nueva normativa de la Real Academia Española (RAE) de la lengua, se ha encargado esta mañana de contradecir al también filólogo -recientemente fallecido- y ha asegurado que la institución aboga por la opción contraria. Así, Villafranca del Bierzo debe escribirse Villafranca de El Bierzo, "separado y el artículo en mayúscula". El filólogo fallecido al que alude es, claro, García Yebra.
Por si no hubiera sido suficientemente explícito, en el párrafo siguiente, Gutiérrez explica las razones de tal cambio de orientación de la RAE respecto a la postura mantenida en su día por el ilustre y respetado García Yebra: “Estas divergencias obedecen, según el académico, a que "el uso manda más que los emperadores" y, sobre todo, porque la lengua es "un organismo vivo". Reconoce, sin embargo, que "todos opinamos" pues todo el mundo, al fin y al cabo, "tiene interiorizada la ortografía".
Bien. Pues lo cojonudo es que ahora la RAE no ha seguido la orientación de Salvador Gutiérrez y aduce que el propio Gutiérrez utilizó en su discurso de ingreso en la Academia, en 2008 la denominación 'el Bierzo', con minúscula, abriendo así la puerta al uso ulterior de una eventual contracción: «Hacia atrás queda, parda y lejana, la inmensa planicie asturicense, sembrada de pueblos maragatos que se funden con el paisaje. [...] Delante, el Bierzo de esperanza, húmedo y rico jardín hacia el que confluyen verdes y profundos valles, heridos de inquietud minera» (pág. 9).

Aquí digo yo lo mismo que Rubén Darío (delantero centro del Atlético de Managua y gran poeta): “De las blasfemias de las academias líbranos señor”.
O sea, que, según esto, podríamos muy bien usar 'El Bierzo', 'el Bierzo', 'de El Bierzo' y 'del Bierzo' como nos saliera de los cojones y no por ello estaríamos infringiendo norma alguna. Si acaso costumbre rancia, porque citar a estas alturas como autoridad lingüística a Gil y Carrasco, como hace mi admirado Témez, diciendo que el escritor villafranquino (de dónde iba a ser si no) utilizaba la contracción 'del Bierzo' es como no decir nada, porque el tal Gil murió hace casi dos siglos y desde entonces para acá la lengua ha cambiado una 'jartá'. Es lo mismo que pasa con el Quijote, sólo que sustituyendo a Andrés Trapiello por Valentín Carrera.
Pero aún hay otro punto en el que los talibanes del castellano no han reparado. La puta costumbre de no leerse todos los argumentos y razonamientos, influencia, envenenada sin duda, de Twitter . Así, en una respuesta personal que me dio en su día la RAE ante esta consulta, la academia de la blasfemia asegura con tono apodíctico respecto a un caso similar. “En el caso de la Rioja, debe tener en cuenta que, pese a ser coincidentes en denominación, la escritura de la comarca y de la comunidad autónoma es diversa. Si nos referimos a la región o comarca, de acuerdo con la norma general, el artículo debe escribirse en minúsculas (la Rioja alavesa); mientras que se escribe con mayúscula únicamente cuando forma parte del nombre oficial de las comunidad autónoma correspondiente, La Rioja:«El presidente de La Rioja declaró ayer que su comunidad será solidaria con otras que carecen de agua» (El Mundo [España 24.8.1994]).”

Y aquí quería yo llegar, porque La Rioja, como nombre de una administración pública viene determinado en una ley de igual modo que El Bierzo como ente territorial singular viene determinado en otra disposición legal de la misma naturaleza: Ley 17/2010, de 20 de diciembre, de modificación de la Ley 1/1991, de 14 de marzo, por la que se crea y se regula la Comarca de El Bierzo.

Quienes critican sin saber deberían saber, o intentarlo al menos, antes de informarse . El Consejo Comarcal de El Bierzo se llama así, 'de El Bierzo', sin contracción, porque así se llama oficialmente esa administración pública, les guste o no a Yebra, a Gil y Carrasco a Témez o a San Pedro bendito.
Entiendo que no les importen nada los magníficos argumentos expresados por Xabier Lago Mestre, regogidos en su blog (obierzoceibe.blogspot.com) bajo el título: Nueva defensa del topónimo El Bierzo ante la Junta de Castilla y León. Lo entiendo porque Lago Mestre es muy culto, pero un poco cansino. Vamos que no le ha llamado dios por los caminos de la amenidad. Por tal motivo, citaré nuevamente un párrafo de una artículo del susodicho Salvador Gutiérrez, publicado el 2 de diciembre de 2010 en ese periódico nacionalista radical que es el ABC y que habitualmente no sirve ni para limpiarse el ojete: “Existe un empleo de la mayúscula de relevancia circunscrito a contextos especiales como los señalados por la Ortografía en los párrafos citados más arriba: “En el uso de las mayúsculas intervienen otros muchos factores, como la intención de quien escribe, el tipo de texto o el contexto de aparición”. Por razones de consideración institucional, los hablantes pueden intencionalmente expresar su respeto en el uso de la mayúscula., lo que no implicaría una contradicción con la regla general”. Qué, cómo se os queda el cuerpo.
Y para finalizar, que esto está quedando largo y ya parezco a Lago Mestre, citaré a la Fundeu, he de decir que, con contracción o sin ella, nadie pone en duda aquí que esto es 'el Bierzo' y no Bierzo a secas. Pues bien, la Fundeu asegura textualmente: “Se recuerda que el artículo debe usarse siempre con mayúscula inicial delante de todos los topónimos en los que el artículo forma parte del nombre propio”. En fin, las opiniones son como las alomorranas, cada uno tiene las suyas, pero llamar ignorante a quien tiene una opinión diferente es una exorbitancia. O lo que es lo mismo, desde mi punto de vista le pueden dar por el culo con un soplete.
PD: ¡Hostia, qué largo ha quedao!