Blog de opinión y creación literaria de Paco Labarga

29 de octubre de 2009

Fundemos el OOO (Ombres Onrados y Onestos)

(Como el PP siga haciendo el ridículo este cartel acabará colocándose en todos los pueblos de España. Ah, es verdad, que ya hay uno parecido: pone Plan E, menos en Camponaraya, que directamente pone Plan Zapatero)

El hecho de que se haya puesto tan de moda que los ejecutivos de las empresas trabajen subrepticiamente para la competencia, me ha llevado a reflexionar (las rodillas) sobre si no estarán haciendo lo mismo los políticos, pues cada vez me parece más evidente que políticos como Leire Pajín, Helena Salgado, ‘Pepiño’ o Sebastián trabajan para Rajoy; si bien es cierto que otros como la Espe, la Cospedal, Gallardón, Costa Barberá y Camps están haciendo lo propio para que la ‘Moncloaca’ sea un territorio ‘zapatista’ como el que señala el cartel de arriba (la foto la hizo mi sobrino Luis y agradezco su préstamo), sólo que aquí es a la inversa (el gobierno no sólo no obedece al pueblo, sino que obedece a quienes joden al pueblo).
Otro que también hace campaña a favor de Zapatero es el berciano Manuel Cobo, que en realidad no injurió a Esperanza Aguirre cuando la llamó fascista, simplemente la definió. Ahora Aguirre ha jurado venganza contra Cobo y anda descorazonada por ahí, como la reina de Alicia en el País de las Maravillas, diciendo “¡que le corten la cabeza!”. Lo más cojonudo de todo es que éstos y otros como ellos se llenan la boca pregonando que no se puede permitir la politización de las cajas, como si Caja Madrid o Caja España (y todas las demás) no fueran ya un nido de políticos apesebrados y trincones.
Para evitar la politización de las cajas, como de todo lo demás o bien creamos una partido decente, el OOO (Ombres Onrados y Onestos), o prohibimos los partidos políticos. Pero como esa es una proclama franquista, a mí se me ha ocurrido otra fórmula: permitir que haya partidos políticos, pero impedirles que se presenten a las elecciones: que queden reducidos a una asociación cultural o asociación social o asociación de malhechores, que tanto da, pues a la postre todas las asociaciones son iguales o peores.
Ahora se empieza a ver lo que yo siempre anuncié que sucedía y por lo que fui severamente amonestado: que la corrupción es consustancial al hombre y como el hombre es un animal político (Aristóteles dixit & ‘pixie’) pues eso, que la corrupción es consustancial al político, por eso hay tan pocos políticos honrados y cuando sale alguno hay que expulsarlo como sea del panorama político, no vaya a ser que perjudique a la imagen de corruptos de los demás, es decir que corrompa a los corruptos con su honradez.
De modo que no hay esperanza (Aguirre ni de la otra), porque en esta vida todo está politizado, todo, salvo los partidos políticos, que que se dedican al trinque y al hurto hasta corromperse, que ya parecen el brazo corrupto de Santa Teresa (Fernández de la Vega).
No hemos agotado, empero, el catálogo de la imbecilidad y la mala hostia que el español tiene que tragar cada día. Ésta muestra que viene ahora la saqué de la SER: “La ONU recomienda dejar de comer carne para reducir el calentamiento global”. Este es el titular, ahora viene el suplente: “Abstenerse de comer carne al menos un día a la semana puede ser un eficaz sacrificio personal para combatir el cambio climático, según Rajendra Pachauri, presidente del Panel del Cambio Climático de Naciones Unidas, ganador del Premio Nobel de la Paz”. Y aquí es donde ya la hemos jodido, porque esto no lo dice la ‘tontaloscojones’ de la Cristina Narbona o la guarra de la Maruja Torres (que dijo que no se duchaba todos los días y no tiraba de la cadena para ahorrar agua). No, esto lo dijo un mandamás de la ONU y, encima, por cosas como ésta y peores le dieron el premio Nobel de la Paz (y de la Imbecilidad).
Ya ni la juventud nos puede redimir, como Cristo hizo con los hombres con tan escaso resultado. Así, leo en una noticia de la prestigiosísima, aunque desprestigiada por sus dirigentes, agencia EFE que “aumenta el consumo de pornografía infantil por menores de edad”. ¡Lástima! Con lo entretenida que es la pornografía de adultos, no sé que hacen fijándose en los niños con tan rijosa lascivia (será por aquello de "dejad que los niños se acerquen a mí” como diría cualquier cura americano). ¿Qué se creían, que los niños iban a ser mejores que sus padres?. Los políticos corruptos no son más que el reflejo de la sociedad corrupta en la que habitamos y de la que todos, menos yo, son responsables. Los niños pornoadictos no son otra cosa que el reflejo de unos padres reprimidos y pajilleros. Así que la cosa tiene un arreglo muy jodido, porque tanta religión, tanta Educación Para la Ciudadanía y tanta polla a los jóvenes se la pela, pues lo único que quieren es follar, beber alcohol, fumar y consumir droga a cualquier costo, porque es lo que han visto a su alrededor).
PD. Hay quienes están de puta madre pasando frío y ya se quejan de este buen tiempo y claman y reclaman acciones contra el calentamiento global. Cuánta estupidez. Algún día hablaré más en serio del tema, pero ahora no me sale de los huevos, porque tengo mucho curro.

18 de octubre de 2009

Veletas y Pardillos

(Como se ve abajo a la derecha, la Universidad también es cómplice)

Tarde o temprano todo hombre o institución acaban convirtiéndose en aquello que siempre odiaron, en los antípodas de lo que fueron un día. No es ni bueno ni malo, es simplemente curioso, sobre todo cuando el converso viene a darnos lecciones de dignidad, de coherencia y de decencia a todos aquellos a los que nos sopla la polla tanto lo que fueron, como lo que son, como lo que algún malhadado día llegarán a ser. Voy a citar algunos ejemplos chuscos:
Primero. La Iglesia Católica, tan preocupada ella por la dignidad de la mujer, dignidad que se pierde según dicen por abortar, debería recordar aquellos procelosos tiempos en los que San Pablo de Tarso, muy afectado por el incidente del caballo, hablaba por boca de dios soltando anormalidades como éstas: “la cabeza de la mujer es el varón” (11,3): “Pues un hombre… es la imagen y gloria de Dios: pero la mujer es la gloria del hombre. Ni tampoco se creó el hombre para la mujer: sino la mujer para el hombre” (11,7-9). En la Epístola a los Efesios afirma: “Las mujeres sométanse a sus propios maridos, como al Señor”. E insiste: “A la mujer no le consiento enseñar ni arrogarse autoridad sobre el varón, sino que ha de estarse tranquila en su casa” (I Tim 2,12). “Adán no fue engañado sino la mujer quien seducida, se hizo culpable de transgresión” (2,14). Olé los cojones de San Pablo. Qué diferencia con lo que dice ‘Benedictine' XVI quien, pese a su nombre, parece haber bebido menos licor que San Pablo: “Hay lugares y culturas en los que la mujer es discriminada y minusvalorada sólo por el hecho de ser mujer, en los que se recurre incluso a argumentos religiosos y a presiones familiares, sociales y culturales para defender la disparidad de los sexos”.
Segundo. Séneca. El gran filósofo estoico e hipócrita que era capaz de decir una cosa y la contraria sin intervalo de tiempo apreciable. Así, tras escribir un encendido elogio fúnebre al emperador Claudio, que leyó en el Foro, ante el pueblo, su pupilo Nerón en la fastuosa ceremonia de deificación del César, Séneca no se cortó un pelo las venas para mofarse de Claudio en un panfleto satírico titulado 'Apokolokintosis', en el que aseguraba que las últimas palabras que el emperador dijo fueron: “Ay de mi, me he cagado encima”, e insinuaba que Claudio había sido arrastrado hacia los cielos con un gancho, como los asesinos que morían en prisión.
Es obvio que el veleta Séneca era hipócrita de una forma calculada, de ahí que su doctrina, desmentida categóricamente por sus acciones, acabara convertida en uno de los puntales del cristianismo primitivo y del catolicismo actual, ambos tan lábiles para el acólito como inflexibles para el pagano, para el no creyente. Más modernamente, Séneca fue citado hace poco por el concejal ponferradino Reiner Cortés para dar a entender que no todo lo que dicen los jueces debe tenerse por justo (lo dijo ante las numerosas condenas urbanísticas al Ayuntamiento de cuyo equipo de gobierno es portavoz). Básicamente, este tal Cortés llegó a ser en su día el número 2 del PSOE de Ponferrada y ahora es portavoz del PP y parachoques del alcalde, pero le sale a cuenta, porque saca mucha más pasta. ¡Cómo no le va a encantar Séneca!
Tercero. Siguiendo en el Bierzo, pulula por ahí un personaje (de ésos a los que les es perfectamente aplicable la sentencia de aquel don Arturo, maestro del maestro Fernando Tascón, que decía: “detrás de cada necio se esconde un historiador”) que fue en su día un comunista radical y que, para expiar su vergüenza, anda ahora arrastrándose y denunciando a voz en grito lo malo que es el relativismo y que fuera del cristianismo sólo hay barbarie. ¡Ay!, lo que fuimos y en lo que nos hemos convertido.
Para quieto, que hay más:
Cuarto. El nuevo portavoz del PP en las cortes valencianas, César Augusto Asencio, en sustitución del presuntamente corrupto ‘Ric’ Costa, escribió en 1979 en un periódico que el resurgimiento de películas sobre el Holocausto “está siendo dirigido por alguien a escala mundial”. Por aquel entonces para Asencio (un falangista reconvertido en demócrata de toda la vida), el Holocausto era un “mito” y “el mayor fraude de la historia”, algo así como “propaganda a escala mundial” difundida por los judíos. Asencio aseguraba que, según Cruz Roja, no existieron cámaras de gas y que la cifra de muertos total no es 6 millones de asesinados, sino “300.000 y no siendo sólo judíos”. ¡Precioso!
Quinto. Abel Pardo, al que, como es un analfabeto bilingüe, lo traicionan las palabras, llegando a asegurar que una acusación de apología del nazismo, en la que incurren presuntamente algunas cagarrutas de su Llionpedia, tienen “la única intención de dañar mi imagen, la del leonesismo, la de la lengua leonesa y la de la Unión del Pueblo Leonés”, o sea, un ataque a toda una ideología. Tal vez, por viejo, yo sea más leonés, incluso, que el joven Pardo (el Pardillo), pero juro por el Dios en el que tanto creo y que tanto daño ha causado a los seres vivos que jamás en mi vida he conocido a nadie que hablara Llïonés o como cojones se diga como lengua materna. No sé si Abel Pardo es o no responsable de que en su engendro ‘llionpédico’ se cuelen alegatos pronazis o fascistoides, pero lo cierto es que toda la Llionpedia, en su misma filosofía, y todo el leonesismo que predica, en su misma esencia, constituyen un alegato fascista y desfasado en toda regla (por antiguo: reminiscencias del romanticismo y el nacionalismo alemanes). Lo que pasa es que el tal Abel se esconde tras las tinieblas de la noche cultural y paleta de la ‘cultureta’ leonesa de mierda, que predica como un cura, porque sabe muy bien que de noche, como los gatos, todos los abeles son pardos y dan el pego. En fin, pensar que Abel Pardo es un defensor de lo leonés es como admitir que los curas pederastas son protectores de la infancia. Y sin embargo, hay quien lo cree a pies juntillas. ¡Cuánto bípedo ágrafo debemos soportar cada día!. Lo cual no obsta para que algunas de las cosas que Pardo dice respecto a cierto medio escrito tengan algunos visos de verosimilitud. En cualquier caso, pena de leonesismo, que empezó siendo un canto inocuo en defensa de León y lo leonés y ha acabado convirtiéndose en todo aquello que un día combatió.
Sexto (y último por hoy, porque son infinitos los ejemplos). Víctor Manuel. Este tío sí que es la hostia en verso. Este comunista de pro, ahora convertido al ‘Zapatismo’ por la cosa esa de los derechos de la SGAE, no se cansaba en su día de cortejar a las nietas de Franco y llegó a componerle al dictador una canción que no tiene desperdicio y cuya letra reproduzco aquí íntegramente (por eso, porque no tiene desperdicio):

'Un gran hombre'

Hay un país que la guerra marcó sin piedad.
Ese país de cenizas logró resurgir.
Años costó su tributo a la guerra pagar.
Hoy consiguió que se admire y respete su paz.
No, no conocí el azote de aquella invasión.
Vivo feliz en la tierra que aquél levantó.
Gracias le doy al gran hombre que supo alejar
esa invasión que la senda venía a cambiar.
Otros vendrán que el camino no habrán de labrar.
Él lo labró, a los otros les toca sembrar.
Otros vendrán, el camino más limpio hallarán.
Deben seguir por la senda que aquél nos marcó.
No han de ocultar, hacia el hombre que trajo esta paz,
su admiración.
Y por favor pido siga esta paz.

Ni que decir tiene que el gran hombre del título era Franco. Muchos no me creerán, pensarán que estoy pirado, pero la canción existe y fue editada por el sello Belter. Cualquiera puede escucharla. Lo que más me jode es que todos éstos y otros más anden todo el puto día diciéndonos lo que tenemos que hacer para ser decentes, como si ellos tuvieran el monopolio de la decencia o de la dignidad, cuando lo que son en realidad es unos vividores de la polla. Por mi que vivan, pero que vivan a tomar ‘pol’ culo de aquí, porque lo peor de todo es que encima son unos brasas.

PD. Leonesismo, cristianismo, catolicismo, fascismo, zapatismo, nacismo, falangismo, comunismo, nacionalismo, relativismo... Lo dicho, un huevo colgando y otro lo mismo.

8 de octubre de 2009

La Llionpedia y los 'albuertus'

(Lo mismico que el engendro de Abel Pardo, pero a la inversa)

No eran brotes verdes eran forúnculos y el color verde era el de la pus. Lo peor ha pasado, nos decían sonriendo hasta el estomagamiento. Estoy de acuerdo, lo peor ha pasado; ahora empieza lo verdaderamente nefasto y catastrófico.
Un político honrado es aquél que cuando lo compran permanece comprado. Dicen que en el siglo XIX hubo un político que jamás se vendió. Yo no lo creo, pero lo dicen.
¡Cojones!, cómo va a tener futuro España si estamos en manos, no ya de lo peor, sino de lo catastrófico: Leyre Pajín (la llaman ‘la bien pagá’); el seminarista Pepiño; ‘el CuritaCamps; la marimacho Barberá (con su bolso de Vuitton verbenero); el gótico flamígero Zapatero; el pusilánime Rajoy (que siempre sabe lo que tienen que hacer los demás, mientras se caga sentado sin hacer nada en su propio chiringuito político); el estreñido Rouco y su secuaz el taimado Martínez Camino (que hablan del aborto como si ellos hubieran parido alguna vez); la Agencia EFE, que ha tenido que esperar a la película de Amenábar para comprobar que Hipatia no era la diosa griega de la cultura; el difunto Fraga, que en un alarde de perspicacia dice que no da la sensación de que el PP valenciano vaya muy bien; el nabo de Caín, digo Abel Pardo, responsable criminal de un engendro llamado la Llionpedia (donde hay ‘albuertus’ como éste: “El Reinu de Llión fou un reinu creyáu nel añu 910 cumu estáu soberanu independiente, clateniendu la independencia ata l'añu 1301. Anguañu comprende las provincias de Llión, Zamora y Salamanca”. Cuánta ignorancia pagada con el dinero de todos con el beneplácito de de ese otro fenómeno llamado Paco Raquetas, el Iván Lendl de la política, el Rafa Nadal de Caja España -por lo de ‘nadal’ y guardar la ropa). No estamos en peores manos porque no hay peores manos, aunque ya les veo yo entrenar para superarse y empeorar, si cabe.
Lo del PP con el caso Gürtel lo veo yo jodido (soy un hacha, como Fraga). Yo propongo que le cambien de nombre al partido y a otra cosa mariposón: digo yo que podía pasar a llamarse PPD (Puto Pen Drive).
Viene a decir el inefable y estimado Máximo (párroco de La Rosaleda, un polígono de 5.000 viviendas sin un sólo colegio, sin un centro de salud y sin siquiera una puta piscina, pero con una iglesia aterradoramente fea y enorme como una cagarruta de dios), digo, que viene a afirmar mi estimado Máximo que el que no hayan dado a Madrid los juegos olímpicos de 2016 es un castigo divino porque los rojos tirotearon a la estatua del Sagrado Corazón del Cerro de los Ángeles, cosa que, no se sabe muy bien por qué, todavía no han hecho en Río de Janeiro con su estatua. Total, que barrunto yo que si se debe al Sagrado Corazón la concesión de los juegos, acaso también se deban a él las favelas que lo rodean y la miseria, la droga y la marginación que distribuye con amor fraterno y a manos llenas la jodida estatua. ¡Ay, cuán fatuas las estatuas!. Máximo, no me jodas.

PD: Me da por el culo ser profeta, pero... fue decir que los soldados de Afganistán iban a regresar a España en cajas de pino y, mira tú por donde, ya está pasando. Me doy miedo, pero me da mucho más miedo tanto ignorante y desvergonzado que dirige las estructuras del país, no sólo del gobierno, que también. Y otra cosa, debería estar prohibido bajo pena de unas hostias que salga en defensa del despido libre de los trabajadores toda aquella persona que cobre más de 1.000 euros al mes. No te chinga, cobrando 50 millones de euros, como el del BBVA, se puede pedir el despido libre y unas putas ‘pa’ que te la chupen, como hace Berlusconi.

1 de octubre de 2009

Tenía razón don Quijote, no eran molinos, eran gigantes

(Qué cosa tan hiperbólica la energía eólica)

Cuando un político dice que no va a subir los impuestos invariablemente miente. Por el contrario, cuando afirma que sí va a subirlos indefectiblemente dice la verdad.
A Pepiño Blanco y a Leire Pajín les faltó tiempo para asegurar que Zapatero no está solo, que ellos están a su lado, lo cual no hace sino reforzar el axioma de que “más vale solo que mal acompañado”. No se puede decir que a ZP le crezcan los enanos, porque los enanos de Zapatero son los enanos más grandes del mundo y como le sigan creciendo van a ser como el enano Gasol un ‘tontolculo’ que hace pasar balones a través de una red como si ello fuera la hostia de importante y nos mira a los demás, que somos incapaces de matar a nuestros padres sin causa justificada, por encima del hombro.
Sin ir más lejos, aquí en el Bierzo Zapatero, que ha dicho que Gasol es un ejemplo (de gilipollez), ha alumbrado a alguna lumbrera diputada que es un puro espectáculo en sí misma. Todos saben a quién me refiero, pero por si se olvidare (futuro imperfecto de subjuntivo), esta gran estadista se llama Helena Castellano, aunque por lo mal que se expresa no hace precisamente honor a su apellido (alguien dijo una vez que un estadista es un político muerto. Abundando en ello yo sostengo que hacen falta muchos más estadistas). Hay muchas más lumbreras, no obstante, por ahí sueltas: en los últimos tiempos es frecuente que los socialistas bercianos se contraprogramen unos a otros poniendo ruedas de prensa a la misma hora. No me extraña que anden Riesco y el PP tocando palmas con las orejas ante tamaña ineptitud.
Pero como la imbecilidad es constante en un sistema cerrado, al igual que la cantidad de movimiento o el impulso mecánico (en fin, como la energía, para los legos), pues eso, que ni se crea ni se destruye, sólo se transforma y es la que ha llevado a los políticos del Principado de Asturias a prohibir el baño en los pantanos de Rioseco y Tanes, con el fin, dicen, de “preservar la calidad” del agua que beben los ciudadanos. Mucha roña han de tener los ciudadanos para contaminar peligrosamente el agua. Además, ¿qué pasa, que no la potabilizan?. ¡Cuánto cerebro anda suelto por ahí!
El personal se ha vuelto un tanto estulto con la cosa energética. Después de la trama solar, ahora le toca el turno a la trama eólica, que no es otra cosa que una nueva forma de estafar a los ciudadanos a través de la factura de la luz para que se enriquezcan unos pocos, que son, mira tú por donde, los de siempre. Lo cual me lleva a colegir que Alonso Quijano (que afortunadamente no tenía nada que ver con los del Café Quijano) no estaba del todo loco cuando arremetía contra los molinos de viento, creyendo que eran gigantes... en realidad eran gigantes, pero faltaban aún varios siglos y varias siglas políticas para que nos diéramos cuenta de ello. Ahora ya es tarde, ya nos han dado por el puto culo y las aspas nos van a cortar los huevos.
No me apetece hablar más de la estafa eólica. Las consecuencias son visibles: miles de trabajadores de LM y de Comonor en la puta calle; los montes arrasados por la mierda de los molinos; las aves protegidas, desprotegidas; los empresarios, éstos sí, protegidos, obteniendo una rentabilidad cojonuda mientras siguen llorando como si no llegaran a fin de mes; los políticos sobornados para que ignoren los impactos medioambientales; la energía que producen, una mierda y carísima; los ecologistas tocando los cojones a lo tonto.... y, encima, esto no ha hecho más que empezar.
Dicen que ahora el PP y el PSOE van a reunirse para llegar a un pacto sobre educación: la rehostia. Gabilondo, el hermano lameculos de Iñaki, y la Cospedal (aprieta el culo y da el pedal), es decir, los más tontos y ‘carapollas’ dando lecciones sobre lo que tienen que aprender en el futuro los tiernos infantes. Recuerdo aquellos maravillosos tiempos en los que ibas al instituto y te cacheaban para ver si llevabas armas: si no llevabas te daban una para que pudieras defenderte. En fin, después de tanto fumar celtas y de tantos porros, de tanta religión y tanta ética, de tanta pretecnología y tantas labores y tanta gimnasia tampoco la cosa salió tan mal. Por ejemplo, pese a la mala educación recibida, mi compañero de pupitre, Carmelo Gómez, ha triunfado en lo que más amó siempre, el teatro, que lo vi yo el otro día en el Bergidum, en ‘Días de vino y rosas’ y lo hizo tan de puta madre que hasta un tipo desestructurado como yo comprendió sin ambages lo inicuo que es el alcoholismo (un huevo colgando y otro lo mismo). Bueno, me impresionaron hasta tal punto la obra y la interpretación de Carmelo que tuve que beberme unos doce cubatas para olvidar (para olvidar que bebo, Valdés).
Ni que decir tiene que, al igual que yo, otros compañeros de clase fracasaron estrepitosamente en la educación y en la vida, pero nos consolamos echándole la culpa a la policía de Rubalcaba, a la conspiración del 11-M y a la corrupción del PSOE. O sea, hacemos como ‘El CuritaCamps y Rita Barberá, pero en plan piojoso, sin la cara de pijo de la Cospedal y sin trajes de Milano ni bolsos de Louis Vuitton, o como cojones se escriba.
En mi caso, me lamo las heridas de mi fracaso drogándome hasta el paroxismo con el pretexto de los textos de Esquilo y de Jenofonte e imaginando al velocípedo Aquiles atravesando con la broncínea espada la garganta de Héctor Priámida, el de tremolante penacho, y a sus mirmidones cortándose los cabellos en señal de luto por el Menecíada, o bien al astuto Laertíada Odiseo follando sin desmayo a la maga Circe o escuchando desesperado los cantos de sirena de Zapatero, sin sospechar el engaño de la estafa eólica, que ya denunció Café Quijano, o de la falaz subida de los impuestos. ¡Ay!, que lo mezclo todo. Señor, aparta de mi esa cocaína.
PD. Un tipo de apellido vasco impronunciable se ha llevado una talegada de pasta (más de 50 millones de los nuevos euros) por jubilarse en el BBVA sin tocar los cojones. Luego vas a la sucursal del BBVA y a otras y hay unas colas de la hostia, porque no contratan gente. Y luego va ZP y avala a los bancos para que no se hundan, cuando lo que habría que hacer es cerrarlos todos y encerrar a sus dueños y dirigentes en las cajas fuertes para que no salgan nunca de ellas. Y lo más cojonudo es que andan diciendo que la ETA son terroristas, que sí, pero no son ni los únicos ni los peores.